Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Aceite / Almazaras
“Todos los actores tienen que trabajar en todos los problemas al mismo tiempo para encontrar soluciones para una olivicultura sostenible”

Entrevista a Lhassane Sikaoui, Jefe de la Unidad de Olivicultura del COI

David Pozo09/05/2022

El pasado mes de enero tomaba Lhassane Sikaoui posesión de su nuevo cargo al frente de la Unidad de Olivicultura del Consejo Oleícola Internacional. Son múltiples los retos que se le presentan al olivar en esta década, la mayoría de ellos derivados del cambio climático y la consiguiente falta de recursos hídricos. Sikaoui considera fundamental fomentar la conservación de los recursos genéticos en los bancos de genes en todo el mundo. Una rica diversidad genética puede ser, según el investigador, la solución para problemas tan sensibles como la xylella fastidiosa.

¿Qué objetivos se ha planteado para los próximos años al frente de la Unidad de Olivicultura del COI?

En primer lugar, recuerdo el objetivo general nuestra Unidad: se encarga de examinar y diseminar las técnicas más modernas y eficientes utilizadas tanto a nivel del olivar como a lo largo de la línea de producción del aceite de oliva y de las aceitunas aceituna de mesa, respectando al máximo el medio ambiente. Nuestra misión es hacerlo a través de la adopción de medidas que permitan la transferencia de tecnologías para el desarrollo sostenible del sector oleícola, especialmente relacionadas con buenas prácticas agrícolas y conservación de los recursos naturales; proteger y enriquecer el patrimonio genético; y aumentar la calidad de los productos y la valorización de los subproductos oleícolas.

foto

Esto significa promover la cooperación técnica, la investigación y el desarrollo de la oleicultura favoreciendo el trabajo conjunto de organizaciones públicas y privadas, nacionales e internacionales, bajo la supervisión del COI. Nuestros objetivos para los próximos cuatro años se inscriben, pues, en este marco y son la continuación del trabajo del equipo dirigido por mi predecesor, Abdelkrim Adi.

Lοs principales retos de la olivicultura en los países productores a día de hoy son:

1. El cambio climático, con cada vez más sequías, incidentes climáticos y aumento de la temperatura, que hace que algunas zonas ya no cumplan los requerimientos del olivo.

2. Cada vez se recurre más al regadío y, por tanto, hay una gran presión sobre los recursos hídricos.

3. La utilización de una gama cada vez más reducida de variedades de olivo que provocará sin duda una erosión genética, de ahí la necesidad de fomentar la conservación de los recursos genéticos en los bancos de genes de los distintos países.

4. La temida enfermedad bacteriana ‘xyllela fastidiosa’ que sigue siendo un gran reto que amenaza al olivo. Se necesitan los esfuerzos combinados de todos los actores que trabajan en este sector para encontrar una solución a este problema.

A estos retos se añade la gestión de la calidad de los productos oleícolas, la gestión de los subproductos, etc.

Los dos departamentos de la Unidad trabajan en sinergia para lograr estos objetivos. El Departamento de Tecnología Oleícola y de Medio Ambiente, dirigido por Pablo Morello Parra, se encarga de crear grupos de trabajo de expertos de los distintos países miembros para debatir las distintas cuestiones y proponer soluciones. El COI ayuda también a diversos consorcios a desarrollar proyectos conjuntos financiados por diferentes donantes.

El Departamento de Cooperación Técnica y Formación, a cargo de Catarina Bairrao Balula, se encarga de la cooperación a través de la organización de cursos, seminarios, intercambios de expertos, misiones de apoyo, y de la formación en diferentes aspectos, a través de la colaboración con diferentes universidades e institutos de investigación y del otorgamiento de becas de especialización, máster y doctorado.

¿En este sentido es cada vez más común la integración de la investigación que se está realizando en países productores más pequeños?

Sí, exactamente. Las instituciones de investigación de estos países participan activamente en los trabajos del COI. El ejemplo más convincente es la red de bancos de germoplasma del olivo, cuyo trabajo es realizado por expertos de todos los Miembros del COI, tanto grandes como medianos y pequeños productores. Las aportaciones de todos ellos son muy importantes para la realización de los diferentes trabajos relacionados con la caracterización del material genético del olivo. Todos los expertos contribuirán a la elaboración del catálogo de variedades del olivo. Este es sólo un ejemplo, otros grupos de trabajo están formados por científicos de diferentes países.

foto

¿Qué papel puede jugar el COI para el desarrollo de la olivicultura en estos países?

Nuestro papel desde el COI muy importante. Puede proveer a estos países de un apoyo estratégico, ayudándoles a hacer un diagnóstico del sector y proveyéndolos recomendaciones sobre como estructurar las líneas de desarrollo, y a través, también, de la capacitación de su capital humano, procediendo a la diseminación de las más recientes técnicas de producción. Además, tanto el director ejecutivo del COI, Abdellatif Ghedira, como el director ejecutivo Adjunto, Jaime Lillo, consideran de gran importancia las acciones a nivel de los pequeños países miembros.

Por ejemplo, una de las actividades en curso se refiere al apoyo en el desarrollo del sector en Georgia, país emergente que se ha incorporado recientemente al COI (2019). Las actividades de cooperación técnica se dirigen exactamente a los países productores y se organizan en función de su demanda.

Aporta una gran experiencia de su trayectoria como investigador en el INRA en Marruecos. ¿Cómo ha evolucionado la olivicultura en su país a lo largo de la última década?

En Marruecos, el sector del olivo tiene una gran importancia a nivel nacional y constituye la principal especie frutícola con una superficie estimada de 1,2 millones de hectáreas en 2022, es decir, el 12,3% de la superficie agrícola útil y el 65% de la superficie arborícola. El olivo constituye también una importante fuente de empleo con 51 millones de jornadas laborales al año y contribuye hasta el 19% a la satisfacción de las necesidades totales en aceites comestibles. La producción de aceitunas ocupó en la campaña 2020/21 el sexto lugar, con 145.000 t. En cuanto a las exportaciones, la cuota de Marruecos sigue siendo baja, con sólo 20.000 t para el mismo año.

Hay que tener en cuenta que la superficie era sólo de 780.000 ha en 2009. De ahí el esfuerzo realizado en materia de plantación en el marco de la estrategia ‘Marruecos Verde’. Se están realizando también esfuerzos para estructurar el sector y se está poniendo en marcha otra estrategia para consolidar su desarrollo. Se trata de la ‘Generación verde 2020-2030’, cuyo objetivo es alcanzar una superficie de 1,4 millones de hectáreas y una producción de 300.000 toneladas de aceite de oliva en 2030.

La adaptación al cambio climático es uno de los grandes retos en la agricultura en general. ¿Qué afectaciones puede tener en el olivar?

En los últimos años, todo el mundo habla del cambio climático. De hecho, los productores son cada vez más conscientes de este fenómeno que constatan en el campo. Se manifiesta por niveles de precipitación cada vez más bajos, lo que hará casi imposible el cultivo del olivo en algunas zonas que en el pasado han sido de secano. Esto es especialmente claro en el norte de África y Oriente Medio, pero también en el sur de Europa. Además, la irregularidad de las lluvias y las sequías durante las etapas de mayor necesidad de agua del olivo afectan negativamente a la producción de aceitunas. Asimismo, cada vez se observan más aumentos de temperatura en la época de floración, afectando a la producción.

Se observan otros fenómenos, concretamente el aumento de la temperatura en invierno que hace que no se cubran las necesidades de frío. Esto se observa en varias zonas olivareras, sobre todo en el sur de la cuenca mediterránea Otros fenómenos, ahora más frecuentes, son las tormentas y las lluvias intensas que pueden afectar al cultivo.

Las sequías repetidas empiezan a ser estructurales y provocan una disminución de las reservas de agua disponibles para la agricultura. Esto afecta incluso a los olivares de regadío, ya que los suministros de agua no son suficientes para satisfacer las necesidades en agua del cultivo. Todo ello hace que la producción mundial de aceitunas sufra una importante variación, y ocurran variaciones interanuales cada vez más importante.

foto

Se ha trabajado mucho en los últimos años en la recuperación de variedades, especialmente desde el COI. ¿Qué puede comportar y qué objetivos tiene?

Efectivamente, una de las actividades más importantes de la Unidad, e incluso del COI, es la conservación de los recursos genéticos del olivo. De hecho, desde 1995 se han llevado a cabo una serie de proyectos destinados a identificar, autentificar, caracterizar, recolectar y conservar los mismo. Este trabajo, coordinado por el COI y realizado en varios países productores, ha permitido identificar más de 1.200 variedades. Estas se recogen en diferentes sitios. Actualmente reconocemos 22 colecciones, tres de las cuales son internacionales.

La conservación de este material permite, por un lado, la lucha contra la erosión genética, promoviendo la conservación de la biodiversidad, pero también esta reserva de genes puede ser una solución a los diversos retos actuales y futuros. Las variedades se pueden utilizar por su adaptación a los cambios climáticos, pero también por su resistencia a los agresores bióticos. Actualmente, todo el mundo está convencido, por ejemplo, de que solo podemos hacer frente a Xyllela obteniendo variedades resistentes de las colecciones existentes, estando ya muchos trabajos conduciendo en este sentido.

Están surgiendo una gran cantidad de empresas que están adoptando como negocio promover la reutilización de los subproductos de la industria olivarera. ¿Qué líneas de investigación se están abriendo en este campo?

El uso de coproductos y subproductos del olivo es una alternativa que hay que promover para la sostenibilidad del sistema de producción del olivo. Además, todos los coproductos de la aceituna pueden ser utilizados y contribuirían a una mayor rentabilidad del olivar.

La reincorporación de los residuos de poda y orujo al suelo pueden mejorar el balance de carbono del olivo. El uso de las hojas y la madera, residuos de poda, en diversas industrias como la farmacéutica, la cosmética, los muebles, etc., en lugar de su quema, mejoran precisamente ese balance. La participación de las empresas en este ámbito permitirá sin duda una mayor estabilidad de este cultivo.

foto

¿Qué otros retos se le presenta a la olivicultura durante esta década?

Ya he señalado los principales retos, todos ellos interrelacionados. De hecho, la aparición de nuevas enfermedades está estrechamente relacionada con el cambio climático. Uno de los principales retos también está relacionado con los costes de producción, que son cada vez más elevados, lo que pone en duda la rentabilidad del sector. Es fundamental también, y no solamente para el cultivo del olivo, apostar por una mejor conservación del suelo y una gestión más sustentable del agua.

Para una olivicultura de futuro, todos los actores tienen que trabajar en todos los problemas al mismo tiempo para encontrar soluciones para una olivicultura sostenible. Obtener un alto porcentaje de aceites de calidad es también un gran reto para demostrar la competitividad de la olivicultura frente a otras plantas oleaginosas, subrayando su interés para la salud.

Comentarios al artículo/noticia

#1 - Monji MSALLEM
09/05/2022 16:24:17
Article très intéressant émanant d'un grand expert. Bon courage.

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

Suscríbase a nuestra Newsletter - Ver ejemplo

Contraseña

Marcar todos

Autorizo el envío de newsletters y avisos informativos personalizados de interempresas.net

Autorizo el envío de comunicaciones de terceros vía interempresas.net

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Protección de Datos

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AEMODA - Asociación española de maestros y operarios de almazaraSmart Doors - IFEMA - Feria de Madrid 15 - 18 noviembre 2022

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS