Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
“Sin un vino extraordinario es imposible llegar a donde Ramón Bilbao ha llegado”

Entrevista a Rosana Lisa, enóloga de Ramón Bilbao

Nina Jareño21/09/2020

Rosana Lisa es una enóloga experimentada. Antes de llegar a su actual puesto de trabajo, desarrolló su carrera en distintas bodegas de renombre y en varias denominaciones de origen. Con su valiosa experiencia entró en Bodegas Ramón Bilbao, donde es la mano derecha de Rodolfo Bastida y lidera todos los proyectos de investigación.

¿Cómo empezó su relación con el mundo del vino?

Desde muy temprano. Mis padres tenían una viña muy pequeña y tengo muy buen recuerdo de los días de vendimia en familia, eran días celebración. A partir de ahí comenzó mi relación con este mundo y desde entonces no he parado.

foto

Rosana Lisa, es directora de Innovación y directora técnica adjunta de Bodegas Ramón Bilbao.

¿Cuándo decidió dedicarse a la enología y por qué motivos?

Mientras cursaba la licenciatura en Ciencias Químicas en la Universidad de Zaragoza siempre asistía a catas que se organizaban en la Universidad. Siempre he tenido una “gran nariz”, me gustaba descubrir nuevos aromas y poco a poco me fui interesando por este apasionante mundo hasta que al final me atrapó y decidí estudiar la licenciatura de Enología en La Rioja.

Antes de aterrizar en Ramón Bilbao, ¿por dónde más navegó?

Mis primeras experiencias de vendimia tuve la suerte de vivirlas en Bodegas Roda. De ahí me fui a mi tierra, a Aragón. Trabajé en Calatayud, en Bodegas San Alejandro, donde conocí a una de las variedades estrella: la Garnacha. Seguí trabajando con Garnacha en el sur de Navarra, en la Cooperativa de Cintruénigo, principal fuente de Garnacha en DO Navarra, y de ahí, en el 2011 me incorporé a Zamora Company, como responsable de la antigua bodega Palacio de la Vega (bodega que el grupo tenía en Navarra, compartiendo instalaciones con Zoco). En 2015 me trasladé ya a Ramón Bilbao Haro para poner en marcha el Departamento de I+D+i para los vinos de Zamora Company.

foto
Ramón Bilbao es una de las 50 marcas más admiradas del mundo.

Zamora Company es una de las empresas vitícolas con más renombre en España. ¿Cómo ha logrado Ramón Bilbao posicionarse tan bien?

El éxito se debe a un equipo humano impresionante, con capacidades avanzadas en muchos de los niveles y que ha sabido reconocer el potencial de muchos viñedos, la interpretación de las variedades, el trabajo en la bodega y el resto de aspectos; para elaborar vinos que tiene la fruta como hilo conductor. Vinos tradicionales, con un twist de fruta, complejidad, armonía, elegancia….

El catálogo es amplio y una parte importante del mismo ha conectado bien con el consumidor. La prueba de ello es que hoy Ramón Bilbao es una de las marcas con mayor presencia en el mercado español, y una de las 50 marcas más admiradas del mundo. Sin un vino extraordinario es imposible llegar a donde Ramón Bilbao ha llegado.

¿Qué supone para usted trabajar en una de las 50 marcas más admiradas del mundo?

Orgullo, satisfacción y no bajar la guardia. Llegar es muy difícil porque sólo en España hay 4.000 bodegas. Lo más difícil es mantenerse ahí, y eso se consigue con trabajo y manteniendo la misma línea que hemos venido demostrando hasta ahora.

¿Cómo se definiría como enóloga?

Me gusta entender el ciclo desde el principio, por eso me gusta ir al campo con nuestro director en Viticultura, Domingo Fontecha. Organizamos las fechas de vendimia, qué parcela será la primera este año, qué vocación tiene esta uva... En bodega soy constante. El rigor es muy importante en esta profesión, pero también me gusta hacer nuevas vinificaciones, estilos… No todo sale a la primera. Desarrollamos infinidad de ensayos, pruebas que no siempre salen bien, pero de los que siempre aprendes. Esos matices son los que al final te permiten hacer mejores vinos.

foto
Rosana Lisa cuenta con una amplia experiencia en la elaboración de vinos, ya que ha desarrollado su carrera en distintas bodegas de renombre.

Y sus vinos, ¿cómo son?

Vinos frescos, donde lo más importante es la expresión de la fruta, con un buen y equilibrado manejo de la barrica. Vinos de un corte más moderno (Edición Limitada o Mirto), aunque también hacemos un guiño a la elaboración tradicional como puede ser nuestro Reserva o Gran Reserva.

De entre todos, ¿hay algún vino especial para usted?

Depende del momento de consumo. Nunca falta el reserva en mi climatizador, pero me encanta tomarme un rosado preparando la cena después de la jornada de trabajo… Pero el final de vendimia siempre lo celebro con una copa de Mirto.

foto
Gracias a las medidas y protocolos de protección y seguridad implementadas en la bodega, Ramón Bilbao ha obtenido el certificado 'Safe Tourism'.

Se definen como “elaboradores de vinos de máxima calidad”. ¿Qué es para Rosana Lisa la calidad?

Respeto por la materia prima, rigor en la forma de la elaboración de los vinos y siempre de una forma pasional. Estamos contantemente abiertos a incorporar nuevos procesos e innovaciones que nos permitan mejorar nuestros vinos.

Hablemos de esta innovación, su campo de trabajo. ¿Qué importancia tiene para su bodega el I+D+i?

Es muy importante. Estamos aprendiendo mucho. Usamos la I+D+i con el principal objetivo de mejorar nuestros vinos, nuestra metodología y la calidad. Conocemos al detalle nuestros viñedos gracias a la viticultura de precisión, manejo de estaciones meteorológicas propias en cada uno de nuestros viñedos… También destacaría el uso de nuestra levadura de fermentación, que es una levadura seleccionada de nuestros viñedos.

Y si nos centramos en la sostenibilidad, ¿cómo la trabajan?

Para Ramón Bilbao la sostenibilidad es una prioridad, estamos reforzando nuestro plan de acción en un programa para los próximos años como respuesta al cambio climático. Un paso adelante en nuestro camino de ser una empresa consciente y tomar responsabilidad del impacto que causamos en el planeta. Fuimos la primera bodega en obtener la certificación Wineries for Climate Protection tanto en bodega como en viñedo, y eso nos traza un camino a seguir que respetamos por encima de todo. Trabajamos con el objetivo de reducir en un 20% los índices en consumo de agua, generación de residuos y emisión de gases de efecto invernadero, y aumentar un 20% el uso de energías renovables.

foto
Lisa es la mano derecha de Rodolfo Bastida, director técnico y director general de Bodegas Ramón Bilbao

El enoturismo es otro de los ejes en los que más está trabajando el sector. ¿Qué hace Ramon Bilbao al respecto?

Es otro de nuestros pilares. El contacto con el consumidor para nosotros es fundamental, y obviamente ahí el enoturismo tiene mucho que decir. Ahora con la COVID-19 la situación nos ha obligado a modificar nuestro modus operandi, pero nuestras bodegas siguen abiertas y, de hecho, seguimos recibiendo visitantes cada semana de manera segura. En este sentido, hemos obtenido en nuestras instalaciones de Ramón Bilbao en Haro el sello Safe Tourism Certified, la marca de referencia del Turismo Seguro que otorga el ICTE (Instituto para la Calidad Turística Española). Del visitante, aprendemos muchas cosas: su forma de acercarse al vino y lo que le interesa de verdad. Quieren un “relato” que les haga conectar el vino con la historia, con su entorno, con su vida. Y esto con el vino lo tenemos fácil.

La COVID-19 ha transformado la forma en que vivimos y consumimos. Como enóloga, ¿qué puede hacer para ayudar a su bodega a sobrellevar esta situación?

Con la COVID-19 cambiamos algunos procesos internos para garantizar la seguridad y la salud de nuestros empleados, que es lo primero. A nivel de producción, en bodega hemos ampliado espacio entre turnos de trabajo. Hemos elaborado dos procedimientos: para la gente de bodega y para la que trabaja en el campo, con sus respectivos planes de contingencia. Las medidas más genéricas son el uso obligatorio de mascarillas y la distancia de seguridad de mínima de 1,5 metros. Es una época dificilísima y estamos todos cuidándonos al máximo para que no ocurra nada. Los equipos son de 8 a 10 personas máximo y nunca coinciden unos grupos con otros. En definitiva, adaptándonos a esta situación que nos ha cambiado a todos, pero con la que debemos aprender a convivir…

Para terminar, ¿qué proyectos de futuro tiene Ramón Bilbao?

Como decíamos antes, la innovación forma parte del ADN de nuestra bodega y desde Ramón Bilbao siempre estamos trabajando en nuevos proyectos. Acabamos de presentar, por ejemplo, Salt Rosè, una sal líquida con aroma de nuestro vino rosado, y tenemos en marcha otros muchos proyectos que verán la luz en los próximos meses. Queremos profundizar más en los extremos.

¿Por qué nuestros abuelos, nuestros antepasados, plantaron viñas en sitios tan imposibles? ¿Por qué usaron variedades específicas para esos parajes? ¿Qué vinos obtenemos si los aislamos? Nos gustaría responder a todo esto. Queremos interiorizar esa riqueza, obtener vinos diferentes y dar complejidad a nuestro catálogo para que el consumidor de vino encuentre satisfechas casi todas sus necesidades en nuestra oferta. Que disfrute con nosotros, con nuestros vinos, tanto como nosotros lo hacemos elaborándolos.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.