Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Variedades olvidadas de nuestros antepasados que pueden tener la llave del futuro

Variedades minoritarias centenarias de vid recuperadas en la Comunidad de Madrid

Gregorio Muñoz Organero1, Mª Teresa De Andrés1, Mario Bravo2, Francisco E. Espinosa1, Alba M. Vargas1, Félix Cabello1

1Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural Agrario y Alimentario (IMIDRA), Finca El Encín, 28800 Alcalá de Henares (Madrid)

2Consejo Regulador de la Denominación de Origen Vinos de Madrid

16/02/2021
Los trabajos realizados recientemente por expertos en viticultura del IMIDRA y el Consejo Regulador de la DO Vinos de Madrid, han permitido la identificación de genotipos de vid relictos, y recuperar variedades citadas en la bibliografía antigua que se creían desaparecidas de cultivo, así como otras de las que no había ningún conocimiento de su existencia. Se trata de un material de cultivo ancestral, un patrimonio histórico que refleja el panorama varietal de otras épocas y que puede ser el inicio de una nueva viticultura.

El cultivo de la vid en Madrid

La región de Madrid ha sido desde tiempos remotos lugar de paso y residencia de numerosas culturas y civilizaciones. Se piensa que el cultivo de la vid lo trajeron los romanos o al menos lo generalizaron en la región (Columela en el siglo I ya cita su cultivo), pero es muy posible que llegara con algunos pueblos anteriores como fenicios y griegos. De las variedades que se cultivaban entonces poco sabemos, pero posiblemente algunas de ellas se hayan mantenido hasta nuestros días ya que la vid es una planta que se ha multiplicado de forma vegetativa tradicionalmente. Otras variedades llegarían después con los musulmanes (es el caso de muchas variedades de uva de mesa), los judíos y otras culturas. Alonso de Herrera (1513) en su obra 'Agricultura General', ya da nombre a variedades que todavía se cultivan en la actualidad. Es sabido también que unas cuantas variedades se fueron generando a lo largo del tiempo en la Península Ibérica a partir de semillas y pueden considerarse autóctonas.

En la Comunidad de Madrid se cultivan actualmente 8.100 ha de viñedo, ocupando a 5.700 viticultores. Es un cultivo que desempeña un papel fundamental en la economía de zonas rurales, en el mantenimiento de la población en las mismas y en la conservación del medio ambiente, teniendo en cuenta la presión de las zonas urbanas y que muchas familias se mantienen ligadas a esta actividad. Pocos cultivos están tan bien adaptados como la vid a las condiciones ambientales de la región. Muchas de las bodegas del sector son de tamaño familiar pero presentan al mercado vinos de gran calidad, ya que es un sector muy modernizado y con personal muy cualificado.

foto

Importancia del cultivo de variedades minoritarias

El material vegetal cultivado en los viñedos para la elaboración de vinos está limitado por la legislación. En la Comunidad de Madrid, están autorizadas 18 variedades de las 178 que están autorizadas en España, 9 de ellas blancas y 9 tintas. Algunas de ellas se consideran de cultivo tradicional (Airén, Albillo Real, Garnacha Tinta, Negral, Malvar, Moscatel de Grano Menudo, Jaén Blanco, Tinto Fino y Alarije-Torrontés), pero el resto se han introducido en las últimas décadas de otras regiones españolas (Graciano, Macabeo, Monastrell y Parellada) o extranjeras (Cabernet Sauvignon, Merlot, Petit Verdot, Sauvignon Blanc y Syrah) buscando elaborar vinos de moda.

Las variedades de vid son una parte esencial del patrimonio vitivinícola mundial y constituyen una pieza fundamental para mejorar y enriquecer la cultura y la economía. Actualmente, una de las grandes preocupaciones a nivel mundial en el ámbito vitivinícola, es la fuerte disminución del número de variedades de vid cultivadas y la desaparición de otras muy antiguas, que en muchos casos aparecían citadas en la bibliografía como productoras de vinos de gran calidad. En este sentido, el estudio en profundidad de las variedades autóctonas, es fundamental para elaborar vinos más competitivos y con una personalidad propia en un mundo globalizado. La pérdida de diversidad genética ha ido aumentando desde finales del siglo XIX cuando llegó de América la plaga de la filoxera, acentuándose en la segunda mitad del siglo XX con las políticas de arranque y el fomento del cultivo de variedades preferentes en las Denominaciones de Origen.

Son varias las razones que nos impulsan a poner en uso y cultivo las variedades que se han cultivado tradicionalmente y que han estado a punto de desaparecer:

  1. La necesidad de diversificar la producción. Actualmente a nivel mundial el 50% de la superficie está plantada con únicamente 15 variedades y a nivel de España el 80% de la superficie está plantada por 9 variedades.
  2. La oportunidad de diferenciación y tipicidad de nuevos vinos. La variedad imprime en el vino un carácter que le diferencia de otros vinos y le confiere características propias.
  3. El interés de potenciar el Patrimonio cultural de zonas vitivinícolas. La vid y el vino están ligadas a la cultura y a la tradición de las regiones vitivinícolas y forman parte de su patrimonio. El concepto de Denominación de Origen surgió para aprovechar y conservar esta riqueza.
  4. El potencial que tienen estas variedades de adaptación a factores externos bióticos y abióticos. Muchas de estas variedades están adaptadas a las zonas donde se han cultivado durante cientos de años y pueden ser un recurso a tener en cuenta frente al cambio climático o a la reducción de productos químicos utilizados en el control de plagas y enfermedades del viñedo.

Variedades identificadas en parcelas antiguas de vid de la Comunidad de Madrid

Desde el año 2009 se han localizado plantas centenarias en diversas parcelas de vid de la Comunidad de Madrid, que los viticultores conservaban por haber sido legadas por sus antepasados, pero cuya identidad desconocían. El trabajo conjunto de los viticultores, del Consejo Regulador de la DO Vinos de Madrid y de los investigadores del IMIDRA ha permitido la identificación y recuperación de variedades ancestrales de vid en 22 municipios de la región (Figura 1).

foto
Figura 1. Zonas prospectadas de viñedos donde se han encontrado variedades minoritarias.

La identificación ha sido posible gracias a la utilización de las actuales técnicas moleculares de laboratorio junto con las características morfológicas de los diversos órganos de las plantas.

En total se identificaron 261 plantas que resultaron ser 70 variedades diferentes. Entre ellas 33 variedades comerciales de vinificación españolas, 3 variedades comerciales de vino extranjeras, 8 variedades de uva de mesa, 9 variedades minoritarias con referencias en la bibliografía (algunas citadas ya en el siglo XVI, y que se pensaba que habían desaparecido de cultivo), 13 variedades nuevas minoritarias de las que no se tenía información hasta fechas recientes y 4 variedades desconocidas (plantas aisladas que no se han encontrado en otros sitios posiblemente procedentes de semilla).

Entre las 33 variedades comerciales encontradas figuran variedades tradicionales de la región (Airén, Alarije, Albillo Real, Jaén Blanco, Garnacha Tinta, Malvar, Moscatel de Grano Menudo y Tempranillo) pero también variedades que tienen su centro de cultivo en otras regiones españolas como Galicia (Brancellao, Mencía, Sousón), Valle del Ebro (Graciano, Mazuela, Vidadillo), Levante (Bobal, Parellada, Planta Nova, Tortosí, Trepat), Meseta Norte (Albillo Mayor, Prieto Picudo, Bastardo Negro), Meseta Sur (Moravia Dulce, Pardillo, Rojal Tinto, Tinto Velasco) y Andalucía (Beba, Jaén Tinto, Moscatel de Alejandría, Palomino, Pedro Ximénez). Llama la atención la variedad Listán Prieto, que fue localizada en 14 parcelas diferentes y una muestra de Moscatel de Grano Menudo Rojo. Esta diversidad es reflejo de que Madrid ha sido zona de paso de muchos pueblos pero también reflejo de que algunas de estas variedades estaban antes más extendidas por la región y ahora prácticamente no existen, como es el caso de Listán Prieto, de Mazuela (se encontró en 12 parcelas diferentes) y de Bobal (encontrada en 11 parcelas).

Las 3 variedades extranjeras encontradas fueron plantas aisladas de Petit Bouschet y Touriga Nacional en San Martín de Valdeiglesias y Portugués Azul en Valdilecha. Estas plantas presentaron sin duda interés en el pasado para algún viajero de nuestros países vecinos Francia y Portugal.

Las variedades de uva de mesa identificadas corresponden a variedades traídas seguramente en la época musulmana y que los viticultores han conservado en sus parcelas y han multiplicado para consumo propio. Hoy sigue siendo habitual en los viñedos tradicionales y en pequeños huertos familiares conservar alguna planta de uva de mesa. En los viñedos de la región se han identificado las variedades Teta de Vaca, Corazón de Cabrito, Moscatel de Hamburgo, Torralba, De Cuerno, Ferral, Jerónimo y Alphonse Lavallé.

Pero el descubrimiento más importante ha sido la identificación de 22 variedades minoritarias, de las cuales 9 (tabla 1) se conocían porque se citaban en bibliografías antiguas y aún se conservan en colecciones como la de El Encín (Alcalá de Henares), pero lo que no se pensaba de ninguna manera era encontrarlas todavía en parcelas de cultivo.

foto
Tabla 1. Variedades minoritarias identificadas en la Comunidad de Madrid.

Además, se identificaron 13 variedades minoritarias nuevas (tabla 2) de las que no se tenía conocimiento alguno y que podrían haber llegado a desaparecer si no se hubieran encontrado. La prueba de que estas variedades se cultivaban a gran escala en tiempos pasados es que se han identificado en varias parcelas de la Comunidad de Madrid, y en muchos casos también en otras regiones españolas. Este hecho demuestra que las prospecciones realizadas a finales del siglo XIX para evitar la extinción de variedades de vid por la filoxera, no recogieron todo el material existente en los viñedos. La utilización de técnicas moleculares, que no estaban disponibles entonces, ha sido clave en este trabajo de recuperación actual.

foto
Tabla 2. Nuevas variedades minoritarias identificadas en municipios de Madrid y en otras Comunidades Autónomas.

Conclusiones

Los viticultores de Madrid y la DO Vinos de Madrid disponen de nuevas variedades que han conservado durante siglos en sus viñedos y que les abren nuevas oportunidades de diversificación de mercado sin perder la tradición y la utilización del patrimonio varietal propio. Este hecho puede extrapolarse a otras regiones españolas donde se han producido hallazgos similares. En estos momentos se está estudiando el potencial agronómico y enológico que ofrecen estas variedades y las perspectivas de futuro teniendo también en cuenta el cambio climático. Este es el objetivo y la tarea del proyecto en curso MINORVIN (2019-2022) coordinado por el IMIDRA y en el que participan investigadores de 13 Comunidades Autónomas. Este proyecto (RTI2018-101085-R-C31) está financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN), la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Agradecimientos

Agradecemos al Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y a la Unión Europea (FEDER) la financiación de este trabajo a través del proyecto RF2012-00027-C5-00.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Interempresas Media, S.L.U. ( Webinar jornada cultivo del viñedo y calidad de la uva, 14 de abril)

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

El e-commerce, la gran oportunidad de 2021

Los compradores de vino online posteriores a la COVID-19 tienden a ser más jóvenes, hacen un gasto elevado y, sobre todo, están tan interesados en el descubrimiento como en una buena oferta

José Moro analiza el año 2020 en clave positiva

El empresario se ha convertido en un referente internacional en el sector y cuenta con hitos como lograr ser el primer bodeguero de la historia en entrar en la lista Forbes España de los 100 empresarios líderes en innovación

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS