Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Los trabajadores del comercio de alimentos están en primera línea de servicio durante la pandemia

La COVID-19 y el sector del comercio minorista de alimentos

Carmen Orús09/02/2021
Los trabajadores del comercio de alimentos están en primera línea de servicio durante la pandemia. Son esenciales para garantizar la seguridad alimentaria pero corren un alto riesgo de contaminación. Los equipos de protección personal y los protocolos de higiene son básicos para ejercer esta actividad.
foto
Elegir la fruta sin guantes es un riesgo.
Sin fecha segura sobre el porcentaje efectivo de vacunación entre la población, con nuevos rebrotes y más restricciones anunciadas, son muchas las incertidumbres, las dudas e inquietudes que se presentan, en una actividad en la que la proximidad, la cercanía y la confianza con los clientes son fundamentales.

Para ayudar a los comercios minoristas a adoptar las medidas de seguridad y saneamiento más adecuadas, Unión de Mutuas ha elaborado una Guía de Buenas Prácticas para el Sector Comercio, enfocada hacia los empresarios, los trabajadores, pero también a generar la confianza y la seguridad de los consumidores.

Así la guía incide en la importancia de que empresas, trabajadores y clientes, cumplan con las medidas de limpieza y desinfección, uso de mascarillas, y uso de soluciones para la higiene de manos antes de entrar en las tiendas y antes de probarse o manipular artículos. Además de los desinfectantes, destaca evitar la manipulación de los productos por parte del cliente.

Es responsabilidad del cliente ejercer una forma de comprar segura

Antes de salir de casa, conviene tener una cosa clara: cuanto más tiempo pasemos haciendo la compra, mayor será el riesgo que corramos y la posible exposición al virus.

Una planificación adecuada que incluya el menú de los próximos días y una lista de la compra detallada son fundamentales. Y, ante todo, “comprar lo normal, no cantidades ingentes de comida que no nos van a hacer falta”, argumenta Gemma del Caño, experta en seguridad alimentaria. “Lo ideal sería ir cada cuatro o cinco días; no a diario. No necesitamos pan todos los días…”. Se puede congelar o comprar pan de molde integral. También podemos incluir productos como conservas de verduras, caldos o pasta”.

foto
Una actuación correcta.
Es muy recomendable que para la compra se use una bolsa propia. Aparte de evitar el consumo innecesario de plásticos, así podrás ir y volver sin necesidad de tocar los carros o cestas de la compra (aunque estén desinfectados). Dependiendo del establecimiento o de la hora a la que acudas, puede ser que el acceso esté restringido, a fin de evitar las aglomeraciones de clientes y que se pueda mantener la distancia de seguridad necesaria (de al menos un metro) para prevenir contagios. Y una vez dentro, conviene no tocar nada, excepto los productos que se adquieran, eligiéndolos con la vista y sin andar separándolos para, por ejemplo, coger el que está detrás.

Cuidados dentro del súper

Recuerda que, por muchas precauciones que tomes, algún producto (o superficie) puede estar contaminado. Conviene andar por la parte central del pasillo, para evitar toser o hablar encima de los productos; respetar siempre la distancia de seguridad (sobre todo en áreas como la carnicería y la pescadería, donde tendemos a olvidar estas precauciones); y evitar en todo momento llevarnos las manos a la cara, porque no podremos lavarnos las manos hasta llegar a casa, que es realmente lo más efectivo para eliminar la presencia de coronavirus.
Algunos establecimientos distribuyen guantes desechables a la entrada, aunque también podemos dirigirnos directamente a la frutería y coger nosotros mismos un par del dispensador. No obstante, para seleccionar la fruta y la verdura, el uso de guantes es siempre necesario. Como medida de precaución adicional, asegúrate de no abrir la boca mientras estés eligiendo. Cuando estemos listos para pagar, se debe evitar en la medida de lo posible el uso de monedas o dinero en efectivo, porque es una posible vía de transmisión (no solo de este, sino de cualquier otro microorganismo patógeno). “No solo por nosotros, sino también para proteger al personal de caja. Es mejor pagar con una tarjeta de crédito contactless o con el móvil, para evitar tocar el datáfono”, advierte Del Caño.
foto
En primera línea, los vendedores. Necesitan nuestro apoyo.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Entrevista a Núria Fuster, directora de Bioser

“Como expertos en seguridad alimentaria queremos ayudar a los laboratorios de análisis y a los departamentos de calidad a optimizar sus recursos y adaptarse a las nuevas demandas del mercado”

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS