Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Hacia la descarbonización

Eliminación tecnológica del carbono: ¿Qué es y por qué es importante?

Carmen Álvarez Campo, consultora de política climática y precio al carbono de South Pole

13/05/2021

El Acuerdo de París y la creciente presión para que los países y las empresas adopten medidas climáticas significa que ningún sector o industria se librará de la necesidad de reducir drásticamente sus emisiones y de alinear sus operaciones con una trayectoria de ‘carbono cero’. Mientras que algunos sectores, como la generación de energía y el transporte, tienen vías claras para sustituir el uso de combustibles fósiles por alternativas de bajas emisiones o libres de ellas, otros sectores resultan más "difíciles de descarbonizar", como la producción de cemento y acero.

La captura y utilización de carbono (CCU por sus siglas en inglés) y, la captura y almacenamiento de carbono (CCS por sus siglas en inglés) – denominadas colectivamente CCUS – pueden ser fundamentales para la descarbonización de estos sectores. Las tecnologías de CCUS incluyen todas las actividades que retiran el CO2 de la atmósfera o evitan que se libere en primer lugar. Después, utilizan este CO2 como recurso, ya sea creando productos valiosos o almacenando permanentemente bajo tierra. Por eso, junto con las soluciones basadas en la naturaleza, la eliminación tecnológica permanente de carbono está en el punto de mira impulsada por el crecimiento de la ambición climática, la necesidad de una descarbonización de la economía y los recientes avances en tecnologías y proyectos.

foto

Carmen Álvarez Campo.

¿Qué está deteniendo el desarrollo de tecnologías de captura de CO2 en EU?

A pesar de la oportunidad, los esfuerzos para el desarrollo de tecnologías de captura de CO2 se enfrentan a retos sistémicos como la ausencia de incentivos de mercado favorables, de marcos normativos suficientes o de la infraestructura de transporte a gran escala que requieren las CCUS. Una de las principales barreras para el desarrollo del CCUS reside en la forma de entender y definir el sector. Las tecnologías de CCUS se han presentado sistemáticamente -y de forma incorrecta- como un “complemento” de las instalaciones existentes. En realidad, el CCUS se basa en una compleja red de infraestructuras con subsectores interconectados en las fases de captura, procesamiento, transporte y almacenamiento/utilización del carbono.

Hoy en día, la mayoría de los proyectos de CCUS están ubicados en Norteamérica, pero pueden convertirse en un área de gran crecimiento en Europa en el marco del Pacto Verde, si las condiciones de mercado y regulatorias acompañan esta tendencia. La mayoría de las tecnologías de CCUS dependen del apoyo de un marco regulatorio para poder desarrollarse a escala: la política climática, incluyendo la regulación del precio del carbono, es el motor más importante. Está en manos de los responsables políticos liberar el potencial de las tecnologías CCUS en Europa, ayudando a eliminar las barreras que limitan su desarrollo y a que sean viables comercialmente.

Eliminar y reutilizar el CO2 de forma climáticamente inteligente requiere una estrecha colaboración

Debido a su complejidad, la colaboración intersectorial e institucional es especialmente importante para las tecnologías de CCUS. Cualquier problema con el desarrollo de la cadena de suministro de CCUS podría afectar a todos los sectores industriales que quieran hacer uso de la tecnología. Además, para asegurarse de que el CCUS alcance todo su potencial para contribuir a los objetivos de ‘carbono cero’, es necesario que los sectores público y privado definan y apliquen, en estrecha colaboración, soluciones técnicas, comerciales, financieras y normativas complejas y diseñadas a medida.

Todos los actores, públicos y privados, tienen un papel que desempeñar y mediante una estrecha colaboración se pueden crear las condiciones de mercado adecuadas para CCUS, reducir las emisiones y crear al mismo tiempo nuevas cadenas de valor.