Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Esta joven bodega expresa con elegancia el terroir del Alt Empordà y ha conseguido colocar sus vinos entre los mejores del mundo

Terra Remota, la esencia y personalidad del Empordà

Nina Jareño12/04/2021

Terra Remota nace en 1999 de la mano de Marc y Emma Bournazeau, un matrimonio francés con raíces catalanas que se hizo con una propiedad de 40 ha situada en el extremo noreste de la península ibérica, en el Alt Empordà (Girona). Esta pequeña bodega ecológica tiene una marcada sensibilidad hacia el territorio donde está asentada y le da una gran importancia a su integración con el paisaje natural que la rodea. Quizá por ello, grandes estrellas de nuestra gastronomía –como los hermanos Roca o Nandu Jubany– cuentan con sus vinos en sus restaurantes.

En Terra Remota la frontera entre España y Francia se diluye. Marc Bournazeau fundó esta pequeña gran bodega hace más de 20 años de la mano de su mujer Gemma porque son “unos enamorados del vino”, tal y como nos explica él mismo. Pero, ¿qué les trajo al Alt Empordà? “Nací en Toulouse pero he vivido siempre en Perpiñán, así que el norte de Catalunya me queda cerca. Además, el abuelo de mi mujer era catalán y se exilió a Francia después de la guerra civil… Por ello, en su familia siempre han tenido un pie en cada lado de los Pirineos. Gemma tiene parte de su familia aquí y eso facilitó el tomar la decisión. Para nosotros, la frontera entre España y Francia no existe, tenemos nuestra propia forma de vivir”.

foto
Marc y Emma Bournazeau, fundadores de Terra Remota.

Y esta forma de vivir empezó hace más de 20 años, cuando Marc y Gemma compraron un trozo de terreno. Fue en 2003 y 2004 cuando se plantaron las primeras 23 hectáreas, habiéndose hecho previamente un gran trabajo de subsolado del terreno, respetando áreas boscosas que realzan la flora local (olivos, encinas, pinos, lavanda, tomillo, etc.) y la fauna para mantener el equilibrio del medio ambiente.

“En menos de 6 años desde que iniciamos el proyecto construimos la bodega y adaptamos muchos de los terrenos hasta que en 2006 pudimos empezar a comercializar”, indica su fundador. En este sentido, el diseño del proyecto se encargó a la empresa de arquitectura e interiorismo de Pepe Cortés, en colaboración con el arquitecto Nacho Ferrer. Ambos fueron capaces de responder con precisión y fidelidad a las expectativas de los propietarios, tanto a nivel tecnológico como estético: integración dentro del territorio, respeto al medio, funcionalidad técnica y un diseño contemporáneo.

foto
La bodega se integró en la ladera de una colina, con sus techos cubiertos de vegetación.

Así, ubicada a 15 kilómetros del mar Mediterráneo, a una altitud de 140 metros sobre el nivel del mar, la finca es un sitio solitario pero cautivador por su apariencia de lejanía respecto al resto del mundo: “De ahí surge su nombre, Terra Remota, que describe lo que somos. La gente se pregunta de dónde sale el nombre y la historia es sencilla. En un viaje a Chile conocí la palabra ‘Remota’, pues era el nombre de una colección de arte, y me cautivó porque me pareció muy poética y, a la vez, moderna. Es una palabra que se puede entender en muchos idiomas y eso me gustó. Le añadimos ‘Terra’ porque significa ‘Tierra’ en catalán, y queríamos también honrar el sitio en el que estamos”.

foto
La sala de envejecimiento contiene barricas de 225 litros y botas de 500, para adaptar la crianza a cada tipo de vino.

Calidad, respeto a la materia prima e identidad

Los viñedos están agrupados en torno a la bodega que acoge las instalaciones para la elaboración de diferentes vinos. Este hecho permite que las vendimias puedan entrar de manera muy rápida. El terreno –12 parcelas distribuidas en 54 hectáreas plantadas con clones de bajo rendimiento para cada variedad– es granítico (albero), muy interesante para la viticultura, ya que el suelo no es fértil y facilita un buen drenaje. El granito, al ser una piedra clara y bastante fría, garantiza una acidez y un pH equilibrado.

La filosofía ha sido mantener una parte de la producción con las variedades típicas de la zona y también con variedades de larga tradición en Francia de probada aclimatación en esta denominación: “Actualmente trabajamos con 4 variedades de vino tinto con la Garnacha como gran protagonista con 6 hectáreas, Syrah con 6 ha, Cabernet Sauvignon con 6 y 1 de Tempranillo. En blanco, trabajamos con 2,5 hectáreas de Garnacha blanca, 1 de Chardonnay, 1 de Xarel·lo y estamos experimentando con 2 ha de Chenin Blanco”, explica Marc Bournazeau. “Aunque me gusta el resultado de todas las variedades, la Garnacha es, sin duda, la uva que más alegrías nos da. Tenemos muchas ganas de trabajar con Monastrell, pero todavía no tenemos las condiciones adecuadas para hacerlo. En blanco, la Garnacha y el Xarel·lo son las variedades más interesantes para nosotros”.

foto
La bodega está orientada al norte, lo cual contribuye a un control térmico y permite reducir un consumo eléctrico elevado para la climatización.

Obtener uvas de calidad es el principal objetivo de la bodega, la razón por la que el dominio trata de aislar la mejor uva durante todo el proceso, desde la cepa a la elaboración de los vinos: “Creemos que cuanta más calidad tiene la materia prima, menos necesaria es la intervención a nivel de proceso de elaboración y de crianza. Intentamos reducir al máximo las intervenciones que podrían dañar la uva para respetar la calidad original de la fruta”.

Con todo esto, el proceso de la viticultura y la vinificación se realiza en el contexto de la etiqueta ecológica, obtenida en septiembre de 2012: “Respetamos el campo que nos encontramos y queremos mantenerlo. Por ello, cuando adquirimos el terreno plantamos solamente la mitad de la superficie, unas 28 de las 54 hectáreas totales. La parcela está rodeada de árboles y plantas y queremos respetar la tierra, su medioambiente y lo que nos rodea”.

Un ejemplo de ello es que la propiedad está equipada con una balsa de retención de agua de lluvia, que se recoge de los techos de la bodega. A pesar de la escasez de precipitaciones (pluviometría de unos 600 mm/año), el agua disponible es suficiente para el riego ocasional, sobre todo durante las etapas más importantes del sistema vegetativo. Otro ejemplo es que se efectúa la vendimia manualmente, recogiendo las uvas en cajas de 10 kg. Se seleccionan parcelas y variedades y, a menudo, se diferencian uvas de la misma variedad y parcela, pudiendo así vinificarlas por separado.

Vinos de calidad

Las características del terreno en que se asienta Terra Remota, así como la experiencia profesional de la propiedad, han determinado el carácter de los vinos elaborados, primando la suavidad y la elegancia, prescindiendo de los excesos de tanicidad y corpulencia.

Los nombres de la gama principal de los vinos de Terra Remota se basan en el concepto ‘Camino’, en clara alusión al conocido poema de Antonio Machado. Como en el poema, se apuesta por una filosofía del trabajo donde prevalecen el respeto, la tenacidad y la perseverancia como valores esenciales para conseguir los objetivos propuestos. Y uno de esos objetivos es la calidad, que “viene del suelo”, subraya el bodeguero. “Nuestros vinos parcelarios son el reflejo de su terroir. Sabemos que a la viña le gusta sufrir un poco para dar un gran producto y eso es lo que pasa en vinos como el Clos Adrien, de Syrah, o el Xarel·lo Clos Adele, plantado en una parcela entre bosques que recibe mucho aire, con un suelo de arena de granito que da como resultado un vino muy elegante”.

foto
La gama 'Camino' hace referencia al poema de Machado.

Y es que la filosofía del dominio es aportar un servicio personalizado a cada uno de sus productos. Dado que los factores que intervienen en el desarrollo de un vino son múltiples, Tierra Remota concibe su elaboración como un ‘camino’ único que no se puede reproducir y que no puede ser normalizado, siendo así un método que no puede ser sistemáticamente repetido: “Viendo la complejidad de los trabajos vinícolas y enológicos, nosotros trabajamos el individualismo en cada fase de su elaboración, teniendo en cuenta las especificaciones de cada uno de nuestros vinos”.

Pero para fomentar esa calidad, es necesaria una innovación constante, algo en lo que Marc y Gemma creen fervientemente: “Tenemos siempre los ojos y las orejas abiertas. No nos cerramos a nada y por eso tenemos proyectos como la elaboración de nuestra propia miel, nuestro propio aceite de oliva o nuestros propios huevos. Para mi el personal es el valor más importante de la bodega, nuestra innovación viene de ellos, y queremos que estén cómodos y felices trabajando aquí. Y creo que lo hemos conseguido porque durante los peores meses de la pandemia, todos quisieron venir a trabajar y se comprometieron de forma unánime. A pesar de todo lo malo que ha traído 2020, la experiencia de unión fue increíble”.

foto
El marco de plantación es de 2,25 m (entre carriles) y 0,9 0m entre cepas, lo que nos da una densidad media de 4.600-4.800 cepas/ha, lo que significa una alta densidad si se tiene en cuenta que la media del Empordà es de 3.600 cepas/ha.
En este sentido, Marc Bournazeau reconoce que 2020 fue un año muy malo a nivel de negocio, pues no se pudo trabajar con normalidad debido al cierre del canal Horeca, pero se muestra esperanzado con el futuro. Un futuro en el que esperan poder seguir aumentando sus cifras: “Producimos alrededor de unas 100.000 botellas al año. El 30% de ellas se comercializan en Catalunya y el 10% en España. El resto se dedican a la comercialización internacional con un 20% de distribución en Francia y un 40% restante en países como Suiza, Austria, Alemania, Bélgica, Holanda, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá o Hong Kong”.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

El e-commerce, la gran oportunidad de 2021

Los compradores de vino online posteriores a la COVID-19 tienden a ser más jóvenes, hacen un gasto elevado y, sobre todo, están tan interesados en el descubrimiento como en una buena oferta

José Moro analiza el año 2020 en clave positiva

El empresario se ha convertido en un referente internacional en el sector y cuenta con hitos como lograr ser el primer bodeguero de la historia en entrar en la lista Forbes España de los 100 empresarios líderes en innovación

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS