Sáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas
Tienen un control inteligente inherente que ofrece la capacidad de informar al operador sobre su estado de carga y vida

Las tecnologías Li-Ion aumentan el rendimiento de los UPS

Saft Baterías

30/11/2018
Hoy en día, los data centers son vitales para la economía mundial. Casi todas las actividades digitales del mundo dependen de ellos. Por lo tanto, es importante evitar cualquier interrupción del funcionamiento de un data center.

Tener un sistema fiable de respaldo puede ayudar a reducir el riesgo de cortes energéticos y, por lo tanto, de interrupciones del funcionamiento. Es esencial, ahora más que nunca, cuando los operadores de los data centers tienden hacia mayores niveles de fiabilidad, eficiencia energética y prestaciones, debido a la creciente dependencia de datos y a una cada vez más estricta legislación medioambiental.

En términos de la infraestructura de UPS, existe una tendencia importante hacia la adopción de sistemas de baterías Li-Ion en los data centers que pueden representar por lo menos un 10 % de cuota de mercado en los próximos años.

En comparación con la electroquímica tradicional de plomo-ácido, el Li-Ion ofrece ventajas significativas especialmente para los UPS. Debido a su alta densidad energética, el Li-Ion ofrece más energía con un menor impacto ambiental y un menor peso con una vida útil más larga (más de 15 años) y menos mantenimiento.

Un ejemplo importante de la tecnología Li-Ion es el SLFP ('súper litio fosfato de hierro'), que es muy adecuado para los data centers, ofreciendo el máximo nivel de seguridad y de densidad energética con una larga vida útil. Esto es idóneo para aplicaciones críticas como los data centers donde la seguridad es primordial.

foto

Si se produce un corte, la tecnología Li-Ion permite a los sistemas de baterías recargarse rápidamente.

Las baterías Flex'ion con química SLFP, por ejemplo, ofrecen una alta disponibilidad - no existe el riesgo de muerte súbita, requieren poco mantenimiento e índices de descarga rápida, lo cual minimiza las posibilidades de un corte imprevisto.

Sin embargo, si se produce un corte, la tecnología Li-Ion permite a los sistemas de baterías recargarse rápidamente, lo cual incrementa la disponibilidad del sistema después de un corte o de una descarga. Las baterías Li-Ion Flex'ion solo tardan 75 minutos en recargarse, mientras que las baterías tradicionales VRLA requieren de 8 a 12 horas para su recarga. Existe incluso una versión de alta potencia de Flex'ion que se puede recargar en 15 minutos con un cargador inteligente.

La disponibilidad también aumenta gracias a la inteligencia incorporada denominada supervisión Intelli-Connect, que permite que la batería esté disponible incluso cuando el cargador está desconectado o se ha perdido la conexión del UPS.

Cuando se utilizan baterías de plomo-ácido en los data centers, los operadores deben aceptar el riesgo de la energía de respaldo o invertir en otros sistemas redundantes.

foto

Los operadores de los data centers pueden empezar a utilizar ahora baterías pequeñas y ligeras, ya que el Li-Ion tiene una mayor densidad de energía que las baterías VRLA.

Los sistemas de baterías Li-Ion tienen un control inteligente inherente que ofrece la capacidad de informar al operador sobre su estado de carga (SOC) y su estado de vida (SOH), así como de alarmas y de si se requieren componentes de repuesto. Como consecuencia, los operadores no malgastarán dinero en cambiarlos demasiado pronto, y además previenen la pérdida de energía de respaldo crítica. La tecnología Li-Ion y en particular la Flex'ion puede soportar una temperatura de funcionamiento continua de 35 °C a pleno rendimiento durante 20 años. La tecnología tradicional VRLA presenta por otro lado una vida útil reducida y un rendimiento degradado cuando funciona a temperaturas elevadas. Esto significa que los operadores deben invertir en equipos de refrigeración para resolver este problema, lo cual incrementa el consumo energético y reduce el PUE (Power Usage Effectiveness)

Como resultado, la instalación de una batería de Li-Ion permite ahorros en el sistema tanto en términos de CAPEX (gastos de inversión) como OPEX (gastos operativos) reduciendo por ejemplo el tamaño de un equipo de climatización (HVAC),

Los operadores de los data centers pueden empezar a utilizar ahora baterías pequeñas y ligeras, ya que el Li-Ion tiene una mayor densidad de energía que las baterías VRLA.

Es una oportunidad clave para que los operadores realicen enormes ahorros en infraestructuras.

Además, se dispondría de más espacio para los servidores u otros servicios mediante la implementación de la tecnología Li-Ion. Los sistemas Flex'ion, por ejemplo, son hasta tres veces más compactos y seis veces más ligeros que las baterías VRLA tradicionales.

Por lo tanto, merece la pena pensar en términos generales cuando se trata de elegir cuál es el sistema de baterías más adecuado para su data center.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

TektronixUn regalo cada día

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS