Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Veremos la llegada de una nueva generación de materiales más ligeros y seguros, cumpliendo con las demandas regulatorias más duras

Luces y sombras en el sector de automoción en 2018

Stefan Issing, global Industry Director for Automotive en IFS24/04/2018
Nuevos servicios basados en datos, materiales más resistentes, pero a la vez más ligeros y la rápida infraestructura construida entorno a los EV (Electric Vehicles), serán las tendencias que impactarán en la industria automovilística en los próximos años.

Aunque el sector de automoción a veces se considere conservador, la industria ha demostrado bastante agilidad a la hora de cambiar profundamente su ADN. Vemos, por ejemplo, el caso del fabricante de automóviles alemán, Opel, que se lanzó en 1863 a fabricar máquinas de coser y se pasó a los automóviles en 1899. O Peugeot, que pasó de moler maíz durante ochenta años, a fabricar vehículos en 1891. Por lo tanto, los líderes de automoción de hoy en día necesitan demostrar esa misma capacidad de recuperación, agilidad y adaptabilidad para no quedarse atrás mientras sus competidores invierten en nuevos servicios impulsados digitalmente.

Los ingresos por servicios aumentarán un 30% en 2018

Tomemos el ejemplo de Schaeffler Group, uno de los proveedores más importantes del mundo de rodamientos, embragues y sistemas de transmisión para la industria de automoción. En 2016, vendió piezas para automóviles por valor de 10,88 mil millones de dólares y anunció una nueva estrategia digital para sus operaciones. En octubre de 2017, Schaeffler adquirió Autinity Systems GmbH, una empresa alemana de IT especializada en la monitorización digital y el registro de datos acerca del estado de las máquinas.

Pero Schaeffler no está solo. Un cliente de IFS, pionero en el sector, firmó recientemente un importante contrato para no solo producir y suministrar piezas para el OEM (Original Equipment Manufacturer), sino que también recopila datos de las piezas y los utiliza para realizar servicios postventa para los concesionarios. Si suena futurista, piénselo de nuevo. Pasar, de simplemente producir componentes, a producir calendarios de clientes y manejar y administrar piezas de repuesto para el OEM, incluida la gestión de almacenes, requiere sistemas de gestión de negocios conectados.

Si no empieza hoy, mañana podría ser demasiado tarde. Repasemos las cifras; los vehículos de gasolina de hoy en día requieren alrededor de 30,000 piezas. Los vehículos eléctricos requieren alrededor de 12,000. Gran Bretaña y Francia comenzarán a eliminar gradualmente los coches de gasolina para el 2040. París afirma que quiere todos los vehículos eléctricos para 2030. Para los fabricantes de componentes, como los tubos de escape (que ni siquiera existen en los vehículos eléctricos), la servitización puede ser la solución. Pero necesita prepararse. Lleva tiempo integrar el tipo de software empresarial que garantizará la agilidad y la capacidad para este cambio. Esperar ya no es una opción.

foto
Los fabricantes del sector automoción necesitan adaptarse para no quedarse atrás mientras sus competidores invierten en nuevos servicios impulsados digitalmente.

Nuevos materiales más ligeros y resistentes: CFRP (Carbon Fiber Reinforced Plastic)

¿Qué prefiere: ligereza o seguridad? ¿Y por qué no elegir ambos? Durante muchos años los fabricantes de automóviles se han enfrentado a este dilema, y han tratado de satisfacer demandas conflictivas: una para vehículos más ligeros (que producen menos emisiones de CO2) y otra para vehículos más seguros (que, paradójicamente, requieren componentes más pesados).

En 2018 veremos la llegada de una nueva generación de materiales más ligeros y seguros, cumpliendo con las demandas regulatorias más duras, para hacer vehículos más seguros y que emitan menos CO2. Los materiales como el aluminio y el acero de alta resistencia se convertirán en estándar. Y el CFRP (Carbon Fiber Reinforced Plastic), polímero reforzado con fibra de carbono, excepcionalmente resistente y seguro, actualmente utilizado principalmente en automóviles deportivos, comenzará a usarse más en otro tipo de vehículos.

Un reciente estudio de Goldman Sachs, Cars 2025, muestra que el CFRP es actualmente 40 veces más caro por kilo que el acero normal. Además, se necesitan más habilidades especializadas y equipos para producir. Pero los desarrolladores están colaborando con universidades de toda Europa en la investigación de nuevos materiales de plástico y laminados de carbono. A medida que se acelere la aceptación en los vehículos normales, los costes de los aceros de alta resistencia y el aluminio podrían bajar. Y también bajaría el coste del CFRP, a medida que surjan nuevos métodos de producción. Lo que no cambiará son las exigencias regulatorias sobre emisiones y seguridad, por lo que estos materiales podrían ser la solución.

foto
El CFRP (Carbon Fiber Reinforced Plastic), polímero reforzado con fibra de carbono, excepcionalmente resistente y seguro y utilizado principalmente en automóviles deportivos, comenzará a usarse más en otro tipo de vehículos.

1 de cada 4 vehículos nuevos será eléctrico en 2022

Las fluctuaciones recientes en la adquisición de vehículos eléctricos son importantes, con un 7,7% menos de vehículos eléctricos vendidos en 2017, que en 2016 (cuando, como es sabido, las ventas superaron los 2 millones en todo el mundo). La tendencia general es sólida. Pero incluso en China, con un gobierno central fuerte y una regulación clara para los vehículos eléctricos, hay dos barreras principales: la falta de estaciones de carga estandarizadas y la capacidad de la batería.

China lidera en el número de estaciones, con aproximadamente 150.000 puntos de recarga públicos, y planea instalar los suficientes para soportar 5 millones de vehículos eléctricos en 2020. Pero la falta de estandarización, en la forma de recargar, presenta un gran problema para los clientes. Es una clara advertencia para reguladores, gobierno y fabricantes, incluso de países donde los vehículos eléctricos se promocionan activamente. Sin una forma de recarga estándar, los vehículos eléctricos pueden tardar más de lo previsto en alcanzar su potencial de mercado.

Las baterías también siguen siendo un problema. La investigación sobre pilas de combustible de hidrógeno y los recientes objetivos del gobierno japonés, para reducir significativamente el coste de estas pilas para 2025, son alentadores. Por otro lado, también lo es el potencial comercial para el desarrollo de nuevas baterías, estimado actualmente en 240 mil millones de dólares. Aunque en este momento no hay claros ganadores y se desconoce cuál será la mejor alternativa.

Un informe de McKinsey, de julio de 2017, sobre la industria de automoción en China, mostró que las ventas de vehículos eléctricos producidos localmente crecerán: "La producción de vehículos eléctricos aumentó de un 18%, en 2016, a un 23%, en 2017. Lo que demuestra que las marcas chinas pueden aumentar su presencia en el segmento de vehículos eléctricos, a medida que los compradores reconozcan la calidad de los vehículos producidos”.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Secartys 28 de junio 50 aniversarioInnovar es liderarTektronixIot Artificial Intelligence

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS