Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Neiker estudia distintas especies forrajeras para reducir costes de producción en explotaciones ganaderas

Redacción oviespana.com04/12/2014

Asegurar la competitividad y rentabilidad de las explotaciones ganaderas pasa necesariamente por un aumento de la cantidad y calidad del forraje producido por la propia explotación. Para ofrecer soluciones en esta materia al sector agroganadero, el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (Neiker-Tecnalia, dependiente de la Viceconsejería de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria del Gobierno Vasco, está investigando diferentes especies forrajeras de verano que puedan convertirse en una alternativa al maíz y que se adapten mejor a un futuro escenario climático marcado por temperaturas más elevadas y menores precipitaciones.

Además de los cultivos de verano, se está investigando la adaptación de la especie marafalfa (Pennisetum sp.) a las condiciones agroclimáticas del País Vasco. Se trata de una especie originaria de Sudamérica y perenne; es decir, que se produce durante todo el año.

Las especies forrajeras de verano investigadas son moha, mijo, girasol forrajero y sorgo por pasto del Sudán. Se trata de especies de verano más rústicas, que necesitan menos agua para su desarrollo y adaptadas a temperaturas más elevadas. Todas ellas se han comparado con el maíz y se ha valorado tanto su producción como la calidad nutritiva del forraje, además de otros aspectos agronómicos.

Al mismo tiempo se está investigado la marafalfa (Pennisetum sp.), que ha despertado gran interés entre los ganaderos por su alta producción y reducido costes de mantenimiento. El material de marafalfa ensayado en las parcelas experimentales de Neiker-Tecnalia en Derio (Bizkaia) proviene de la isla del Hierro y fue cedido por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Los resultados preliminares constatan una buena implantación, aunque se apunta un primer año sin cortar con el objetivo de garantizar la persistencia del cultivo, de manera que a partir del segundo año se puedan realizar dos cortes/año con una producción total de 57 t MS/ha .

La adaptación de la marafalfa al entorno cantábrico es un reto que se marca NEIKER-Tecnalia, ya que se trata de un cultivo muy sensible a la bajada de temperatura invernal, con una elevada necesidad de nutrientes y sensible al encharcamiento.
La intensificación de ganadería ha llevado a los productores a aumentar la cantidad de piensos y otros alimentos que tienen que ser adquiridos fuera de la explotación, lo que implica una gran dependencia frente a los cambios de precio. En la actualidad, esta dependencia se ha traducido en altos costes de producción que repercuten negativamente en la competitividad de las explotaciones ganaderas. De ahí, la importancia de contar con nuevos cultivos que contribuyan a la alimentación del ganado de forma eficaz y sostenible desde el punto de vista ambiental y económico.

Los cultivos forrajeros ensayados, junto con los prados y praderas, son un pilar fundamental en la viabilidad económica de las explotaciones ganaderas de Euskadi. El suelo agrario vasco está ocupado por pastos en un 25%, lo que denota una actividad ganadera arraigada, que ha configurado paisajes que son el origen y el resultado de una integración del ganadero y el agricultor en el medio, por lo que estos paisajes se pueden considerar como paisajes culturales. Por todo ello, el desarrollo y la innovación en el cultivo de forraje, además de beneficiar a los propietarios de las explotaciones, también genera un beneficio social, ya que asienta una población rural mantenedora del paisaje agrario vasco, y garantiza el suministro de bienes y servicios de estos agroecosistemas.