Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
La producción mundial de vino se estima en 260 millones de hectolitros, una cifra ligeramente inferior a la media por segundo año consecutivo

2020, el año de la resiliencia

Nina Jareño

21/04/2021

En 2020, el año de la crisis de la COVID-19, el consumo mundial de vino cayó un 3% (234 millones de hectolitros, el nivel más bajo desde 2002) y la producción se mantuvo ligeramente por debajo de la media por segundo año consecutivo. Además, los últimos datos sobre China facilitados por la Organización Mundial de la Viña y el Vino (OIV) ponen de manifiesto el fin del rápido crecimiento de su sector vinícola. Pero no todo es negativo... En 2020 han surgido nuevas oportunidades para el sector.

foto

La superficie mundial de viñedo de 2020, incluidas las vides jóvenes que todavía no están en producción, se estima en 7,3 millones de hectáreas (mha). Así, la superficie parece haberse estabilizado desde 2017, tras la caída provocada por la importante reducción en países como Irán, Turquía, Portugal, Uzbekistán y Estados Unidos. La estabilización actual, sin embargo, esconde evoluciones heterogéneas en diferentes regiones del mundo.

foto
Evolución de la superficie mundial del viñedo.

Superficie de viñedo de los principales países productores

En el hemisferio norte, la Unión Europea (UE) presenta una estabilidad global en el viñedo, que se sitúa por séptimo año consecutivo en 3,3 Mha. Esta estabilidad puede atribuirse a la gestión del potencial de producción vitícola, que desde 2016 ha permitido a los Estados miembros autorizar la plantación de hasta un 1% del viñedo ya plantado.

Los últimos datos disponibles indican un aumento de la superficie vitícola respecto a 2019 en Francia (797.000 ha, +0,4%) e Italia (719.000 ha, +0,8%) y un descenso en España (961.000 ha, -0,6%), Portugal (194.000 ha, -0,2%), Rumanía (190.000 ha, -0,4%), Bulgaria (66.000 ha, -1,8%) y Hungría (65.000 ha, -3,9%). Alemania, por su lado, se mantiene estable con 103.000 ha. En el este de Europa, Moldavia sigue decreciendo (140.000 ha, -2%) y Rusia ha aumentado mínimamente su superficie (96.000 ha, +0,6%). Turquía sigue decreciendo por séptimo año consecutivo (4.700 ha, -1,1%), hasta situarse en 431.000 hectáreas.

En el este de Asia, tras un largo periodo de crecimiento (2000-2015), la subida de China parece seguir relajándose (785.000 ha, +0,6%) por quinto año consecutivo. Según los resultados del Tercer Censo Agrícola Nacional de China, los datos sobre la superficie de viñedo se han revisado considerablemente, situando a China en la tercera posición en superficie de viñedo en el mundo en 2019 y 2020, después de España y Francia.

En Estados Unidos la superficie lleva decreciendo desde 2013 y se sitúa en las 405.000 hectáreas en 2020. Esta tendencia a la baja, especialmente el fuerte descenso de 2018, se asocia al esfuerzo por superar un problema de sobreabastecimiento de uva.

foto
El top 6 de productores de vino mundial representan el 56% de la superficie vitivinícola.

En el hemisferio sur, la evolución de la superficie de viñedo en los principales países vitivinícolas difiere mucho de una región a otra. En Sudamérica, los cambios globales en la superficie de viñedo entre 2019 y 2020 mostraron una tendencia a la baja por quinto año consecutivo. El mayor productor por superficie es Argentina que, desde 2014, no ha parado de decrecer alrededor de un 1% anual. Sin embargo, en 2020 sólo redujo la superficie un 0,2% hasta alcanzar las 215.00 ha. Algo parecido sucede en Chile, que disminuye un 1,2% hasta situarse en 207.000 ha. La baja en Brasil es también similar (-1,2%), con 80.000 ha.

La situación en Sudáfrica no es muy diferente a la de 2019, manteniéndose la caída en un 0,7% con 122.000 ha en total.

Por último, Australia mantiene sus 146.000 ha por tercer año consecutivo y Nueva Zelanda crece un 2%, lo que supone un registro histórico de 40.000 ha.

Producción mundial de vino

La producción mundial de vino de 2020, excluyendo zumos y mostos, se estima en 260 millones de hectolitros (mhl), lo que supone un ligero aumento de casi 3 mhl (+1%) en comparación con 2019. En general, después de dos años consecutivos de volatilidad (2017 y 2018), 2020 está en línea con el nivel de producción mundial de 2019. Ambos pueden definirse como ligeramente inferiores a la media.

foto
Evolución de la producción mundial de vino.

La producción la UE se estima en unos 165 mhl, lo que supone un aumento del 8% (+12 mhl) en comparación con el bajo volumen registrado en 2019. A pesar del intento de las leyes nacionales y de la UE de contener la producción –y de las decisiones de varias asociaciones de productores italianas, francesas y españolas de fijar los volúmenes a un nivel inferior al de 2019 debido a la caída prevista de la demanda–, la climatología favorable propició una cosecha abundante en muchas regiones europeas. Por este motivo, las previsiones y estimaciones iniciales realizadas en septiembre de 2020 se han revisado al alza.

Los volúmenes de producción de estos tres países registraron descensos respectivos de -7,3 mhl (-13%), -7,1 mhl (-15%) y -11,4 mhl (-25%) en comparación con la altísima producción de 2018. Sin embargo, mientras que para Italia el volumen de producción de 2019 es solo un 2% inferior a su última media quinquenal, para Francia y España la diferencia es mucho mayor, con un -6% y un -11% respectivamente.

Italia (49,1 mhl), Francia (46,6 mhl) y España (40,7 mhl), que en conjunto representan el 53% de la producción mundial de vino, experimentaron un fuerte aumento en su producción con respecto a 2019. Los volúmenes de estos tres países registraron aumentos de 1,5 mhl (+3%), 4,4 mhl (+11%) y 7 mhl (+21%), respectivamente, en comparación con 2019. Así, Italia mantiene su producción en línea en 2020, pero en Francia y España el disparo es mucho mayor, con un +6% y un +8%. Este aumento podría deberse una primavera y verano cálidos, que favorecieron una cosecha temprana y abundante.

Por otro lado, excepto Alemania que sí ha aumentado su producción (8.4 mhal, +2%), el resto de productores importantes de la UE rebajaron sus cifras: Portugal (6,4 mhl, -2%), Rumanía (3,6 mhl, -7%), Austria (2,4 mhl, -3%), Hungría (2,4 mhl, -12%) y Grecia (2,3 mhl, -6%).

Rusia (4,4 mhl, -4%) y Ucarnia (0,7 mhl, -33%) también sufrieron descensos importantes en su producción. Moldavia sufrió condiciones desfavorables debido a una fuerte sequía, documentando así una cosecha menos abundante en 2020 con una producción vinificada igual a 0,9 mhl (-37%). Georgia (1,8 mhl), por el contrario, se estima que aumentará su producción de vino en un 2% en comparación con 2019, registrando un nivel un 37% superior a su media quinquenal.

En Asia, los nuevos datos de China indican una producción estimada de 6,6 mhl, marcando un descenso del 16% con respecto al ya nivel de producción decreciente de 2019. Se trata de un fuerte descenso de la producción de vino por cuarto año consecutivo, una señal de que la evolución del sector vinícola chino podría ser más incierta de lo que se esperaba. Una posible explicación a esta tendencia negativa son los problemas estructurales (difíciles condiciones climáticas, limitaciones tecnológicas, baja productividad…) que hace que el sector vinícola chino sea menos competitivo que el de sus vinos importados.

En América del Norte, la producción de vino en Estados Unidos se estima en 22,8 mhl, lo que supone un descenso del 11% respecto a 2019. Este llamativo descenso se explica por una combinación de factores importantes como el problema de la sobreoferta de uvas y las malas condiciones meteorológicas, en concreto, la tormenta eléctrica seca que provocó incendios en California de agosto a octubre y provocó la disminución de los campos, así como la aparición de humo en una parte de las uvas que no se cosecharon.

En Sudamérica, la tendencia general de la producción de vino en 2020 es negativa. Este descenso podría explicarse por las condiciones meteorológicas desfavorables provocadas por El Niño, con un exceso de precipitaciones. Las producciones vinificadas de Argentina (10,8 mhl, -17%) y Chile (10,3 mhl, -13%) no solo son inferiores a las del año pasado, sino que también son significativamente inferiores a sus medias quinquenales (-13% y -10%, respectivamente). En 2020, Brasil (1,9 mhl) registró un descenso del 5% en su producción de vino. A excepción de 2016, cuando El Niño devastó la cosecha, este es el nivel de producción vinificada más bajo registrado en Brasil desde principios de siglo.

En Sudáfrica, la producción de 2020 alcanzó los 10,4 mhl. Esto representa un oleaje del 7% respecto al volumen registrado en 2019, y se encamina gradualmente a la convergencia con los niveles de producción media registrados antes del inicio de la sequía que afectó fuertemente al país durante tres años consecutivos (2016, 2017 y 2018).

Por lo que respecta a Oceanía, la producción de vino australiano registró un descenso por tercer año consecutivo, rebajándose al nivel más bajo registrado en la última década, alcanzando los 10,6 mhl. En el lado opuesto, la producción de vino de Nueva Zelanda fue de 3,3 mhl, tocando el nivel más alto registrado nunca, con un crecimiento del 11% en comparación con 2019.

foto
Evolución del consumo mundial de vino.

El impacto de la COVID-19

En 2020, el comportamiento del consumo ha sido diferente en los distintos países en función de factores como los hábitos de consumo nacionales (peso del vino sobre el total de las bebidas alcohólicas, peso del canal Horeca, etc.), la duración y el rigor de las medidas de cierre y las políticas asociadas como las prohibiciones de venta, y el peso del turismo en el consumo nacional de vino.

El cierre total o parcial del canal Horeca ha provocado una caída de las ventas en valor y, en menor medida, en volumen, algo parcialmente compensado por el aumento de las ventas de vino a través del comercio electrónico y la gran distribución.

foto
Principales consumidores de vino en 2020.

El vino Premium fue el que más sufrió el cierre de restaurantes y vinotecas, mientras que los grandes productores, con sus propios canales y acuerdos con grandes mayoristas asociados, sufrieron menos. Con la excepción del Prosecco, el vino espumoso es la categoría de vinos que más sufrió en 2020. Por el contrario, el bag-in-box experimentó un gran aumento de las ventas, aunque los volúmenes globales siguen siendo bajos.

Con todo, 2020 comportó cambios en los patrones del comercio mundial debido a la combinación de la disminución de la demanda y la imposición de nuevas barreras comerciales: aranceles en Estados Unidos, aranceles en China sobre el vino australiano, el Brexit…

Nuevas oportunidades de negocio

El director general de la OIV, Pau Roca, cree que para los productores es y seguirá siendo necesario adaptarse a la diversificación de los mercados y los canales de distribución. Roca señala que la COVID-19 añade dificultades a un sistema ya de por sí complejo, pero que aquellos que muestren una actitud adaptativa seguirán manteniéndose en pie: “El sector está muy concentrado y, por tanto, es arriesgado. Esto nos demuestra que es necesaria la diversificación, empezando por el consumo. Asia, como continente consumidor en crecimiento, es uno de los principales retos para el mundo del vino”.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Foro Internacional de negocios del vino (2 - 3 junio)

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS