El sector vitivinícola se prepara para el cambio climático

Entrevista a Urtzi Leibar Palacios, técnico de Neiker-Tecnalia

Javier García

03/06/2014

El aumento de la temperatura en los últimos años, así como el incremento de la concentración de CO2 en la atmósfera desde la época preindustrial, son un claro reflejo de que el cambio climático es una realidad. Por ello,Neiker-Tecnalia ha llevado a cabo un estudio para conocer los efectosde las condiciones climáticas previstas para el futuro enlos vinos de uvaTempranillo. El cambio climático no amenaza hoy por hoy nuestros vinos, pero, tal y comoexplicaUrtziLeibarPalacios, técnico del centro de investigación, “sí influirá de una forma significativa en la fenología de la vid, lo cual repercutirá en nuestros vinos”.

foto
Urtzi Leibar Palacios, técnico de Neiker-Tecnalia.

¿Es hoy por hoy realmente una amenaza el cambio climático para nuestros vinos?

No es una amenaza como tal, se trata de ir adaptándonos al cambio climático de la mejor manera posible y dar con las herramientas que nos permitan hacer frente a la misma y producir de igual manera o mejor que hasta ahora. Cuanta más información tengamos de lo que ocurrirá, mejor nos podremos adaptar a los efectos que traerá consigo el cambio climático. Así, podremos moderar los posibles daños de las condiciones climáticas previstas o, en su caso, aprovechar las oportunidades que se puedan presentar.

¿Es el cambio climático y sus consecuencias una preocupación para los bodegueros en la actualidad?

Hoy en día, sí es un aspecto que los bodegueros tienen en cuenta. La Plataforma Tecnológica del Vino, que agrupa a bodegas, centros de investigación y empresas auxiliares, tiene un grupo relacionado con el cambio climático, lo que muestra que el sector está preocupado y concienciado con las repercusiones que tendrá el cambio climático.

Según su estudio, ¿cuáles podrían ser estos efectos? ¿En qué medida le podría afectar a la calidad del vino el cambio climático?

Entre los resultados más relevantes del estudio en cuanto a parámetros productivos y cualitativos, se observó que el cambio climático adelantó la vendimia en nueve días. Este adelanto redujo la concentración de antocianos, lo que dio lugar a mostos con menos color. Por otra parte, provocó una disminución de la acidez, lo cual afecta al equilibrio de los vinos.

¿Y el aumento de temperatura?

Provoca que se adelante y, por tanto, acorte el ciclo del cultivo, lo que repercute en la maduración de la uva. Un adelanto del ciclo provoca que se consigan concentraciones de azúcar de una forma más rápida, no obstante la piel no alcanza la madurez óptima, es decir, los componentes de la piel que confieren color al vino no alcanzan su maduración. Por otra parte, las vendimias que se realizan hoy en día se hacen cuando las noches son frescas y los días cálidos, con una amplitud térmica grande lo cual es muy beneficioso para la uva, por lo que el hecho de que el ciclo se acorte indica que las vendimias serían antes, cuando las noches aún no son tan frescas. Esto no sería beneficioso para la calidad de la uva.

foto

Vid de la variedad Tempranillo.

El estudio también sometió a las vides a estrés hídrico…

Sí, además de los cambios de CO2 y temperatura, se prevé que el cambio climático provoque una bajada de las lluvias y un reparto de estas en eventos más extremos. De ahí que uno de los tratamientos presentara plantas debidamente hidratadas (20-35% de contenido de agua en el suelo) y el otro tratamiento consistiera en plantas sometidas a déficit hídrico, a las que se regó con un 40% menos de agua.

¿A qué conclusiones llegaron?

En estas últimas plantas, el estrés hídrico provocó que la síntesis de azúcar se viera afectada en las plantas estresadas, por lo que se retrasó la madurez, vendimiándose diez días más tarde. Además, el crecimiento de la viña en estas plantas fue menor. Este hecho supuso igualmente una disminución de la acidez del mosto y una disminución en el contenido de polifenoles, provocando un desequilibrio en la madurez de la uva, lo que conlleva una disminución de la calidad de la uva.

¿Cómo han reproducido esa situación de cambio climático?

En nuestro estudio hemos simulado las condiciones de cambio climático previstas para final de siglo: un aumento de la concentración de CO2 hasta 700 ppm, un aumento de la temperatura de 4 °C y una disminución de la humedad relativa del 12% en la época estival.

¿Dónde?

Lo ideal sería poder reproducir esta situación en condiciones de campo, pero a día de hoy no es posible controlar tantas variables en el terreno. Por ello, hemos utilizado los invernaderos de la Universidad de Navarra para acercarnos lo máximo posible a lo que el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) prevé que ocurrirá.

¿De qué manera influye el nivel de pH en la calidad de un vino?

El nivel de pH es un factor de interés para las bodegas, ya que debe ser bajo, o lo que es lo mismo, más ácido para que los vinos se conserven de manera óptima. La acidez y el pH están estrechamente relacionados, pero no debemos confundirlos; a grandes rasgos, cuando el pH baja, la acidez aumenta y viceversa.

foto
El estudio se ha llevado a cabo en los invernaderos de la Universidad de Navarra.

El estudio ha empleado vides de tipo Tempranillo. ¿Ocurriría lo mismo con otras variedades?

Estos resultados no son extrapolables a otras variedades puesto que no todas ellas responden igual ante el aumento de temperatura y CO2 y la disminución de la humedad relativa. Además, el cambio climático en cada zona será diferente, no en todos los lugares aumentará de la misma forma la temperatura ni variará igual la disponibilidad hídrica. Por ello, hay que tener cuidado a la hora de generalizar los resultados de estos estudios. Es realmente interesante poder seguir haciendo estas investigaciones con el fin de conocer mejor cómo influirá en cada zona y en la variedad deseada el cambio climático.

El sector vitivinícola no puede erradicar los efectos negativos del cambio climático en nuestro planeta, pero ¿qué puede hacer para minimizar sus consecuencias en el cultivo de la vid y la elaboración del vino?

Este tipo de estudios tiene como objetivo recabar información para ayudar al sector vitivinícola a entender mejor los posibles efectos que tendrá el cambio climático en nuestras condiciones y poder así enfrentarse a sus consecuencias con el fin de poder seguir produciendo vinos con una alta calidad. En nuestro estudio no hemos analizado las modificaciones de manejo que los viticultores podrían llevar a cabo, para ello se requerirían más trabajos de investigación para poder evaluar las mejores técnicas que permitirían una adaptación al cambio climático. Deberían ser soluciones tendentes a mejorar la eficiencia y la disponibilidad en el uso del agua, a alargar el ciclo de maduración, a reducir la temperatura del racimo, etc.

La investigación ha tenido como objetivo estudiar el comportamiento de las vides de la variedadTempranilloen una situación de mayor temperatura, mayor presencia deCO2y menor humedad relativa en diferentes suelos. El estudio, llevado a cabo por el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario, Neiker-Tecnalia, en colaboración con la Universidad de Navarra y la Estación Experimental de Aula Dei (EEAD) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), se ha realizado en los invernaderos de la Universidad de Navarra. Este estudio ha sido financiado por el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Enomaq 2017 - 14-17- 2-2017 Zaragoza - 21 salón internacional de maquinaria y equipos para bodegas y  del embotellado

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS