Posicionamos su web SEO / SEM
El encuentro fue auspiciado por el reconocido coctelero Jordi Otero y aderezado con una performance artística

Arte y glamour en la presentación y cata de seis sabores de vodka Van Gogh, en Barcelona

Anna León12/07/2011

12 de julio de 2011

El pasado 29 de junio, la Galería N2, en el ensanche barcelonés, fue el escenario elegido para la presentación oficial de la nueva gama de sabores del vodka Van Gogh, de calidad súper Premium, en el mercado español. Un evento que consistió en una cata guiada, de la mano del coctelero Jordi Otero, primer premio al ‘mejor maridaje’ del World Class Competition. El evento contó con una performance, a cargo de la artista y escultora Karol Bergeret, quien se encargó de decorar las peanas sobre las que se mostraron el vodka Clássic junto al resto, con sabores: Double Espresso, Açai Blueberry, Coconut, Pineapple, Dutch Chocolate y Dutch Caramel. El encuentro finalizó con la elaboración de dos cócteles a base de vodka Van Gogh, a los que Otero aportó un toque de glamour, decorándolos con polvo de oro y plata comestible.
foto
Dos ejemplos de la gama de sabores del vodka Van Gogh, presentados el pasado día 29 de junio. A la izquierda, el Coconut y a la derecha, el Dutch Caramel.

No podía ser de otra forma. Como muestra de su compromiso con el arte, la firma Van Gogh, especializada en vodkas premium de elaboración artesanal, en la Destilería Real de Dirkzwager en Schiedam (Holanda), presentó el pasado 29 de junio su nueva gama de sabores en la Galería N2, en pleno ensanche barcelonés. Una vez dentro de la galería, nos topamos con la escultura elaborada por la artista Karol Bergeret, para la ocasión. “He intentado mostrar el genio creativo de Van Gogh a través del ramillete de pinceles que parecen emerger de su cabeza, como si de los rayos del sol se tratara”, aseguraba a Interempresas. Tras observar la original escultura, dio comienzo el acto central del encuentro: una cata guiada a cargo del coctelero Jordi Otero, primer premio al ‘mejor maridaje’ del World Class Competition.

El recorrido se inició con el vodka Clássic, “del que provienen todos los demás”, según Otero, para continuar con los de sabor a frutas y finalizar con los de tonalidad más oscura, el Dutch Chocolate, el Dutch Caramel y el Double Espresso. “Del vodka original me gustaría destacar su suavidad, por lo que es perfecto para tomar solo. Además, es un vodka muy bajo en azúcares y calorías –algo muy difícil de conseguir–, al igual que el resto de sabores. Esto es lo que se espera de un vodka súper premium”, explicó Jordi Otero, a modo de introducción.

El itinerario continuó con el Van Gogh Pineapple, de intenso sabor a piña dulce y un trasfondo de naranja, y del que Tim Vos, maestro destilador, aseguró en su momento: “El gusto cítrico es fuerte y duradero y los aromas recuerdan a una piña recién cortada”.

“Del vodka original me gustaría destacar su suavidad, por lo que es perfecto para tomar solo. Además, es muy bajo en azúcares y calorías –algo muy difícil de conseguir–, al igual que el resto de sabores. Esto es lo que se espera de un vodka súper premium”
foto
A la izquierda, el Van Gogh Pineapple y a la derecha, el Açai Blueberry, considerado una ”especie de viagra natural”.

El Van Gogh Açai Blueberry fusiona arándanos y acai, éste último del Amazonas

Del Van Gogh Açai Blueberry cabría destacar su tonalidad violeta, que fusiona la esencia de acai, un exótico fruto del bosque originario del Amazonas, con el sabor del arándano. El acai es un fruto rojo al que se atribuyen propiedades afrodisíacas, pero que tiene una particularidad: “A las 24 horas se estropea y no vale para nada. Por lo tanto, el zumo que se pueda obtener se ha de congelar. Es un fruto rojo, con un alto contenido en taninos. Al congelarlo, pierde su tono púrpura natural, por eso se le añade el arándano”, reconoce Otero. Un vodka, en su opinión “suave, muy fresco para el verano”. Para Tim Vos es un vodka “con unos interesantes matices de sabor como clavo, nueces y chocolate. El aroma proviene del arándano y algunas nueces del acai. El sabor tiene cuerpo gracias a los taninos del acai, pero está suavizado por la mora, la frambuesa y un ligero toque de almendra”.

A continuación, se pudo degustar el Van Gogh Coconut elaborado con ingredientes naturales que garanticen lo que su nombre sugiere: un sabor y olor a coco fresco y recién partido. “El vodka es una bebida blanca, y en general, las bebidas blancas no evolucionan. Aquí tenemos unos vodkas que sí lo hacen. Son bebidas que si las aireamos, nos van a aportar nuevos sabores. En el Van Gogh Coconut, las notas de ron y chocolate son más evidentes cuando el vodka se airea. Las notas de chocolate y una pizca de vainilla le dan un final muy suave y bastante largo”, detallaba Otero.

“El vodka es una bebida blanca, y en general, no evoluciona. Aquí tenemos unos vodkas que nos van a aportar nuevos sabores. En el Van Gogh Coconut, las notas de ron y chocolate son más evidentes cuando el vodka se airea”

Un paseo por los vodkas “más oscuros”, a base de caramelo, chocolate y café

“Tras pasar por el trópico y el Amazonas, volvemos a Europa”, anunciaba Otero, iniciando así la presentación y cata de la última serie de los vodkas con sabores de la marca, a los que denominaba “oscuros”, con aromas más cálidos: el Van Gogh Dutch Caramel, el Dutch Chocolate y por último, el Double Espresso. Del primero, el coctelero remarcó su tonalidad “cremosa y acaramelada, su sabor muy suave con unas notas de chocolate y un final, en boca, que recuerda al café”. Básicamente, un vodka del que el maestro destilador Tim Vos opinó: “Las subnotas de vainilla y chocolate terminan con sabor a caramelo y café. Solemos utilizar el azúcar tostado para colorear de forma natural con un rico tono de caramelo”.

Del caramelo se pasó al chocolate. El Van Gogh Dutch Chocolate se caracteriza por su sofisticado sabor a chocolate holandés con un gusto agridulce a café de grano colombiano, así como un ligero toque de cítricos que le aportan un final largo y aterciopelado.

En cuanto al Van Gogh Double Espresso, el último de los vodkas presentados y el “preferido” de Jordi Otero, éste hizo referencia al café de Colombia con el que se elabora, a la pizca de cafeína que contiene y a su “final largo en boca”. Un vodka de tono tostado con un intenso sabor a café espresso, intensificado por algo de cafeína que hace las delicias de los amantes del café y del licor. “Un espresso con un toque amargo, aunque muy suave debido al azúcar tostado utilizado en su creación. Los granos de café colombianos son significativamente notables en el Van Gogh Double Espresso, los cuales tienen un gran aroma tostado con un toque dulce de caramelo. La cafeína no es perceptible en el sabor pero se puede apreciar, de forma ligera, en el gusto que permanece al final”, definía Tim Vos, maestro destilador, sobre esta bebida.

foto
A la izquierda, el Van Gogh Dutch Chocolate, acompañado de una caja de bombones; y al lado, el Double Espresso, el último presentado en la cata.

El recorrido y degustación por los seis sabores de vodka Van Gogh, ya presentes en el mercado español, se aderezó con una performance in situ a cargo de Karol Bergeret, quien decoró con las letras del apellido del célebre artista cada una de las peanas expuestas.

Como broche de oro al evento, el propio Jordi Otero elaboró dos cócteles entre cuyos ingredientes figuraban dos de los vodkas mostrados, a los que aportó un toque de glamour, decorándolos con polvo de oro y plata comestible.

foto
En la imagen, Jordi Otero aporta el 'toque final' con polvo de oro comestible a uno de los cócteles a base de Van Gogh Double Espresso.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Enomaq 2017 - 14-17- 2-2017 Zaragoza - 21 salón internacional de maquinaria y equipos para bodegas y  del embotellado

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS