Asaja Extremadura exige a la DO Ribera del Guadiana el uso del tapón de corcho

03/03/2010

3 de marzo de 2010

A día de hoy, la región extremeña produce el 11% del corcho que se consume en el mundo y fabrica casi el 7,5 % de los tapones que se utilizan en todo el Globo. Actualmente, el corcho es el motor de desarrollo rural de la ciudad de San Vicente de Alcántara, donde se producen la mayoría de estos tapones. Otra parte de este corcho se trabaja en Portugal y Cataluña, desde donde se comercializan millones de tapones a todo el planeta. En la actualidad, cerca de 80 empresas asentadas en la zona se dedican a la manufactura de este producto que además de cumplir con su función de taponar el vino,  garantiza el mantenimiento de un ecosistema único en el territorio: la dehesa.

El sector del corcho mueve miles de puestos de trabajo, desde la saca hasta que el tapón se introduce en las botellas. Se trata de empleos que cubren, en su mayoría, extremeños asentados en el mundo rural. Empleos que ahora se ven amenazados por una industria química interesada únicamente en temas económicos. Cada vez que un usuario destapa una botella de vino con tapón que no es de corcho, emite cuatro veces más de dióxido de carbono (CO2), que cuando lo hace con uno de corcho de alcornoque. Al año, cada hectárea de alcornoque filtra a la atmósfera anualmente 6,52 toneladas de CO2. En sus reglamentos, la mayor parte de las denominaciones de origen de la Unión Europea obligan al cierre de las botellas con tapones de corcho natural o aglomerado de corcho.

Hoy en día, la polémica suscitada durante la década de los años 90 con la irrupción de los tapones sintéticos de manos de la industria química descalificando el tapón natural ya ha sido superada. Ahora, ya no existen problemas de abastecimiento y el coste del tapón de corcho resulta competitivo e incluso inferior al sintético, que representa casi un 8% de la producción anual de tapones. En Asaja Extremadura, no se comparte cómo algunos bodegueros de la zona enarbolan un rechazo frontal a la refinería en Tierra de Barros, rechazo que comparten y apoyan desde la entidad agraria, pero que sin embargo sienten vergüenza de su tierra y sus alcornoques. Bodegueros que emplean un tapón de la industria química con efectos para la salud todavía desconocidos. En consecuencia, Asaja Extremadura va a iniciar una serie de actuaciones. En primer lugar, se solicitará a la asamblea de Extremadura el apoyo a una campaña que inste a que todos los caldos extremeños se tapen con corcho. En segundo lugar, se solicitará a la DO Ribera del Guadiana, el uso obligatorio del corcho en el taponado de las botellas. En tercer lugar, se exigirá la puesta en marcha de una campaña publicitaria que denuncie a las bodegas extremeñas que empleen tapón sintético en sus botellas. Y finalmente, una campaña de sensibilización destinada al público, a la hostelería y a las cadenas de distribución para que exijan el corcho en las botellas, como garantía de producto de calidad y en defensa del ecosistema extremeño por excelencia: la Dehesa.




TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Enomaq 2017 - 14-17- 2-2017 Zaragoza - 21 salón internacional de maquinaria y equipos para bodegas y  del embotellado

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS