Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
“Ahora es cuando nos tenemos que plantear qué viña queremos en el 2030”

Vinseum: la gran apuesta por la cultura del vino

Nina Jareño03/04/2017

Joan Tarrada es el nuevo presidente del Vinseum, el Museu de les Cultures de Vi de Catalunya. Encabeza un proyecto que pretende liderar la difusión de la cultura vinícola, posicionándose en pocos años como uno de los centros de referencia del país y como un polo de atracción de turistas venidos de todo el mundo. Desde Eneo hablamos con él de este ambicioso proyecto y de su sincera visión del sector.

En 1945, en plena posguerra, se inauguraba el primer Museo del Vino de España, el actual Vinseum. En el centro histórico de Vilafranca del Penedès (Barcelona), el museo busca la interacción con la sociedad y la potenciación de la creatividad local, reivindicando un mejor conocimiento del mundo de la viña y el vino. En la actualidad, la nueva junta directiva se ha marcado el objetivo de convertir el museo en uno de los referentes de la cultura vinícola mundial a través del proyecto ‘Vinseum: Centro Nacional de la Cultura del Vino’.

En este sentido, el proyecto prevé la reforma y ampliación del museo para convertirlo en una herramienta de conservación, restauración y promoción del patrimonio cultural y artístico, así como un reclamo turístico, generador de actividades formativas, de innovación e investigación y catalizador de colaboraciones entre el tejido asociativo, cultural y empresarial del territorio.

foto

“En pocos años el Vinseum se convertirá en uno de los museos más visitados de Catalunya, con unas cifras muy por encima de las actuales. Será un polo de atracción muy grande y todo el mundo sabrá qué es: un referente en el mundo vínico. En el museo mostraremos la historia de la vinificación catalana, con representación de todas las Denominaciones de Origen, sus productos y curiosidades, además de desarrollar actividades y eventos paralelos”, explica Joan Tarrada, presidente del Vinseum.

Actualmente ya se están desarrollando cursos, catas, talleres y encuentros, “pero queremos aumentar el nivel de participación. De momento, el espacio que tenemos es pequeño hasta que terminemos las obras de ampliación. Una vez terminadas, la difusión que haremos de la cultura del vino será brutal”.

Un proyecto que vendrá respaldado por la confraría Tastavins Penedès, la academia báquica sin ánimo de lucro más antigua de España, que se encargará de la parte más ‘lúdica’. “El tándem Vinseum-Tastavins será fantástico porque es la organización que más promociona la cultura del vino y del cava hoy por hoy”.

foto
Joan Tarrada, presidente del Vinseum.

Un consumidor perdido

Tal y como indican varios estudios, el consumidor actual se encuentra perdido a la hora de escoger y entender el vino. Para la mayoría, se trata de un mundo dirigido a expertos que utiliza un lenguaje demasiado complicado, cosa que dificulta la elección y el entendimiento. “El consumidor necesita ser educado, hay que hacer pedagogía porque ante un lineal se sigue dejando llevar por las modas. Conoce ciertas marcas, pero no conoce las variedades de uva. Hace 30 años en la restauración de Barcelona se consumía el 70% de vino de fuera, mayoritariamente de La Rioja; actualmente, esta cifra es del 45%. Esto significa que hemos mejorado, que el consumidor ha encontrado en nuestros vinos lo que estaba buscando. Ahora nos falta darlos a conocer todavía más. Tenemos que romper esquemas: el jamón puede maridarse con un blanco y el pescado con un tinto, ¡no hay normas!”.

Y aunque en nuestro territorio el Cava sea un producto muy querido, el panorama mundial indica todo lo contrario: “El Champagne es el líder mundial, no hay duda, pero el segundo puesto lo ocupa el vino italiano. A lo lejos estamos nosotros. ¿Por qué? Porque no lo hemos hecho bien. Ciertos industriales no han tomado decisiones correctas y las consecuencias son el desprestigio frente a otros productos. Desde Catalunya se han intentado tomar medidas contra este desprestigio, como la aparición de la categoría Clàssic, pero no estoy seguro que fuera el momento más adecuado”, indica Tarrada.

Objetivo: tándem gastronomía y turismo

Una forma de ayudar a este consumidor perdido es mediante una oferta gastronómica interesante. “Para la proyección de los vinos es necesaria la colaboración entre elaboradores y restauradores. Ya estamos haciendo cosas interesantes, pero el panorama que viene es todavía mejor. Estamos trabajando en un proyecto muy atractivo que unirá restauración, educación y vino”.

En este sentido, el Penedès es la zona vínica por excelencia de Catalunya, con una apuesta cada vez más fuerte por el enoturismo. “Estamos a muy pocos km de Francia, que nos aporta 7 millones de turistas cada año, y hacemos frontera con otros territorios de gran potencial turístico como la Comunidad Valenciana. Esto tenemos que aprovecharlo y ese es nuestro objetivo: potenciar el enoturismo con la creación de un hotel rural, con la colaboración del Ayuntamiento de Vilafranca del Penedès y la asociación Tastavins. La gastronomía será uno de sus fuertes, pues el proyecto plantea también integrar, en el hotel, una Escuela de Hostelería del Penedès, que cuente con la colaboración de cocineros de primera línea conocidos en todo el mundo. Es un proyecto grande que pretende posicionarse entre las mejores ofertas turísticas y gastronómicas del país”.

foto

La visión del elaborador

La difusión de la cultura vinícola no es solo cosa de entidades como el Vinseum. Sin la participación de los elaboradores, la mesa queda coja. “El elaborador busca en nosotros una herramienta de visibilidad para que su producto se conozca, quiere que demos a probar sus vinos para que el consumidor pueda valorarlo. Las grandes bodegas juegan su propia liga, pero los elaboradores pequeños necesitan oportunidades. Y aquí entran en juego personas como Miguel Torres, que tiene una visión muy grande y amplia del sector vinícola. Me considero un amante de su filosofía puesto que es uno de los elaboradores más importantes del país y, sin embargo, apoya todas las iniciativas de territorio. Tenemos mucho que agradecerle, tanto por lo que ha hecho por la cultura del vino como por las oportunidades que rinda a otras bodegas”.

Catalunya, país vinícola

Catalunya es uno de los pesos pesados de la industria vitivinícola de España. Junto a Castilla-La Mancha y Extremadura, en 2016 ha sido uno de los mayores productores de vino y mosto del país (3.311 hectolitros, el 7,6% del total producido). Ante estas prometedoras cifras, Tarrada explica que entre el sector se vive cierta emoción. “El sector vinícola catalán es muy ilusionante por dos motivos muy importantes: la calidad del producto que ofrecemos —junto a su amplia gama— y la situación social y geográfica en la que nos encontramos, que nos permite llegar a cualquier mercado. Europa está muy cerca y eso nos facilita llegar de una forma rápida y cómoda. Además, somos una puerta al Continente de gran importancia por la que entran y salen gran cantidad de productos a diario hacia Europa, hacia América... El transporte marítimo nos da una gran ventaja comercial, además del terrestre. Por ello, las posibilidades de seguir creciendo y desarrollando nuestro producto son muy amplias. Lo más importante de todo es que no hay que tener miedo, hay que atreverse y arriesgar”.

La exportación juega un papel muy relevante en la industria vinícola catalana. Se exporta más al extranjero que al resto de España y se trata de la comunidad que cuenta con más empresas de comercio internacional de vino, seguida por Castilla-La Mancha. Está presente con fuerza en Francia, Reino Unido, Alemania… Pero el mundo es muy grande y las posibilidades, infinitas: “El mercado de Oriente Medio es al que nos debemos dirigir, a China, a Japón... Las posibilidades de compra de los ciudadanos japoneses son muy grandes, solo necesitamos enseñar nuestros productos y que aprendan su valor. El mercado chino es complicado, eso es cierto, pero no hay que temerle porque hay muchas oportunidades. En Europa ya estamos presentes pero tenemos que seguir creciendo, sobre todo en lo que hace referencia a gamas medias y altas. Tenemos que vender con un precio superior al que estamos ofreciendo ahora porqué nuestro producto es bueno”, explica el presidente del Vinseum.

foto

¿Hay demasiadas DO?

España se caracteriza por su producción divida en Denominaciones de Origen, donde Catalunya es la que produce mayor vino de calidad. Es decir, vino de DO. ¿Esto es bueno o malo? “La cantidad de Denominaciones de Origen que existen hoy en día es excesiva y no creo que esto sea positivo para nadie. Detrás de una DO debe haber un territorio, una historia… Si no, no tiene sentido y caerá. No aporta nada tanta cantidad porque se diluyen entre ellas”, sentencia Tarrada.

Catalunya cuenta con 11 DO, algunas de ellas a escasos km las unas de las otras: “Hay dos DO muy potentes (DO Penedès y Priorat) y otra que tiene cierto sentido (DO Alella), pero temo que no hay espacio para todos. Es necesario replantear el mapa de las DO y esto es tarea tanto del elaborador como de las instituciones. Una DO tiene fortaleza cuando es sólida, respetada y admirada en su casa, con el apoyo de la sociedad. En nuestro caso, en el Penedès, la DO no tiene el apoyo solo de los más de 200 elaboradores sino de las 3.000 familias que trabajan directa o indirectamente de sus vinos. Si no existe esta estima, el futuro es muy negro”.

La viña y sus variedades

La viticultura que practica cada bodega es uno de los factores que más parecen importar a los consumidores hoy en día: viticultura ecológica, biodinámica… “La evolución de la viña del Penedès en los últimos años ha sido correcta pero ahora es cuando nos tenemos que plantear qué viña queremos en el 2030, cómo la queremos tratar y cuidar. La sanidad en la viña no la podemos corregir perjudicando la tierra, sulfatando sin miramientos, porque acabaremos matando nuestro territorio. Tenemos que apostar por el saneamiento de la biología, por vides más resistentes a enfermedades y una viticultura más sostenible y ecológica. Hay que comprometerse con el medio ambiente”, subraya Tarrada.

La recuperación de variedades autóctonas es también otra tendencia al alza pero, ¿es rentable? “El mercado es el encargado de indicar qué hay que plantar y qué no. Ha habido épocas en las que se ha apostado por ciertas variedades, autóctonas o extranjeras, porque parecía que estaban de moda y que daban cierta autenticidad... Al final, no han funcionado porque el consumidor no las ha respaldado. En el Penedès somos especialistas en Xarel·lo, es nuestra variedad más importante y somos los únicos que la cultivamos. Ella nos ha colocado donde estamos, junto al Cava. A Macabeo y Parellada también le debemos mucho pero, sin duda, el Xarel·lo es nuestra variedad autóctona más significativa y por la que tenemos que apostar ya que nos puede abrir muchas fronteras. Tiene un recorrido inmenso. Eso sí, yendo todos juntos bajo una misma bandera y no tan disgregados como ahora. Ahí radicará nuestro éxito”.

foto

El problema del alcohol

España se encuentra por debajo de la media de la Unión Europea en cuanto al consumo de alcohol (22,3%), pero las cifras son altas. Empezamos a beber a los 13 años y, después del tabaco, es la droga más consumida. Sin embargo, el consumo de vino decrece. ¿Cómo cambiamos esto? “A través de la educación”, asevera Tarrada. “La única forma que tenemos para evitar el excesivo consumo de alcohol es educar a los niños para que sepan qué es el vino y qué consecuencias tiene si no se consume de forma moderada. Desde el Vinseum ya trabajamos en ello ofreciendo talleres para los más pequeños, pero dentro de este gran proyecto que estamos llevando a cabo las escuelas forman parte de los objetivos”.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Sitevi, 28-30 noviembre 2017, Parc des expositions, Montpellier - Francia

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS