Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

El 81% de las razas autóctonas españolas está en peligro de extinción

Redacción oviespana.com15/03/2012
El 81 % de las razas ganaderas autóctonas españolas se encuentra en la actualidad en peligro de extinción, según ha advertido el presidente de la Federación Española de Asociaciones de Ganado Selecto (FEAGAS), José Luis Urquijo. En concreto, de las 185 razas que componen la cabaña ganadera nacional, 158 son razas autóctonas españoles y, de ellas, 129 se encuentran en riesgo de desaparición.
Solo en el pasado año, en España se han perdido razas como la bovina Mantequera Leonesa o la caprina Jurdana.
Según ha expuesto Urquijo, dos son las causas fundamentales que condenan a la extinción a una raza: la falta de rentabilidad de su producción y la ausencia de relevo generacional. Para el presidente de la Federación, ambas razones siempre han ido unidas y, a ellas, se suma que las políticas promulgadas desde las distintas administraciones siempre han ido encaminadas a “producir más, en vez de producir mejor”.
Ha explicado que este olvido al que se ven sometidas algunas razas se debe a una falta de visión “de la que no se puede culpar a nadie en concreto”, sino a la sociedad en general. “Las razas desaparecen por dejadez, como suceden muchas otras cosas: ¿Por qué se caen los edificios?, pues por lo mismo”, ha lamentado Urquijo.
El presidente de FEAGAS ha recordado que, en la mayoría de los casos, la cría de razas autóctonas no es rentable, ya que la producción suele ser más limitada y sus costes superiores a los que tienen otros ganaderos. Ante esta situación, Urquijo ha defendido la necesidad de que la Administración reconozca e incentive la labor que realizan los ganaderos, tanto en la preservación del patrimonio genético y medioambiental, como en su contribución para asentar población.
Para Urquijo, el sector ganadero estaría mucho mejor si en lugar de ayudas recibiese unos “precios justos” por sus producciones, pero que si esto no se consigue, tiene que haber alguien que compense esas pérdidas, para que los ganaderos no “cierren el chiringuito y todo acaba siendo un monte salvaje”. En este sentido, ha apuntado que, a pesar de la crisis, el consumidor estaría dispuesto a pagar un poco más por los productos que adquiere si conociese su calidad y el impacto positivo que genera su producción en el entorno. “Para la gente de las ciudades un filete es un filete y dicen este es caro y este es barato; es lo único que distinguen, en parte porque los etiquetados actuales tampoco detallan el porqué de esa diferencia”, ha argumentado.
Entre las causas que justifican este comportamiento, Urquijo ha aludido a la falta de capacidad del sector para saber vender y enseñar el producto y a la poca disponibilidad de medios de la Federación para realizar campañas de formación entre la sociedad. “En otros países lo hacen, ponen en las cartas de los restaurantes qué tipos de carne te estás comiendo y aquí en España te dicen !chuleta, muy rica! y nadie te diferencia lo que comes como sí sucede con el vino”, ha lamentado Urquijo.
El sector de las razas puras también pretende seguir avanzando en su internacionalización y aprovechar la creciente demanda que empieza a tener el ganado selecto español en el exterior. En este sentido, ha puesto el ejemplo de casos como la raza bovina Rubia Gallega, muy apreciada en Sudamérica para cruces industriales, o las razas de caprino y ovino de leche en Europa.