Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Según estimaciones de la consultora energética Aurora Energy Research

El mercado europeo del hidrógeno podría alcanzar los 120.000 millones de euros de negocio en 2050

Redacción Interempresas18/01/2021

En el marco de un estudio de alcance europeo, la consultora energética Aurora Energy Research ha analizado a fondo el mercado europeo del hidrógeno y ha realizado proyecciones sobre su evolución hasta el año 2050. La consultora pronostica que en 2050 la demanda de hidrógeno en Europa habrá alcanzado los 2.500 teravatios-hora (TWh) anuales, una cifra ocho veces superior a la actual y casi tan grande como la suma de todas las capacidades de generación de energía eléctrica que posee Europa hoy en día. De ello resulta un volumen de mercado de 120.000 millones de euros al año según pronostican los analistas que han realizado el estudio.

Europa se ha marcado el objetivo de descarbonizar su economía para el año 2050, y en este contexto el hidrógeno puede desempeñar un papel fundamental, sobre todo en sectores que, de otro modo, sería muy difícil o prácticamente imposible de descarbonizar. Alcanzar cero emisiones netas en determinados segmentos y actividades de la industria metalúrgica o química, del sector transportes o del mercado del calor, por ejemplo, es una misión complicada.
foto

La demanda en el sector industrial se duplicará

Hoy en día, el hidrógeno en grandes cantidades prácticamente solo se utiliza en los sectores industriales, sobre todo para la fabricación de amoníaco y en refinerías. Según el estudio de Aurora Energy Research, esta demanda industrial de hidrógeno se duplicará con creces hasta 2050, situándose en los 700 TWh. A ello cabe sumar el incremento del uso del hidrógeno en el ámbito de la movilidad durante las décadas de 2030 y 2040, principalmente en lo que a vehículos pesados, trenes y aviones se refiere, y también como sustituto del gas natural para la generación de calor.

En estos momentos Europa consume un total de 327 TWh de hidrógeno al año, con Alemania, los Países Bajos y Francia a la cabeza. “Hasta ahora, el hidrógeno se obtenía casi exclusivamente mediante el reformado con vapor de agua de gas natural, lo cual genera unas emisiones de gases de efecto invernadero muy elevadas”, explica Esser, “por tanto, a la hora de alcanzar el objetivo de cero emisiones netas la pregunta que surge es cómo generar hidrógeno de manera rentable con una huella de carbono neutral”. En este contexto destacan especialmente dos alternativas al clásico reformado de gas natural: por un lado, la producción a partir de la electrólisis del agua mediante electricidad renovable (el hidrógeno verde) y, por el otro, la combinación del reformado de gas natural con la captura y almacenamiento del carbono (el hidrógeno azul).

La Estrategia de Hidrógeno presentada por la Comisión Europea a principios de julio de 2020 prevé instalar para 2030 un total de 40 gigavatios de electrolizadores en la UE. Algunos países miembro como Alemania, Países Bajos, Francia, España o Portugal han aprobado además sus propias estrategias para el hidrógeno, aunque es Alemania la que se ha mostrado más ambiciosa en este ámbito.

Los expertos de Aurora han analizado también por separado el atractivo inversor de los diferentes países europeos en base a la evolución prevista de sus mercados de hidrógeno. El resultado ha sido un ranking que no solo contempla las estrategias nacionales en torno al hidrógeno, sino también el potencial de la oferta y la demanda y la disponibilidad de infraestructuras, como conductos y acumuladores de hidrógeno. Alemania encabeza este ranking europeo como el mercado de inversión más atractivo para tecnologías del hidrógeno, seguido de los Países Bajos, Gran Bretaña, Francia y Noruega.  

Según se refleja en este estudio, Alemania cuenta con políticas que incentivan este sector y con una elevada demanda de hidrógeno por parte de la industria. Además, las capacidades de producción de electricidad renovable crecen constantemente, algo muy útil de cara a la generación de hidrógeno. Con más de 70 TWh al año, Alemania consume más de una quinta parte del total de hidrógeno que se consume en Europa. Por otra parte, el gobierno alemán ha aprobado un ambicioso programa de ayudas públicas destinado a incentivar la producción de hidrógeno baja en emisiones y la descarbonización de la industria. Los analistas también han valorado muy positivamente las elevadas capacidades de almacenamiento en cuevas de sal que existen en el país.

foto
El estudio prevé un l incremento del uso del hidrógeno en el ámbito de la movilidad durante las décadas de 2030 y 2040,

Los Países Bajos, Gran Bretaña y Noruega presentan también un elevado potencial tanto para el hidrógeno verde como para el azul, dado que, a diferencia de Alemania, las políticas públicas de estos países no solo apuestan por el hidrógeno verde. Y es que estos tres países poseen una larga trayectoria en la producción de gas natural, por lo que cuentan con un gran potencial para la captura y almacenamiento de CO2 (CCS). Aunque el Reino Unido no ha marcado aún una estrategia clara para el hidrógeno, en estos momentos se están valorando diferentes modelos de negocio y programas de incentivos. Es probable que a lo largo de 2021 se den a conocer más detalles al respecto. Noruega es líder en Europa en el ámbito de los vehículos con pila de combustible y es el primer país que opera una flota de camiones de hidrógeno.

Francia, España y Portugal también presentan un elevado potencial en relación con el hidrógeno verde. Está previsto que para 2050 los tres países hayan incrementado exponencialmente sus capacidades de producción de energía solar y eólica. En el caso de España, se prevé que en 2040 haya multiplicado por cinco sus capacidades en el campo de la energía solar. Esto conducirá, probablemente, a períodos prolongados de precios bajos de la electricidad, lo cual reduciría los costes operativos asociados a la producción de hidrógeno mediante electrólisis y, por tanto, aumentaría la rentabilidad. Francia, por sí sola, tiene previsto instalar hasta 2030 unas capacidades de electrólisis de 6,5 gigavatios, al tiempo que investiga la producción de hidrógeno mediante energía nuclear. El país tiene previsto invertir 7.000 millones de euros en proyectos de investigación relacionados con el hidrógeno.

“Es muy probable que el hidrógeno se convierta en una pieza fundamental del abastecimiento energético de Europa”, concluye Esser en base a los resultados del estudio realizado. “El hidrógeno no solo permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que genera un potencial de mercado con un volumen de negocio muy interesante. Para aprovechar este potencial, sin embargo, es preciso contar con la implicación temprana de los gobiernos, con cambios sistemáticos en el enfoque energético actual y con inversiones considerables por parte del sector privado. Se trata de encarrilar correctamente el entusiasmo que existe en estos momentos por el hidrógeno y aprovechar el impulso.”

Según estimaciones de Aurora Energy Research, en 2050 la demanda de hidrógeno se habrá multiplicado por ocho, hasta alcanzar los 2.500 TWh anuales, lo cual equivale a un volumen de negocio de más de 120.000 millones de euros.

El estudio prevé que España en 2040 haya multiplicado por cinco sus capacidades en energía solar, lo que supondrá precios bajos de la electricidad, reduciendo los costes operativos asociados a la producción de hidrógeno mediante electrólisis y, por tanto, aumentando la rentabilidad