Posicionamos su web SEO / SEM
El liderazgo de España, junto a Francia e Italia, no está comprometido

La competencia de los vinos del Nuevo Mundo

Víctor Comas08/05/2012
España es uno de los grandes productores mundiales de vino: primero en el ranking por superficie plantada, tercero por producción (debido a un rendimiento menor que el de Francia e Italia) y segundo exportador mundial en términos de volumen, aunque tercero en términos de valor. Este liderazgo, compartido con nuestros vecinos franceses e italianos, sin estar hoy por hoy amenazado, si que puede ver en un futuro a medio-largo plazo como debe admitir a nuevos socios, en la figura de los países productores del llamado “Nuevo Mundo”.

Para conocer con detalle el valor actual real de lo que significa para el sector vinícola español y europeo la competencia de los nuevos países productores (Argentina, Chile, Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda y EE UU, ) nada mejor que analizar la frialdad de las cifras que aporta la edición actualizada con fecha de 30 de marzo de 2012 del estudio elaborado para Wines From Spain por el Observatorio Español del Mercado del Vino desde el punto de vista de la superficie vitícola, la producción vinícola y el volumen de exportaciones.

foto
Estados Unidos fue el país no europeo de mayor producción de vino en 2011 con 18,7 millones de hl.

Viñedo

Según datos de la OIV (Oficina Internacional del Vino), en 2011 la superficie vitícola mundial disminuyó en 94.000 hectáreas respecto a 2010, estimándose el total mundial en 7.495.000 ha. El viñedo comunitario total está reduciendo progresivamente su superficie plantada, pasando de las 3.792.000 has en el año 2008 a las 3.530.000 has en el año 2011. Este proceso es consecuencia de la combinación de factores como la reestructuración del viñedo y el impacto de la crisis vitícola, que por otra parte, se ha dejado sentir de forma distinta por zonas y tipos de vino y a la que se ha añadido el programa europeo de ayuda a los arranques. La disminución del viñedo comunitario queda compensada por el mantenimiento de las superficies plantadas del resto del mundo. Mientras disminuyen las plantaciones en Argentina y Turquía, éstas crecen en China y Australia y se mantienen casi invariables en EE UU y Sudáfrica.

Para España, con una superficie de viñedo de 1.032.000 has, que representa el 13,8% de la superficie mundial, no debe ser este aspecto una de las cuestiones que ponga en cuestión su liderazgo.

Producción

Según la estimación de la OIV, la producción mundial de vino de 2011 (sin contar zumo y mosto) puede situarse en 265,8 millones de hectolitros, 700.000 más que en 2010. El primer país productor de vino es Francia, con 49,6 millones de hl (18,7% mundial), seguido por Italia, con 41,6 millones de hl (15,6% mundial), y España, con 34,3 millones de hl (12,9% mundial).

foto
Sudáfrica ha pasado de producir 9,3 millones de hl en 2010 a 9,7 millones en 2011.

Fuera de la Unión Europea, el nivel de producción en 2011 es ligeramente superior, con 108,9 millones de hl, a 2010 (108,7 millones de hl). EE UU es el país no europeo de mayor producción de vino con 18,7 millones de hl, lo que supone un descenso de más de 2 millones de hl respecto a 2010. En segundo lugar, se encuentra Argentina con 15,5 millones de hl, que disminuye sus cifras en 800.000 hl con respecto a la producción del año anterior, cuando se aumentó considerablemente. En tercer puesto aparece Australia con una producción de vino de 11 millones de hl (-0,2 millones de hl), seguida de Chile, con 10,6 millones, casi un millón y medio más que en 2010.

Respecto a otros países de fuera de la UE, Sudáfrica pasa de producir 9,3 millones de hl en 2010 a 9,7 millones en 2011, aunque aún por debajo de la cifra registrada en 2009, que rozó los 10 millones. Brasil aumenta de 2,5 millones de hl en 2010 a 3,5 millones en 2011, volviendo a registrar datos positivos tras la caída en 2010. Nueva Zelanda retorna a niveles por encima de los 2 millones de hl; en concreto, 2,4, tras caer en 2010 hasta los 1,9 millones.

Una vez más la frialdad de las cifras, al igual que con la superficie de viñedo, pone de manifiesto que la cuestión de la producción no es un elemento que ponga en duda el liderazgo de España, junto a Francia e Italia en el mercado vinícola internacional.

Exportación

Los intercambios mundiales en el sector del vino adquieren cada vez más importancia. De un total de 72,2 millones de hectolitros de media en el quinquenio 2001-05, se ha pasado a 103,5 millones de hectolitros en el año 2011 según estimaciones de la OIV. En términos de valor y tomando como fuente GTA, que toma los datos de las aduanas de los diferentes países, el importe global de las exportaciones de vino y mosto habría alcanzado en 2011 la cifra de 22.511 millones de euros. Este mercado mundial, considerado por la OIV como la suma de las exportaciones de todos los países, ha crecido significativamente en el último año, suponiendo un 7,9% más que la campaña anterior.

foto
El grupo de los 6 países nuevos exportadores (Argentina, Chile, Sudáfrica, EE UU, Australia y Nueva Zelanda) participó con un 25,2% del mercado exportador en 2011.

En el mismo 2011, las exportaciones mundiales de vino representaron aproximadamente el 42,8% del consumo mundial (contra un 34,6% en 2006). De donde se deduce que una tendencia estable a lo largo de los últimos años es el crecimiento constante de lo que los intercambios internacionales representan dentro del consumo mundial, señal de que las caídas del consumo en los países tradicionalmente productores se está viendo compensada por el incremento en países cuyas necesidades de vino superan a su propia producción y deben, por lo tanto, importarlo.

foto
El viñedo en el Mundo.

Volviendo a datos de la OIV, Italia, con ventas de 24,3 millones de hectolitros, vuelve a ser primer exportador del mundo, representando el 23,5 % de los intercambios totales. España ocupa la segunda posición con 22,3 millones de hectolitros exportados, lo que significa un 21,5% del mercado total, seguida por Francia con 13,5 millones y el 15%. De los tres, España es el país que más ha visto incrementar su exportación desde la década de los 80: ha pasado de 5,9 millones de hectolitros a 22,3 millones y de representar un 12 % del comercio mundial a un 21,5%.

La cuota de mercado de los 5 primeros exportadores de la UE (Italia, Francia, España, Alemania y Portugal), según estas estimaciones, rondará el 65,5% del total mundial, variando muy poco su cuota de mercado respecto al quinquenio 2001-2005, cuando era del 65,2%, mientras que en el periodo 1986-90 era del 78,8%.

El grupo de los 6 países nuevos exportadores (Argentina, Chile, Sudáfrica, EE UU, Australia y Nueva Zelanda) participa con un 25,2% del mercado en 2011, comparado con el 23,4% de media en el quinquenio 2001-2005 y apenas el 3% del total mundial en el periodo 1986-90.

Estas cifras, que reflejan un descenso de las cuotas de exportación de los países del “Viejo Mundo”, junto con la subida de las cuotas de los países del “Nuevo Mundo”, arrojan luz sobre la fuerte entrada en el mercado de éstos últimos y son el único indicador que apunta la posibilidad de una posible competencia en el futuro.

foto
Producción mundial de vino.

De momento la diferencia aún es abismal (65,5% del mercado exportador para los 5 principales productores europeos frente al 25,2% de los llamados países del “Nuevo Mundo”), pero no hay que olvidar que en tan solo 25 años el volumen exportador de estos países ha pasado del 3 al 25% citado anteriormente, y que la tendencia indica que seguirá creciendo, a un ritmo mucho más lento, pero creciendo.

Chile planea convertirse en el primer productor de vinos del “Nuevo Mundo”

La industria vitivinícola chilena ha fijado un ambicioso objetivo para esta década: convertirse en el primer productor de vinos de calidad diversos y sostenibles entre los países del “Nuevo Mundo” para el año 2020. Para ello, la organización Wines of Chile presentó hace unos meses el 'Plan Estratégico 2020', en el que establecen los pasos a seguir para conseguirlo.

El Plan proyecta una tasa media de crecimiento anual en términos de valor del 9,2%, alcanzando los 3.000 millones de dólares estadounidenses en 2020 procedentes de la exportación de vinos embotellados, frente a los 1.139 millones de US$ facturados en 2009. Este crecimiento se basa en el incremento de las exportaciones principalmente por el aumento del precio medio, el cual es inferior al de sus principales competidores.

Chile apuesta por el valor de sus vinos, frente al volumen. Por este motivo, se ha convenido elaborar vinos de una calidad superior y potenciar su imagen en los principales mercados mundiales.

foto
foto
  Vinos de Chile.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Enomaq 2017 - 14-17- 2-2017 Zaragoza - 21 salón internacional de maquinaria y equipos para bodegas y  del embotellado

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS