Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Motivado por un cambio importante en los hábitos modernos del consumidor lácteo

España consume 50% más leche que en 1960

Redacción Interempresas02/12/2010

2 de diciembre de 2010

La marca ‘Tetra Pak’, a través de la socióloga Elena Espeitx, han llevado a cabo una exhaustiva radiografía de la evolución positiva del consumo de leche y sus derivados líquidos en la sociedad española del último medio siglo, con resultados altamente clarificantes sobre su comportamiento alimenticio.

Entre las preocupaciones más lógicas que el ciudadano moderno tiene en sus prioridades encontramos el cuidado de su alimentación, ya que innumerables estudios científicos y sociales a lo largo de los años le ha dado la razón a aquellos que apuestan por una sana alimentación para acometer exitosamente todos los retos de la vida. Uno de los alimentos en los que los españoles han modificado más positivamente sus hábitos de consumo a lo largo de estos últimos cincuenta años ha sido la leche. Recientes estudios llevados a cabo por la socióloga Elena Espeitx para la marca de procesado y envasado de alimentos ‘Tetra Pak’ indican que el consumo de lácteos ha aumentado en un 50,5% entre 1960 y 2009, lo que se traduce en una elevación del consumo per cápita de 59,8 litros a casi 90 litros anuales.

El estudio que lleva por nombre ‘50 años del consumo de leche en España’ comprueba que este incremento se ha debido básicamente a hechos como la mejora en la alimentación, la mayor accesibilidad del producto y a las nuevas tecnologías de tratamiento y envasado, a la par de las inquietudes del español por su salud y bienestar, por evitar el exceso de peso, por buscar el placer en el paladar y debido tanto a la mejor distribución del presupuesto doméstico como a la alta seguridad alimentaria.

Muchos factores sociológicos han incidido en este asombroso encumbramiento del consumo lácteo, según lo explica Espeitx en su estudio. Entre los que tienen mayor incidencia sin duda, hallamos la migración a las ciudades, la modificación de la jornada laboral y la incorporación femenina al trabajo. Esto motivó a la industria a conseguir opciones cómodas y prácticas para disponer de alimentos de mayor duración en los hogares y que a su vez, sean prácticos de transportar.

Antes de la década del sesenta el consumo de leche estaba muy ligado a la cercanía de la población a explotaciones ganaderas, pero con el paso de la ruralidad a la urbanidad se hizo fundamental hacerle llegar este elemento a la ciudadanía. El avance en la tecnología resultó clave a la hora de acercar el producto al consumidor, por lo que el sistema ‘UHT’ de almacenamiento sin frío vino a protagonizar la cotidianidad de la leche y de los lácteos líquidos. Igualmente el empleo del cartón en la fabricación de envases y contenedores optimizó la situación.

La concienciación del núcleo familiar en temas como la progresiva reducción en sus miembros y las preferencias alimenticias que llevan a crear leches con zumo o batidos frutales, amén del incremento en la esperanza de vida, ha signado el progreso de esta industria, añade el mencionado estudio.

En este sentido, Adolfo Orive, director general de Tetra Pak Iberia enfatizó que “hemos ido respondiendo con nuevos diseños e innovaciones a los cambios sociales y a las necesidades reales de los consumidores, de esta manera, crecemos al ritmo de la sociedad española”.

Factores sociológicos han incidido en este encumbramiento del consumo lácteo, tales como la migración a las ciudades, la modificación de la jornada laboral y la incorporación femenina al trabajo

El consumidor lácteo ha evolucionado con las décadas

Esta afirmación se desprende del mencionado estudio ‘50 años del consumo de leche en España’ que explica que en 1960 solamente se comercializaba la leche entera y que los avances tecnológicos han permitido que en la actualidad exista una gama amplia de productos que segmentan el mercado. De igual manera, revela que los principales consumidores lácteos siguen siendo los hogares con hijos de todas las edades lo cual representa un 67,4% del consumo total. Sin embargo, los hogares tradicionales siguen optando por la leche entera, aunque cada vez más se combina con semidesnatadas, con desnatadas o con leches enriquecidas.

La preocupación por la salud ha tornado igualmente la mirada del consumidor a la leche por lo que tiende a buscar productos enriquecidos como la leche con calcio o con omega-3 y la deslactosada. Más recientemente han tenido éxito también, continúa el estudio de Elena Espeitx la combinación de leche con zumos de fruta. La imagen corporal y el exceso de peso son razones relevantes a la hora de seleccionar cuál leche se consumirá, por lo que no sorprende conocer que la leche semidesnatada y la desnatada suman en conjunto un 51,8% del consumo frente a un 26,8% de la entera.

El blanco producto ha sabido también adaptarse a todos los bolsillos familiares con costos bastante permisibles así como la fiabilidad de la población en el tratamiento UHT que lleva vigente más de 40 años en la conservación de líquidos.

foto
Las nuevas generaciones han ido modificando sus hábitos de consumo.

Datos de consumo de leche en 2009 (según Kantar Panel de Hogares)

· Consumo total: 4.097 millones de litros de leche líquida (Fuente Compass)

· Distribución:

- 78,60% en la categoría de 'leches tradicionales':

     · 33,8% leche semidesnatada

     · 26,8% leche entera

     · 18% leche desnatada

- 21,4% en la categoría de 'leches enriquecidas':

    · 13% Enriquecida con calcio

    · 3,7% Enriquecida con Omega 3

    · 3,2% Otras leches enriquecidas

    · 1,5% Leche corta vida