Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Un estudio descubre cómo producir riqueza a partir de los residuos del vino

13/01/2012

13 de enero de 2012

Un equipo multidisciplinar de las universidades de Vigo y Santiado de Compostela demuestra los beneficios económicos y medioambientales a partir del aprovechamiento de los subproductos del vino. Según el estudio realizado por estos investigadores los biorresiduos producto de la fabricación del vino constituyen una fuente de compuestos químicos que, puestos en valor, podrían ejercer un impacto económico positivo.

La producción de vino genera diferentes tipos de residuos con altos contenidos en compuestos biodegradables. Éstos últimos proceden de restos vegetales derivados de las uvas sin pepitas, sedimentos que se obtienen durante el proceso de ‘clarificación’, el bagazo de la uva presionada (residuo que se obtiene al sacarle el jugo) y los posos obtenidos en los distintos procesos de decantación. En España, advierten los investigadores en el artículo, el bajo precio de la tasa de retirada de residuos provocó que, durante los últimos años, “los desechos en la producción de vino fuesen seis veces mayores que los de Italia o Francia”.

El objetivo del estudio es llevar estos mismos residuos a un terreno económico que permita obtener dividendos. Durante los últimos años, investigadores del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Vigo han comprobado cómo de la fermentación del bagazo, los brotes de sarmiento y los posos, en función del microorganismo utilizado, se puede obtener ácido láctico, bioemulsionantes, biosurfactantes, (tensoactivos, utilizados en la fabricación de detergentes), xylitol, etanol y otros compuestos. Además, el bagazo y las semillas son ricos en compuestos fenólicos, que tienen propiedades antioxidantes, y la vinaza –vino que se saca de los últimos posos– contiene ácido tartárico que puede ser extraído y comercializado. El estudio sugiere que las compañías deben “invertir en nuevas tecnologías para reducir el impacto de residuos agro-industriales en el medio ambiente y establecer nuevos procesos que proporcionen fuentes adicionales de ingreso”. El uso de brotes, orujo y posos de uva para producir ácido láctico y biosurfactantes es también un prometedor método para “reducir el precio total de los procesos biotecnológicos, así como deshacerse de estos residuos de una forma más respetuosa con el medio ambiente”.


foto
Prensado de la uva. Foto: Wayne Marshall.
Otras aplicaciones sugeridas para dotar de valor a los restos de la vinificación incluyen el uso de los posos como nutrientes o el compostaje de los residuos, ya que estos generan, en la mayoría de los casos, un abono orgánico de alto valor agronómico. El equipo, compuesto por varios profesores del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Vigo y del Departamento de Edafología y Química Agrícola de la Universidad de Santiago de Compostela, así como por un abogado, publica en el último número de la revista 'Waste Management' una revisión de varios artículos aparecidos en diversas publicaciones entre los que se incluyen los resultados de algunos de sus trabajos, referentes al aprovechamiento de los residuos procedentes de la industria vitivinícola.

España, que genera entre 30 y 50 millones de hectolitros anuales de vino, es uno de los principales productores mundiales de este licor. Según Rosa Devesa, investigadora y profesora del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Vigo, el trabajo “estudia el problema legal que suponen los vertidos incontrolados de residuos de la producción del vino, y propone métodos –con base biotecnológica– para eliminarlos y revalorizarlos, consiguiendo así transformar un problema en una ventaja”.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Enomaq 2017 - 14-17- 2-2017 Zaragoza - 21 salón internacional de maquinaria y equipos para bodegas y  del embotellado

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS