Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
La exportación de la industria agroalimentaria española alcanza cifras record

Oportunidades para alimentos y bebidas con certificación Kosher en Estados Unidos

Nina Jareño22/01/2015

La palabra Kashrut significa ‘correcto’ o ‘apropiado’ y se refiere a los preceptos judíos que determinan con precisión qué alimentos se puede y no se puede ingerir, es decir, cuáles cumplen con los preceptos de la religión. Aquellos que los cumplen son denominados Kosher. En Estados Unidos existen más de 100.000 productos con certificación Kosher y, a nivel mundial, el mercado se estima en unos 600 mil millones de dólares anuales.

El pasado 16 de enero, ICEX organizó en Barcelona el seminario ‘Oportunidades para alimentos y bebidas con certificación Kosher en Estados Unidos’ en el que participaron importantes personalidades, empresas y representantes de la comunidad judía española. Fernando Vidal Folch, de la Dirección Territorial de Comercio del ICEX, destacó la gran oportunidad que representan los productos Kosher para las empresas españolas, puesto que la exportación de la industria agroaliemtaria del país está alcanzando “cifras muy positivas con previsión de crecimiento”.

En 2014, las exportaciones de este sector sumaron un total de 32 millones de euros, un 3,6% más que en 2013, situando esta industria por encima del resto en nivel de exportación. “Francia, Alemania, Portugal, Países Bajos y Reino Unido son los principales destinos de nuestro producto agroalimentario”, destacó Vidal Folch.

“El cambio en el sector agroalimentario español es una realidad. Abrir mercados fuera es un camino que acabamos de empezar. Los resultados del 2014 son muy buenos, nos hemos consolidado en Asia como el principal exportador de aceite y de vino. Ofrecemos calidad y el mundo empieza a saberlo”, explicó Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio. “La liga mundial del comercio se juega en Estados Unidos, país en el que nuestra industria agroalimentaria tiene muchas ventajas. Asia y América son el presente y el futuro”, concluyó.

foto
Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio, e Inés Menéndez de Luarca, directora de la división de Alimentos y Gastronomía de ICEX.

¿Qué se entiende por producto Kosher?

Los alimentos de la dieta Kashrut se clasifican en 3 categorías: lácteos (jalabí), cárnicos (basarí) y neutros (parve). Los alimentos neutros pueden ser consumidos con los lácteos y cárnicos, pero existe la tajante prohibición de mezclar cárnicos con lácteos. Los cárnicos permitidos son los provenientes de animales rumiantes y con pezuña partida. Las aves permitidas son las que no son carroñeras y, en ambos casos, los animales deben ser sacrificados de acuerdo a la Halajá. En cuanto a los pescados, éstos deben tener escamas y aletas. Los insectos y gusanos están prohibidos, al igual que el marisco. Asimismo, el proceso de elaboración del vino debe ser llevado a cabo en su totalidad por judíos desde el momento en que se pisan las uvas y hasta su embotellamiento.

Cuando un producto recibe el sello Kosher significa que respeta los preceptos de la religión judía y que se considera puro y apto para ser consumido. Aunque existen distintos sellos reconocidos en el mundo (K, OU…), en Estados Unidos es imprescindible contar con el OU ya que no solo especifica que el alimento respeta la religión sino que el procesado se ha llevado a cabo con un equipo exclusivo para productos Kosher.

foto
Los productos Kosher pueden exportarse con la colaboración de la Federación de Comunidades Judías y la Cámara de Comercio España-Israel.

Productos más allá del consumidor judío

En general, solo el 20% de los consumidores de productos Kosher son de religión judía. El 62% de consumidores de estos productos no los compran por motivos religiosos, sino por percepción de calidad. Lo consumen judíos, musulmanes, personas con ciertas intolerancias, veganos, algunas corrientes cristianas… Según una encuesta realizada por Mintel, el 55% los consume por motivos de salud y seguridad; un 38%, por su carácter vegetariano; el 35%, por sabor; el 16%, por adaptarse a la dieta halal; otro 16%, por sus características de producción; el resto, por su calidad, por seguir la normativa Kashrut o por otras convicciones religiosas.

“El 87% de los consumidores Kosher no saben lo que realmente significa esa palabra, simplemente consumen estos productos porque los relacionan con calidad, tienen una percepción positiva y beneficiosa para la salud. Es un elemento que ayuda a crear confianza en el producto”, indicó Jeffrey Shaw, director de Foods From Spain de ICEX en la oficina comercial de España en Nueva York.

Los productos Kosher son también requeridos por consumidores preocupados por el sufrimiento animal. En los últimos años, estos productos han sido los más populares por delante de productos ‘naturales’, ‘sin aditivos’, ‘sin conservantes’ u ‘orgánicos’.

foto

Samuel Bengio, de la Federación de Comunidades Judías de España, Fernando Vidal Folch, de la Dirección Territorial de Comercio de ICEX, y Jeffrey Shaw, director de Foods From Spain de ICEX en la oficina comercial de España en Nueva York, inauguraron el seminario.

Certificación Kosher, una oportunidad real

“A escala global, el mercado Kosher alcanza los 600 millones de dólares anuales”, afirmó Samuel Bengio, de la Federación de Comunidades Judías en España. Los principales mercados consumidores son Israel (46%), EE UU (39%), Francia y Canadá. Sólo en EE UU existen más de 100.000 productos con esta certificación, 7.500 nuevos cada año, y hay entre 12 y 15 millones de consumidores fieles (6 de ellos, judíos). Se estima que 29 millones de habitantes norteamericanos consumen de forma ‘habitual’ estos productos, sobre todo en Nueva York, Nueva Jersey, Florida, California, Columbia, Massachussets y Maryland, estados con mayor población judía. Por ello, 20 estados tienen leyes especiales para productos Kosher.

“La crisis del 2008 afectó al sector, pero nos hemos recuperado y hay mucho optimismo. El 10% del mercado cambia anualmente, lo que significa que hay oportunidades reales de presentar nuevos productos”, señaló Samuel Bengio. “En el mercado Kosher hay pocas marcas blancas, aunque van creciendo, porque el consumidor busca la confianza del productor. Es un mercado saturado si se ofrece lo mismo, pero que acepta muy bien las novedades. Si se encuentran los incentivos correctos y se conocen las necesidades del consumidor, es fácil entrar”, puntualizó.

El promedio de productos Kosher en supermercados de EE UU es de 25.000. Muchos consumidores han manifestado que comprarían más a menudo si hubiese más diversidad de productos. 18.000 de los 30.000 supermercados tienen una sección especial dedicada a estos productos: Pathmark, Wal-Mart, Shoprite y Alberstons son algunos de los que tienen estos departamentos.

Kashrut en España

La Federación de Comunidades Judías de España, a través de personal cualificado, supervisa la Kashrut desde el comienzo del proceso de producción hasta el envasado. “Sin la certificación, la exportación de estos productos es casi imposible”, afirmó Samuel Bengio. “España es un gran fabricante y exportador de productos alimentarios pero el conocimiento de las oportunidades de exportación Kosher es desconocida. Con la homologación OU, ofrecemos una plataforma de supervisión encabezada por el Rabinato de Madrid para fomentar estos productos”.

Hilario Chiné, director comercial de Granovita, exportador de productos Kosher de España a EE UU, indicó que “la marca España está muy valorada en EE UU por lo que es un buen momento para exportar, las expectativas de futuro son muy positivas y las oportunidades son reales. Si aterrizas en EE UU con un producto Kosher la venta es más sencilla, la introducción más fácil y la distribución casi asegurada. El mercado norteamericano es muy competitivo, pero el Kosher nos ha permitido entrar”.

David Pérez, director de La Pontezuela, añadió que “las posibilidades de comercializar un producto si tienen la certificación Kosher aumentan mucho, el consumidor no quiere pagar más sin motivos pero el sello les genera el valor añadido de la confianza”. En esta línea, Finbarr González, director de Marketing de AgroSevilla expresó que “en EE UU se demandan productos Kosher, pero baratos”, a lo que el director de Exportación de la bodega Celler de Capçanes puntualizó que “no por ser Kosher un producto es más caro per se, sino por la calidad que ofrece. Muchos entienden el Kosher como el proceso de elaboración más antiguo del mundo, autóctono y natural, que evita el uso de fertilizantes o aditivos, y eso lo convierte en un referente”.

foto
La elaboración de vino Kosher requiera la supervisión de todo el proceso ya que deben realizarlo exclusivamente personas judías, y está prohibida la utilización de fertilizantes, clarificantes o cualquier producto químico artificial.

El proceso de certificación

La certificación Kosher se consigue mediante la aprobación del Rabinato de Madrid. Para ello, el primer paso es mandar una solicitud con información de la empresa demandante. Una vez recibida, el Rabinato realiza una inspección inicial y su consecuente evaluación. Si la empresa cumple todos los requisitos, se les hace llegar un contrato con el listado de materias primas e ingredientes aprobados, así como el listado de marcas y productos certificados y sus designaciones. Para terminar, se hace una inspección final y se procede a la certificación. Una vez se obtiene el certificado, se realizan auditorías anuales y se paga una cuota anual al Rabinato y otra a la certificación correspondiente (K, OU…).

“El proceso de certificación en La Pontezuela ha sido fácil, lo más complicado ha sido coincidir con el rabino pero en menos de dos meses lo tuvimos todo listo”, explicó David Pérez. “En el Celler de Capçanes no hay inversores ni trabajadores judíos, pero hemos invertido en esta comunidad por las posibilidades de negocio que ofrece. Eso sí, sin la certificación OU, este negocio no existe en EE UU” puntualizó Jürgen Wagner.

Finbarr González explicó que su cooperativa de aceitunas, AgroSevilla, dedica el 95% de su producción a la exportación. “Las variedades de uva que no tienen salida en España las exportamos, lo que permite dar una salida comercial a los agricultores. Nuestro principal destino, EE UU, es el mayor consumidor de aceitunas de mesa del mundo y todo lo que exportamos ahí cuenta con la certificación OU. Es fundamental”, concluyó.

foto
Hilario Chiné, director comercial de Granovita; Finbarr González, director de Marketing de AgroSevilla; Inés Menéndez de Luarca, ICEX; Jürgen Wagner, director de Exportación de Celler de Capçanes; y David Pérez, director de La Pontezuela explicaron sus experiencias en la exportación de productos Kosher de España a Estados Unidos.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Empack 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Recubrimientos barrera para envase flexible

El porcentaje de residuos reciclados debe aumentar hasta el 70% en 2030, desde el 44% actual, de acuerdo con un proyecto legislativo aprobado por el parlamento europeo recientemente

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS