Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Ainia detecta riesgos emergentes en la cadena alimentaria con una metodología contrastada

27/06/2014

27 de junio de 2014

La prevención e identificación temprana de riesgos emergentes en la cadena alimentaria se ha convertido en uno de los principales retos a la hora de evitar impactos sociales, económicos y ambientales a los que pueden dar lugar las crisis o incidentes de la industria alimentaria en el escenario global, por tanto es preciso trabajar con planteamientos anticipatorios. La Unión Europea ha dejado claro que la mejor vía para adelantarse al peligro es el desarrollo de políticas preventivas que analicen la situación con la suficiente antelación y con el mayor conocimiento posible de las condiciones del entorno. Es la mejor manera para impedir que puedan dar lugar a crisis, incidentes, alertas o situaciones no deseadas en el ámbito de la seguridad alimentaria, así se comentó en la jornada celebrada este miércoles en el Ministerio de Sanidad, organizada por Ainia Centro Tecnológico sobre riesgos emergentes en la industria alimentaria.

Los riesgos emergentes de seguridad alimentaria, identificados de manera sistemática por la EFSA, ya sean de origen químico, microorganismos patógenos o contaminantes en materiales en contacto con alimentos como el Bisfenol A, ftalatos, AAPs o MOSH junto con las amenazas relacionadas con fraudes, bioterrorismo o la presencia de edulcorantes en agua potable están condicionados por factores relacionados con el cambio climático, la crisis económica, los cambios en los hábitos de consumo, la evolución de la migración y las nuevas tecnologías, entre otros.

Durante la jornada se expusieron procesos de identificación proactiva de riesgos que engloban las siguientes etapas: identificación de fuentes relevantes de información; establecimiento de mecanismos de recuperación y filtrado automático de la información, y consolidación de redes de conocimiento para compartir la información, evaluarla de forma colaborativa y tomar decisiones, según apuntó Vicente Martínez, técnico del Departamento de Legislación de Ainia Centro Tecnológico.

Con relación a las metodologías más eficaces aplicadas para el análisis de riesgos emergentes utilizadas, Vicente Martínez hizo referencia “al avance de herramientas informáticas para la monitorización de información en web y el desarrollo de escenarios (prospectiva)”. La prospectiva (foresight) es una disciplina que integra un conjunto de metodologías orientadas a prever futuros escenarios de riesgo y determinar su probabilidad e impacto social, económico y ambiental. Entre ellas destacó la técnica de exploración de horizontes (Horizon Scanning in food safety) que implica la monitorización de señales que puedan indicar nuevas amenazas u oportunidades potenciales. Esta técnica requiere del seguimiento sistemático de fuentes de la información y de un flujo constante de información para facilitar la elaboración de escenarios que permitirán minimizar los potenciales riesgos.

foto
Trabajadores de Ainia testando métodos de prevención

La estrategia para anticiparse a la aparición de un riesgo emergente “pasa por su identificación proactiva de forma sistemática y por el uso de las Tecnologías de la Información (Tics) ya que se genera gran cantidad de información en Internet potencialmente útil para la evaluación de riesgos emergentes. Con la ayuda de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones, este proceso operacional se puede sistematizar de tal forma que la estrategia de prevención en materia de riesgos emergentes pueda pasar a formar parte de los sistemas de información empresariales, incluso integrándolos en los protocolos y planes de acción de los sistemas de gestión de la seguridad alimentaria: calidad, HACCP, trazabilidad…”, señaló David Martínez, jefe del Departamento de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de Ainia.

Por su parte, Leonor Pascual, técnico del Departamento de Tecnología del Envase de Ainia, explicó la legislación vigente en la UE sobre materiales en contacto con alimentos destacando que “los materiales y objetos deben estar producidos siguiendo buenas prácticas de fabricación para que en condiciones normales o previsibles de empleo no transfieran sus componentes a los alimentos en cantidades que puedan representar un peligro para la salud humana; provoquen una modificación inaceptable de la composición de los alimentos o alteren alguna de las características organolépticas del producto alimenticio.”

Por otra parte, Juan José Badiola, presidente del Consejo General de Colegios de Veterinarios de España y representante de España en la Red Eren (Emerging Risks Exchange Network) de EFSA, identificó  la “novedad, validez, inminencia, escala y severidad como los elementos clave para identificar los  riesgos emergentes”. Destacó que desde hace décadas se ha evolucionado sensiblemente en la percepción del riesgo por parte de la sociedad.

Por su parte, Ana Canals, vocal asesora de la Aecosan, apuntó que “en los últimos años no se han declarado crisis formalmente, pero los riesgos emergentes están latentes. EFSA tiene un papel fundamental en las crisis alimentarias. La coordinación es clave. Es necesario más coordinación en la UE en las áreas de alimentación y de salud pública”. Por último remarcó ”estamos madurando en materia de legislación alimentaria, cada vez mas enfocados a los consumidores”.

 

Empresas o entidades relacionadas

Ainia Centro Tecnológico

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Exposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS