Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Conclusiones del Foro del Olivar organizado por Asaja Sevilla

Autorregulación para controlar el mercado y nuevo récord en las exportaciones de aceite de oliva

04/04/2019

“La autorregulación es el mecanismo más adecuado para regular los precios del aceite de oliva y evitar dientes de sierra”. Esta ha sido una de las conclusiones que se han podido escuchar en el Foro del Olivar organizado en Sevilla por ASAJA-Sevilla y Bosch España en respuesta a la preocupación de los olivareros por los bajos precios del aceite. El foro contó con Pedro Barato, presidente de la Interprofesional de Aceite de Oliva y presidente Nacional de Asaja, ofreció un avance de la presente campaña de aceite y recordó que ya, desde la campaña 2013/2014, con una producción de 1.781.300 Tm. de aceite de oliva, todos sabían lo que deparaba el futuro: “El futuro ya está aquí; en febrero nos acercamos a los 1,7 millones, un 38,8% más que en la pasada campaña”.

No obstante, a pesar del espectacular aumento de nuestra producción, el Consejo Oleícola Internacional (COI) estima que la producción mundial estará por debajo de la obtenida en la pasada campaña, dado que casi todos los grandes productores sufren recortes, lo que sitúa a España en este momento como prácticamente el único actor en los mercados mundiales. Respecto a los precios, Pedro Barato ha asegurado que “no hay ninguna razón objetiva para que el precio del aceite sea el que tiene en este momento”. Barato ha abogado por poner en marcha mecanismos de autorregulación en el mercado del aceite de oliva para evitar dientes de sierra, y ha recordado a los olivareros que “hay dos caminos que no están reñidos: el de la cantidad y el de la calidad, pero la calidad hay que valorarla y hay que pagarla”.

foto

El sector no hizo caso a los avisos

“La responsabilidad es nuestra, hay que reconocerlo, el mercado nos ha dado señales y no le hemos hecho caso”, afirmó el experto analista oleícola internacional y profesor de la Universidad de Jaén, Juan Vilar, quien ofreció un diagnóstico de la olivicultura internacional. También apuntó razones coyunturales para que el precio esté así, como la especulación de algunos productores en la campaña anterior y el hecho de que “el sector no está todavía realmente preparado para una campaña en la que se concentre la recolección de una cosecha tan voluminosa en un periodo de tiempo tan corto”.

Respecto al consumo, según apuntó Vilar “un país que empieza a sembrar olivos se convierte en un nuevo consumidor”. La tendencia actual es de reducción del consumo en los países tradicionalmente productores y de incremento en los no productores y en los que se están incorporando al cultivo (sobre todo en Estados Unidos). Mientras que respecto a los precios mundiales, destacó que mantienen una tendencia clara, “están muy ligados a la evolución de la cosecha en España, así, si en nuestro país baja la producción, los precios mundiales del aceite suben, mientras que si sube la producción en España, el precio mundial baja”.

foto

Posteriormente, se han abordado cuestiones de innovación tecnológica que contribuyen a mejorar la competitividad del cultivo y que permiten facilitar el trabajo diario de olivareros y técnicos. Para ello, el encuentro contó con el director del Centro de Investigación CSIC-IRNAS, José Enrique Fernández, quien informó sobre la eficiencia del riego en el cultivo y que, como ha aseguró, “mejorar esta eficiencia en el uso del agua en la agricultura no está reñida con la rentabilidad de la explotación”. Como explicó Fernández, los tres grandes avances en mejora del uso del agua en la agricultura han sido el riego localizado, el riego deficitario (regar con menos agua de la necesaria para alcanzar la producción máxima potencial) y el riego de precisión (regar cada árbol con la dosis y frecuencia más convenientes y con el sistema más adecuado). “El riego de precisión puede ser la mejor opción para plantaciones de olivar grandes y con variabilidad de suelo, planta y microclima”, aseguró, y para ello “la agricultura 4.0 ofrece herramientas (sensores, algoritmos, aplicaciones, …) que hacen posible el riego de precisión en olivares comerciales”. Según Fernández, “la aplicación masiva de la telemática a la agricultura será pronto una realidad”, por lo que, como ha afirmado, “grandes empresas especializadas en electrónica y telecomunicaciones están desarrollando equipos y aplicaciones más baratos y eficaces”.

Por último, la responsable de Desarrollo de Negocio Smart Irrigation Bosch España, Ana García, informó también a los agricultores sobre la tecnología inteligente al servicio del olivar, en este caso, de riego. Partiendo de la base de que el 70% de las fuentes de agua dulce se utilizan hoy en día en la agricultura, de que ha aumentado un 7,2% la superficie regada en España y de que en los últimos cinco años ha habido un 15% de crecimiento de sistemas de riego, García presentó Bosch Smart Irrigation, un sistema para la monitorización del estado hídrico del olivo con el que se persigue el ahorro de agua y de energía, aplicando una estrategia de riego deficitario (RDI) controlado, o una reducción de riego.

Este sistema, como explicó, funciona con sensores aplicados en las hojas, que leen el estado hídrico del olivar, y cuyos datos se recogen y almacenan en la nube, donde se genera un algoritmo para dar una recomendación de riego, que puede verse de forma fácil y cómoda mediante una App. Así, el olivarero podrá conocer el estado hídrico del olivar en tiempo real, recibir alarmas (por estrés severo del árbol, por caída del sensor, …), recibir una recomendación de riego semanal o conocer la predicción meteorológica. También podrá saber si existe un potencial de mejora para ser más eficientes en el riego, detectar anomalías en el riego -dada la extensión de las fincas-, conocer cuándo el árbol se recupera de dichas anomalías o identificar cuándo el árbol se 'para' (falta de sol, bajada, de temperatura…).