Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
La producción recupera el ritmo entre fuertes medidas de seguridad

La ‘nueva normalidad’ en el sector agrícola

Ángel Pérez22/05/2020

La producción de alimentos no se ha detenido en ningún momento, pero al mismo tiempo los fabricantes y empresas relacionadas con el sector de la mecanización agraria, consideradas esenciales en España y en muchos otros países, han tenido que afrontar en paralelo un proceso de reconversión interna que prioriza la salud de los trabajadores tratando de mantener la rentabilidad del negocio. El escenario ha cambiado, lo ha hecho bruscamente y, además, para quedarse. Estamos ante lo que algunos llaman la ‘nueva normalidad’.

Cualquier empresa, para mantener o retomar su actividad, ha tenido que implementar medidas de seguridad dirigidas a preservar la salud de los trabajadores y evitar una nueva propagación del COVID-19.

Poco a poco se van solucionando las interrupciones sufridas en las cadenas de suministros, y todavía se necesitará mucho tiempo y esfuerzos antes de que la industria pueda volver a una situación más normal para la producción, distribución y mantenimiento de equipos agrícolas.

En este período del año, con la temporada de cosecha ya en marcha para numerosos cultivos, la necesidad de mantener la maquinaria agrícola en funcionamiento sigue siendo crucial.

foto
Fábrica de Massey Ferguson en Beauvais (Francia).

La hoja de ruta europea establece los principios clave que los Estados miembros deben tener en cuenta:

  • Criterios epidemiológicos que muestran que la propagación de la enfermedad ha disminuido y se ha estabilizado significativamente durante un período sostenido.
  • Suficiente capacidad del sistema de salud, teniendo en cuenta la tasa de ocupación de las unidades de cuidados intensivos, la disponibilidad de trabajadores sanitarios y material médico.
  • Capacidad de monitorización adecuada, incluida la posibilidad de prueba a gran escala para detectar y aislar rápidamente a las personas infectadas, así como el seguimiento y localización.
  • Ciencia y salud pública, considerando que poner fin a las medidas restrictivas implica equilibrar los beneficios sanitarios con los impactos sociales y económicos.
  • Coordinación entre Estados miembros, para evitar efectos negativos. Este es un asunto de interés común.
  • Respeto y solidaridad. Antes de relajar o levantar medidas impuestas, los Estados miembros deben notificarlo a su debido tiempo al resto de países y a la Comisión, considerando sus puntos de vista.

El proceso de confinamiento gradual ha traído consigo medidas de acompañamiento, como la recopilación de datos armonizados y el desarrollo de un sistema de informes y seguimiento de contactos, incluso con herramientas digitales que respeten completamente la privacidad de los datos. También se ha ampliado la capacidad de prueba y armonización de las metodologías utilizadas. La Comisión Europea, en consulta con el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, adoptó Directrices específicas sobre diferentes pruebas de coronavirus y su aplicación.

En este escenario, es relevante la capacidad de recuperación de los sistemas nacionales de atención sanitaria, en particular para abordar el aumento previsto de infecciones después de levantar las medidas restrictivas, así como continuar reforzando las capacidades de los equipos médicos y de protección personal, junto al desarrollo de tratamientos y medicamentos seguros y efectivos, acelerando la introducción de una vacuna para poner fin al coronavirus.

Rebajar las medidas de contención

El proceso de desconfinamiento está en marcha, pero debe hacerse de forma escrupulosa. La CE ha trazado una hoja de ruta donde enumera las recomendaciones concretas que los Estados miembros deben tener en cuenta al planificar la eliminación de las medidas de contención y recuerda que la acción debe ser gradual, en diferentes pasos, con tiempo suficiente entre ellas para medir el impacto. Las medidas generales deben reemplazarse progresivamente por otras específicas, intensificando la limpieza y desinfección periódicas de centros de transporte, negocios y lugares de trabajo.

Los controles fronterizos internos deben levantarse de manera coordinada, una vez que la situación epidemiológica de las regiones afectadas así lo permita. Las fronteras exteriores quedan para una segunda fase.

foto

Los trabajadores de los diferentes departamentos deben adaptarse a las nuevas circunstancias, como en este caso los del 'call-center' de Chaparro Agrícola e Industrial.

Adaptación en el sector agro

La producción de alimentos se ha mantenido constante en todo momento y en ningún momento se han producido problemas de abastecimiento a la población. Esto ha sido gracias al enorme esfuerzo realizado por agricultores y ganaderos, piezas clave en esta crisis. Junto a ellos se han mantenido sus proveedores de servicios y recambios, para poder dar respuesta ágil ante cualquier contratiempo o necesidad de reparación o sustitución de piezas.

En España, en buena parte gracias a la gestión de la Asociación Nacional de Maquinaria Agropecuaria, Forestal y de Espacios Verdes (Ansemat), se incluyó al sector de la maquinaria agrícola entre los esenciales en los momentos más duros, cuando el país se mantuvo ‘cerrado’ y la economía detenida en aplicación del estado de alarma a partir del 14 de marzo.

No pueden decir lo mismo en otros países vecinos, y más industrializados que nosotros desde el punto de vista agrario, como Italia, donde los fabricantes se vieron obligados a echar el cierre total de sus instalaciones. También se vieron afectadas plantas de montaje situadas en otros países, como Francia, Alemania o Reino Unido, que durante un tiempo interrumpieron su actividad en buena parte debido a los problemas de suministro de recambios, los cuales llegan en gran medida de Asia y de la propia Italia.

Desde finales de abril y primeros de mayo se ha retomado la actividad en las fábricas, gracias a que también lo hacen sus proveedores de todo el mundo, cumpliendo los plazos de entregas de recambios. Lo hacen entre fuertes medidas de seguridad y control sanitario, así como cambios sustanciales en los métodos de producción. AGCO/Fendt ha introducido dos turnos en el montaje de tractores con el fin de asegurar la protección de los empleados y proporcionar una capacidad de producción adicional para atajar al menos parcialmente el retraso acumulado. “De este modo, nuestros concesionarios podrán entregar pedidos a sus clientes tanto de tractores como de otros productos y nosotros seguir garantizando nuestra aportación a la producción de alimentos, considerada esencial por el Gobierno”, señala el presidente, Christoph Gröblinghoff.

foto
Control de acceso restringido y regulado en una de las fábricas de AGCO/Fendt.

Pero las compañías tienen claro que la producción debe recuperar su ritmo preservando en todo momento la salud de los trabajadores. En Argo Tractors (Landini, McCormick, Valpadana), todas sus fábricas se desinfectan con una solución a base de cloro: las líneas de producción con un tractor y un pulverizador, mientras que las oficinas con pulverizadores de hombro. Junto con una máscara, se entregan unas reglas puntuales a cada empleado al acceder a las instalaciones: distanciamiento social con los compañeros; medición de la temperatura corporal; lavarse las manos con frecuencia y desinfectar el lugar de trabajo, usar guantes de trabajo y siempre con mascarilla.

La predisposición de los trabajadores está siendo también fundamental en esta vuelta a la actividad. “Nuestro personal motivado ayuda también por no dudar en reorganizar los turnos y los horarios para asegurar el buen funcionamiento con la máxima seguridad”, afirma Didier Joskin, CEO de la multinacional belga que lleva su apellido, especializada en remolques y cisternas agrícolas. “El teletrabajo se maximiza, aporta ventajas en muchos casos, pero no resulta sencillo ni ideal en muchas otras situaciones”, prosigue. En la empresa piensan que antes o después la vida retomará su curso y “la economía volverá a girar de una manera o de otra”. “Algunos querrán dibujar un escenario 'post-coronavirus' diferente al anterior, pero al menos al principio, la ecuación probablemente tendrá pocos cambios. Los gobiernos tendrán que reactivar sus economías nacionales, aunque el momento y la situación variarán de un mercado a otro", señala Pierre Demiano, adjunto a la dirección.

foto

En el campo también se adaptan. En la foto, de Asaja Cádiz, trabajadores de la empresa Hortícola Flora reciben sus mascarillas.

Fabricación en España

En nuestro país la situación es muy similar. Grandes fábricas, como la de John Deere en Getafe (Madrid), que suministra componentes esenciales a otras plantas de la propia multinacional en diferentes partes del mundo, ha mantenido la actividad industrial ajustando los niveles de producción a las necesidades reales. Eso sí, lo hace desde el primer momento a través de un riguroso protocolo de normas de prevención para minimizar el riesgo de contagio entre la plantilla, salvaguardando la salud, seguridad e integridad de sus más de 1.000 empleados.

Aparte de las normas sobre distancia de seguridad y uso de sistemas de protección personal, la dirección ha fijado otra serie de medidas de seguridad adicionales agrupadas en: laborales (como la posibilidad de teletrabajar para los empleados cuyo puesto lo permita o el cambio de horario de los turnos para evitar que se solapen); sanitarias (control de la temperatura antes de entrar en la fábrica o pantallas de protección anti salpicaduras para el personal de mantenimiento que realice trabajos en proximidad); e higiénicas (aumento del personal de limpieza para garantizar la desinfección de las áreas comunes).

“Ahora mismo nuestra prioridad es la salud y seguridad de nuestros empleados y sus familias. Por eso hemos desarrollado una serie de protocolos de seguridad, con el objetivo de blindar un entorno seguro, que genere confianza para nuestra plantilla”, declara el director general de la fábrica, Mario de Miguel.

foto
Pulverizadores Fede ha instalado un sistema que permite medir la temperatura rápidamente.

Pero en nuestro país lo que más abundan son las pequeñas y medianas empresas, para quienes este proceso de adaptación supone un hándicap adicional, aunque también han aplicado estrictos protocolos. En Talleres Benavides se han ajustado los horarios de trabajo para implantar la jornada continua —evitando así la coincidencia en zonas comunes— y que no coincidan más de dos trabajadores en los vestuarios.

Este fabricante leonés de remolques basculantes, remolques plataforma, esparcidores de estiércol y equipos de aplicación de fitosanitarios también regula el acceso del público a sus instalaciones, con las limitaciones impuestas por las autoridades en función de la fase aplicada en su territorio. Sea como fuere, tienen preparadas todas las medidas de seguridad, como geles, guantes, mascarillas si fueran necesarias para los clientes, mamparas de separación en la zona de recambios, donde el cliente realiza los pedidos y el pago o, incluso, adhesivos en el suelo para mantener las distancias de seguridad.

foto

Respetar la distancia de seguridad ha pasado a ser una de las prioridades en las fábricas, como en esta de Talleres Benavides.

“El impacto que está teniendo esa situación en la agricultura y, por lo tanto, en la fabricación y reparación de maquinaria agrícola, se empieza a notar en las ventas”, explica José Luis Benavides. “En nuestro caso han descendido un 30% y la reparación se mantiene. Creo que es pronto para hablar de cifras, dependerá del rumbo que tome el COVID-19 en un futuro, ya que si las noticias al respecto no son esperanzadoras en los próximos meses, la repercusión en la agricultura y ganadería será devastadora, sobre todo en lo que tiene que ver con la venta de alimentos a hostelería”. El gerente de esta empresa fabricante castellano-leonesa quiere ser optimista, porque “ni una pandemia sanitaria a nivel mundial ha podido parar la agricultura y ganadería, eso quiere decir que sin ellas no se puede vivir, por lo tanto, me considero un privilegiado de poder trabajar en tiempos de coronavirus”.

Recambios

El sector del recambio, que tanta importancia tiene en el agro nacional, también está sabiendo adaptarse a la nueva normalidad. En Chaparro Agrícola e Industrial han implantado una serie de medidas que afectan a todos los departamentos de la empresa, entre ellas la incorporación de dos especialistas de recambios para dar mayor soporte a los clientes.

En el servicio de recepción de llamadas, cada empleado trabaja en su puesto, que está cerrado por tres lados y, por lo tanto, están aislados del resto. El personal de almacén desempeña su labor con mascarilla y pantallas protectoras, cada uno en su mostrador, separados entre sí. En la zona de fabricación cada empleado trabaja en su torno/centro, con desinfección de los mandos del torno, herramientas y demás utensilios compartidos antes y después de cada turno.

Todos los departamentos tienen a mano dispensadores de gel y, en caso de que cualquier trabajador deba abandonar su puesto, está obligado a utilizar mascarilla.

foto
Preparación de un pedido en la empresa de recambios Chaparro Agrícola e Industrial.
Limitación en el acceso a las instalaciones en función de la fase en vigor en Olías del Rey (Toledo), municipio donde se halla la empresa. Toda la mercancía que se recepciona del exterior (no desde fábrica), se pulveriza el embalaje con agua y lejía y se deja 2-3 días antes de su apertura. La mercancía se deposita en la zona de picking y los propios transportistas se ocupan de la carga. En caso de que alguno de nuestros trabajadores tenga que ayudar en la tarea o cargar mercancía pesada con las carretillas, ambos usan mascarillas y se mantiene la distancia de seguridad.

“La agricultura es un sector primario y, por lo tanto, sigue adelante. Ahora estamos a puertas de la cosecha de cereal y, en estas fechas, el trabajo se hace más intenso y, por suerte, seguimos trabajando con la mayor ‘normalidad’ posible, adaptando el trabajo a la situación que nos toca vivir”. La directora de Exportación, Fátima Chaparro, observa el futuro “más digitalizado”, y cree que “el tránsito de personas se va a reducir bastante y vamos a orientarnos más a las gestiones on-line, en todos los aspectos”.

Distribución

Una gran parte de los tractores y la maquinaria agrícola que se comercializa en España llega del exterior. Es evidente que durante este tiempo se están produciendo retrasos en las entregas, por las interrupciones en fábrica y las dificultades logísticas.

Pero los importadores y las redes de distribución, que a fin de cuentas son quienes más cerca se encuentran en el día a día de los agricultores y ganaderos, han mantenido su actividad, asegurando el servicio posventa y reforzando los canales digitales, para facilitar la comunicación. “Adaptamos todo nuestro software para que gran parte de nuestro equipo trabajara online con eficiencia y seguridad”, explica Pascual Galindo. “Y con respecto a los que necesariamente tenían que trabajar en nuestras instalaciones y/o fuera de ellas (posventa y servicio técnico) creamos un sistema de turnos para que no coincidieran las personas, así como adoptamos todas las protecciones y medidas de seguridad protocolizadas frente al COVID-19, minimizando los riesgos de contagio”.

foto

El teletrabajo es una alternativa que también ha cobrado protagonismo en el sector agro.

AG-Group, importador oscense de una amplia gama de máquinas agrícolas, desarrolló internamente un plan estratégico global frente a esta situación, garantizando la viabilidad y el futuro del negocio. “Más allá del proceso de adaptación emprendido por las empresas, está la evaluación del impacto económico provocado por la pandemia”, comenta su CEO.

“Quizá sea aún demasiado pronto para sacar conclusiones, pero como todos los sectores en Europa, los daños se dejan ver en las cifras. Los gráficos de registros de maquinaria presentan un terrible diente de sierra, con el hundimiento sufrido especialmente durante la segunda mitad de marzo, que en algunos países se ha prolongado hasta algunas semanas de abril. A partir de ahí se vislumbra la recuperación. Veremos qué dibujo nos siguen ofreciendo las cifras. En España, ANSEMAT lanzó un mensaje positivo con las cifras de abril y mayo, poniendo de manifiesto el crecimiento sostenido”.

Vehículo eléctrico de desinfección Sanifort, comercializado por AG-Group, para tareas de desinfección en empresas, ayuntamientos, colegios...

Al servicio de la sociedad

El compromiso del sector agrario con la sociedad es incuestionable. La crisis del COVID-19 saltó en plena campaña nacional e internacional de protestas en reclamación de unos precios justos para sus productos. Todo aquello ha quedado —de momento— aparcado para centrarse al 100% en lo prioritario, que es proveer de alimentos seguros a la población. Pero no solo eso, muchos agricultores y ganaderos de toda España y en otras partes del mundo no han dudado en poner sus tractores y equipos de tratamiento a disposición de las autoridades para realizar trabajos de desinfección de espacios públicos.
foto
El presidente del Grupo ADR, Flavio Radrizzani —derecha— con material sanitario recibido de China y donado por su compañía.

Y no solo eso: también han sido muchas las compañías que han efectuado donaciones. Unas lo han hecho de forma directamente monetaria, otras como la italiana ADR, especialista en la fabricación de ejes, frenos, suspensiones y componentes integrables, aprovechó su implantación en China, con una importante red de proveedores desarrollada desde hace lustros, para agilizar la llegada a Italia de material sanitario por un valor de 150.000 euros.

Y muchas otras han puesto a disposición su experiencia y conocimiento para comenzar a producir material de seguridad. Así se ha hecho en Beauvais, sede europea de Massey Ferguson, donde se han impulsado iniciativas para ayudar a la sociedad, como donaciones de gafas de protección, guantes, monos y pantallas de protección facial impresas en 3D, todo ello destinado al personal sanitario.

Empresas o entidades relacionadas

Agriargo Ibérica, S.A.
Asociación Nacional de Maquinaria Agropecuaria, Forestal y de Espacios Verdes
Chaparro Agrícola e Industrial, S.L.
Fendt - (Agco Iberia, S.A.)
Joskin, S.A.
Massey Ferguson - (Agco Iberia, S.A.)

TOP PRODUCTS

Motor

Secodi Power Systems

Motor

ENLACES DESTACADOS

Sant Miquel - Eurofruit (Fira de Lleida): 24 al 27 /09 / 2020Covid 19

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS