El uso de cubiertas vegetales reduce la disponiblidad hídrica del suelo y mejora la calidad del vino y el mosto

20/04/2010

20 de abril de 2010

El centro tecnológico Neiker-Tecnalia investiga la influencia del uso de una cubierta vegetal temporal y diversas dosis de riego –en suelos de vaguada y pendiente, característicos de la rioja alavesa– sobre la producción, el vigor de las vides y la calidad de la uva y el vino. Los primeros resultados demuestran una reducción de la disponibilidad hídrica del viñedo, que se refleja en una disminución de la producción y vigor, así como en una mejora de los parámetros de calidad en mosto y vino. En general, las conclusiones del estudio pueden contribuir a que el viticultor conozca mejor su viñedo y cambie sus prácticas de cultivo, a fin de obtener la mejor calidad posible. Durante el año 2008, el ensayo se realizó en una parcela de Rioja Alavesa (Bodegas y Viñedos Zuazo y Gastón), perteneciente a la Denominación de Origen Calificada Rioja (DOCa). Se trata de un viñedo de variedad Tempranillo y conducido en cordón doble en espaldera. En concreto, se identificaron dos tipos de suelo característicos de Rioja Alavesa: uno, en pendiente con una profundidad media de 70 cm y demasiado expuesto a la erosión, otro con un suelo en vaguada dotado de una profundidad media de 150 cm que tiende a la acumulación del suelo erosionado de la misma calle. El experimento observaba cómo las diferentes prácticas de manejo  afectaban a la producción, al vigor, la calidad de la uva y el vino conseguidos. Se probaron diferentes dosis de riego y dos mantenimientos de suelo: laboreo convencional e implantación de una cubierta vegetal temporal. El laboreo consistió en cinco pases anuales de maquinaria para limpieza de hierbas adventicias y aireación de suelo, mientras que la cubierta estuvo formada por un cultivo de cebada en las calles del viñedo, de forma que compita con la viña y proteja el suelo frente a la erosión. En la investigación se implantaron cinco tratamientos distintos: pendiente con laboreo convencional y riego habitual; pendiente con cubierta vegetal de cebada y riego habitual; pendiente con laboreo convencional y mitad de dosis de riego; vaguada con cubierta vegetal sin riego y vaguada con laboreo convencional sin riego.

El equipo de Neiker-Tecnalia siguió, en profundidad, el cultivo, midiendo el peso de madera de poda (relacionado con el vigor), la producción y el peso de la baya, en vendimia. Además, se tomaron medidas de diámetro total del pámpano y del potencial hídrico del tallo al mediodía solar, para observar el crecimiento y el estado hídrico del cultivo. Asimismo, se analizaron parámetros de calidad en mosto, como el grado probable de alcohol, acidez total, ácido málico y tartárico así como pH y parámetros de calidad relacionados con el hollejo, ya en el vino: intensidad colorante, índice de polifenoles totales, antocianos y potasio. De las pruebas se desprende que: el tratamiento de vaguada con laboreo y sin riego presentó los mayores valores de vigor, producción y peso de baya, menores valores en grado probable y pH (la acidez fue mayor) y niveles más bajos en los parámetros de calidad en vino, destacando significativamente el índice de polifenoles totales. Por contra, el tratamiento de pendiente con cubierta vegetal y riego ofrecía los valores más altos en cuanto a parámetros de calidad del vino y los más bajos en productividad. En este ensayo, debido principalmente a su marcada diferencia topográfica, se apreció durante todo el ciclo del cultivo más humedad en la zona de vaguada que en la zona de pendiente. En este sentido, el crecimiento del diámetro del pámpano y la medida de potencial hídrico así lo certifican, llegando incluso a registrarse niveles de estrés hídrico en el tratamiento de pendiente con cubierta vegetal y riego. De forma general, excepto para la acidez, los parámetros tenidos en cuenta son similares en los tratamientos de pendiente con laboreo y riego y vaguada con cubierta vegetal sin riego. De este modo, un suelo con un menor potencial cualitativo como es el de vaguada puede producir uva de similar calidad que la zona de suelos de pendiente, que en principio produce uvas de mayor calidad. Por tanto, la introducción de cubiertas vegetales puede llevar a un mejor control productivo y a una homogeneización de la calidad. Asimismo, y en función de los resultados, se comprueba que el control del viñedo es determinante en la calidad final de la uva y el vino. El uso de una cubierta vegetal puede reducir la disponibilidad de agua de la viña y mitigar el riesgo de erosión inherente a los suelos en pendiente, que en muchas ocasiones se someten a numerosos laboreos de conservación.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Enomaq 2017 - 14-17- 2-2017 Zaragoza - 21 salón internacional de maquinaria y equipos para bodegas y  del embotellado

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS