Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

La crisis del sector lácteo está provocando movimientos de reestructuración entre las industrias

Redacción oviespana.com19/05/2009

Javier CUARTAS / NUEVA ESPAÑA. La crisis económica y la consiguiente caída del consumo están propiciando una paulatina reordenación del sector lácteo industrial con movimientos corporativos que se han acelerado en los últimos meses. Todo apunta a que, de persistir la atonía de la demanda a causa de la recesión y el progresivo avance de las marcas blancas (por lo común, más baratas que las enseñas del fabricante), las operaciones de compraventa de factorías, cierre de instalaciones, abandono de rutas de recogida y fusiones o tomas de participación entre empresas puedan agudizarse.

La compañía láctea Mantequerías Arias acaba de desprenderse el pasado día 1 de una de sus dos fábricas asturianas, la de Arriondas (Parres), vendida al grupo cántabro de origen asturiano Quesería Lafuente, para potenciar otras instalaciones, fundamentalmente la asturiana de Vegalencia (Ribera de Arriba), la mayor del grupo, y donde se ultima el lanzamiento de un producto novedoso.

La venta de la planta de Arriondas se precipitó cuando la cadena Mercadona decidió prescindir en sus tiendas de 2.000 productos con marca del fabricante, entre ellos el queso de pasta prensada La Cabaña, que Arias fabrica en Arriondas, y del que Mercadona comercializaba hasta ahora el 20% de sus ventas totales.

El siguiente paso de reordenación de Arias, compañía de origen asturiano propiedad del grupo francés Bongrain, se producirá el mes próximo. Mantequerías Arias absorberá en junio a la otra compañía del grupo en España, Angulo General Quesera, compañía adquirida en 2003 y con plantas en Burgos y Málaga. Con ello, Bongrain, que también posee el 27% de la asturiana Capsa (dominada por Central Lechera Asturiana), aspira a ganar en eficiencia y reducir costes en España.

La unificación de Angulo y Arias bajo una única razón social y una sola organización, que regirá como Mantequerías Arias, S. A., supone la culminación de un proceso de integración que se venía produciendo desde hace algún tiempo para suprimir costes redundantes. Angulo persistirá en el mercado como denominación comercial junto con la marca Arias

Las organizaciones lácteas de naturaleza cooperativa Iparlat, de Guipúzcoa, y la cordobesa Covap (Cooperativa Ganadera de Los Pedroches), que habían suscrito una alianza en 2007 para constituir conjuntamente un grupo lácteo configurado por ambas al 50% (Lactiber Corporación Alimentaria), han renunciado hace unas semanas a proseguir en el proceso de integración. La colaboración entre ambos grupos cooperativos (cuya naturaleza e inspiración se asemeja a la de Central Lechera Asturiana) se limitará a partir de ahora a compartir la filial Lactiber León. El proyecto inicial consistía en que todos los centros productivos de ambos grupos se integrasen en la sociedad Lactiber.

La compañía láctea suiza Emmi acaba de ampliar su participación en la vasca Kaiku Corporación Alimentaria hasta controlar el 43% de su capital. Emmi, que ya tenía el 23% de la láctea vasca, se acaba de hacer con la propiedad de parte del 18,58% que Iparlat controlaba en Kaiku. El resto del capital en poder de Iparlat ha sido adquirido por la caja rural Ipar Kutxa, que también está presente en Iparlat.

La desvinculación entre Kaiku e Iparlat se atribuye a la divergente estrategia que van a mantener a partir de ahora ambas sociedades. Mientras Iparlat ha decidido renunciar prácticamente a la marca propia para dedicarse de forma preponderante a producir lácteos para grupos de distribución, fundamentalmente para la cadena Mercadona, Kaiku ha optado por proseguir como fabricante de productos con su propia enseña, muchos de ellos elaborados mediante cesión de licencia por parte de terceros, principalmente de su accionista de referencia, el grupo helvético Emmi.

El grupo Leche Pascual, que en los últimos años se ha barajado como un potencial socio de Capsa en caso de que este grupo lácteo asturiano accediera a protagonizar una operación de macrofusión láctea en España, está ajustando capacidad productiva. El año pasado cerró el ejercicio por vez primera con pérdidas y ahora acaba de plantear el cierre de su factoría de Outeiro de Rei (Lugo) mediante un expediente de regulación, que también afectará a la planta de Aranda de Duero (Burgos). En total, implicará a 225 de sus 3.000 empleados en España, que se reparten entre 40 centros de trabajo.

ENLACES DESTACADOS

Ovino

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Las CC AA opinan sobre la nueva PAC (II): Cataluña

Teresa Jordà, Consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación: "Un punto clave de la PAC son los derechos históricos, en los que pienso que debería haber un amplio consenso para eliminarlos"

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS