Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Utilización del examen por ultrasonidos en la gestión de la sanidad del ganado ovino.

Redacción oviespana.com20/06/2017

La determinación ecográfica de la gestación entre 45 y 90 días de gestación ha revolucionado el manejo reproductivo en las ovejas hace más de 30 años y ahora se establece como un componente esencial de la planificación y la productividad de la salud de los rebaños, según señala P.R. Scott, de la Universidad de Midlothian (Reino Unido), en un artículo publicado en la revista científica Small Ruminant Research.

Las mediciones ultrasonográficas de las profundidades de grasa y músculo sobre las costillas 12 y 13 en corderos en crecimiento pueden reflejar con precisión la composición de la canal y han sido incorporadas en programas de mejoramiento en razas de carne ovina. Estos servicios de ultrasonido a menudo pueden ser entregados por paraprofesionales, que individualmente analizan decenas de miles de ovejas anualmente. En la actualidad, el examen ultrasonográfico en la práctica de los pequeños rumiantes se limita en gran medida a la investigación de animales pedigríneos valiosos individuales remitidos a escuelas veterinarias u otros centros de especialización, a pesar de la publicación de artículos clínicos que ilustran su aplicación en una amplia gama de enfermedades comunes incluyendo enfermedades respiratorias, patologías del hígado y del riñón.

En la actualidad, se está investigando el examen de todas las ovejas adultas en el rebaño para el adenocarcinoma pulmonar ovino en un intento de eliminar esta enfermedad, que no tiene una prueba de diagnóstico disponible comercialmente o una medida obvia de control de la manada. La investigación ultrasonográfica es mucho más barata que las pruebas bioquímicas clínicas comunes, por ejemplo, análisis hematológicos o mediciones de proteínas (albúmina y globulina, proteínas de fase aguda, fibrinógeno e haptoglobina). La capacidad de registrar los hallazgos ultrasonográficos como imágenes o archivos de vídeo directamente a teléfonos móviles, tabletas y ordenadores portátiles permite a los médicos transmitir estos datos a un especialista si una segunda opinión resulta necesaria. La telemedicina está bien establecida en varias disciplinas veterinarias y será cada vez más frecuente en el diagnóstico de imágenes en la práctica de pequeños rumiantes durante la próxima década.