“Todas las bodegas han sido conscientes de la conveniencia de abrir las puertas al turismo”

Entrevista a Andreu Francisco, presidente del Consorcio D.O. Alella

David Pozo05/03/2012

5 de marzo de 2012

Desde el Consorcio D.O. Alella, el más pequeño de toda España, se lleva años luchando por sobrevivir a base de luchar por la excelencia en la producción de sus vinos y, en estos últimos tiempos, también en acercarlos a los consumidores a base de trabajar una herramienta tan potente como el enoturismo. Andreu Francisco, presidente del Consorcio D.O. Alella, nos ofrece su visión de cómo sobrevive, en una época tan complicada como la actual, una Denominación de Origen compuesta por tan sólo ocho bodegas.
foto
Andreu Francisco, presidente del Consorcio D.O. Alella.

La D.O. Alella cuenta con una producción pequeña comparada con otras grandes denominaciones de nuestro país, pero con una calidad de sus vinos que muchos expertos y consumidores califican de excelente. ¿La apuesta ha sido siempre la de primar la calidad por delante de la cantidad?

Bueno, no siempre. Históricamente, en algún momento en el pasado, las cosas no se hicieron exactamente así y la Denominación de Origen perdió parte del prestigio que había acumulado durante muchos años. Pero ya hace más de una década que todas las bodegas tienen bien claro que, dado que no podemos competir en cantidad, la única forma de tener espacio en el mercado es ofrecer un producto diferenciado, con unas características únicas y que destaque, por encima de todo, por su excelente calidad.
“La única forma de tener espacio en el mercado es ofrecer un producto diferenciado, con unas características únicas”

No existen muchas denominaciones que se hayan especializado tanto en un tipo de vino como es la de Alella, la más pequeña de España, y con algunos de los mejores blancos y rosados de nuestro país. ¿La especialización es una de las formas de sobrevivir en un sector tan competitivo?

En los tiempos que corren, seguramente, la respuesta a la pregunta ¿la especialización es la fórmula para sobrevivir? sea “sí”, para casi todos los sectores. De todos modos, la D.O. Alella es tan pequeña que puede ofrecer un buen abanico de vinos diferentes y hay mercado de sobra para todos ellos. La realidad es que, a pesar de que siempre se nos ha conocido por los blancos, la mayoría de bodegas elaboran unos tintos de altísima calidad, muchos de los cuales han recibido premios en multitud de certámenes internacionales.

La innovación también es fundamental. ¿En qué proyectos se está trabajando ahora mismo en la D.O. Alella?

Aunque contamos únicamente con ocho bodegas, tenemos la suerte de que todas ellas están dirigidas por personas de grandes inquietudes y capacidades creativas. Naturalmente, no todas llegan al mercado, pero todas las bodegas están permanentemente realizando pruebas, ensayando nuevos sistemas de vinificación, nuevos coupages, etc., todo tipo de fórmulas que les permiten destacar en la estantería de la tienda o en la carta del restaurante. Ahora mismo cuatro de las ocho bodegas practican la agricultura ecológica. Podría ser que el camino que tome la D.O. Alella en los próximos años vaya en este sentido.

¿Cómo se presenta la campaña 2012? ¿Cómo se prevé el año en un contexto económicamente difícil?

No se puede negar que las ventas han bajado, pero me consta que la mayoría de las bodegas han compensado esta bajada con un aumento de las ventas en el extranjero. Entre unas y otras bodegas, nuestra pequeña D.O. tiene presencia en decenas de países de todo el mundo. Cabe pensar que, mientras llega la recuperación económica, las bodegas seguirán exportando cada vez más.
foto

¿Meteorológicamente las heladas y las nevadas han ido bien a la viña?

El frío y la nieve le van muy bien a la viña, siempre que las temperaturas no sean tan extraordinariamente bajas que acaben matando las cepas, algo muy poco probable que pase aquí, tan cerca del mar. Bacterias, hongos, virus e insectos mueren con el frío, y esto permite que, llegada la primavera, la vid empiece su ciclo vital en un perfecto estado sanitario.

El enoturismo ha sido la forma de sobrevivir de muchas bodegas. La D.O. Alella ha comenzado a explotar esa faceta hace poco, pero ya cuenta con la mayoría de bodegas dentro del circuito de empresas que se puede visitar. ¿Ha costado mucho convencer a la pequeña bodega?

No ha sido necesario convencerlos. Todos ellos han sido conscientes de la conveniencia de abrir las puertas al turismo. Cuando recibes a un visitante, más allá de que le vendas vino o no, le enseñas a apreciar el producto que sale de esta tierra. Si vive la experiencia como algo positivo e interesante, luego cuando vaya al restaurante o a la tienda, elegirá un D.O. Alella.
“Tenemos que conseguir que el ciudadano de Barcelona se dé cuenta de que a muy pocos kilómetros de casa puede disfrutar de visitas a bodegas y catas de vinos en unos paisajes espectaculares”

¿Resulta fundamental sacarle partido al hecho de estar tan cerca de Barcelona?

En un pasado no tan lejano, en esta D.O. se producían un millón de botellas y un porcentaje muy importante de ellas se vendían en la ciudad de Barcelona. Alella es la D.O. más cercana a Barcelona, tiene todo el sentido que el principal consumo de los vinos que producimos aquí tenga lugar en el territorio D.O. Alella y en la ciudad de Barcelona. Y una de las fórmulas para conseguirlo es la que decíamos antes del enoturismo. Tenemos que conseguir que el ciudadano de Barcelona se dé cuenta de que a muy pocos kilómetros de casa puede disfrutar de visitas a bodegas y catas de vinos en unos paisajes espectaculares con vistas al mar, que parece mentira que estén tan cerca de una gran capital.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Enomaq 2017 - 14-17- 2-2017 Zaragoza - 21 salón internacional de maquinaria y equipos para bodegas y  del embotellado

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS