Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Canarias busca machos mejorantes para relanzar su raza autóctona

Redacción oviespana.com05/12/2017
El ovino canario fue reconocido en el año 1997 como raza española autóctona de especial protección por encontrarse en peligro de desaparición y su personalidad está avalada por un estudio de caracterización genética realizado en 2003 por la Universidad de Córdoba, donde se demuestra que esta oveja se diferencia de las otras del ámbito nacional.
Así lo afirmó el director general de Ganadería del Ejecutivo regional, Francisco Martín, en la presentación en Guía del programa de mejora genética de estos animales, cuyos orígenes se sitúan en la época de la colonización del archipiélago y se han adaptado al clima y a la orografía de las islas, que hace que destaquen por su elevada producción de leche.
Manifestó que los ganaderos canarios “han hecho históricamente de forma natural e intuitiva mejora genética, al seleccionar sus animales basándose en el conocimiento de sus antepasados y la experiencia de años de pastoreo”, si bien entiende que ahora “deben adaptarse a los tiempos” y percibir sus explotaciones como un “proyecto empresarial”.
Para ello, es necesario el control lechero y la reproducción asistida, es decir, la sincronización de celos, la montada natural dirigida y la inseminación artificial, para lograr una adecuada selección, lo que conlleva obtener de forma más rápida, objetiva y eficiente el avance morfológico y de las producciones de los ejemplares que participan en el proyecto.
El número total de esta especie en Canarias se estima en unos 55.093 ejemplares, que se corresponden con unas 1.290 explotaciones, de los que unos 19.249 ovinos pertenecen a Gran Canaria, que es la isla que más posee con unas 361 explotaciones, mientras que hay 4.223 en El Hierro (unas 172 explotaciones).
El trabajo, coordinado por el profesor de la Facultad de Veterinaria de Las Palmas de Gran Canaria, Anselmo Gracia, con la colaboración de un genetista del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias, comenzó en el año 2005 en El Hierro y, posteriormente, se sumaron ganaderos grancanarios. Actualmente, participan en este programa unas doce explotaciones y unos 500 animales en control lechero de la isla herreña, mientras que en Gran Canaria colaboran desde diciembre del 2005 unas 17 explotaciones con 3.000 ovinos aproximadamente, aunque numerosos ganaderos de ambas islas y de otras han mostrado ya su interés en incorporarse.
Gracia subrayó que el principal objetivo de la iniciativa es “obtener un catálogo de machos mejorantes, que transmiten unas características a la descendencia mejores que los de la media de la población”. “Se trata de conseguir machos campeones que se ocupen de la reproducción y que los niveles de producción de leche vayan mejorando”, agregó.
Para ello el proceso implica la identificación “perfecta y doble” de los ejemplares como determina la normativa; un control y registro de cruzamientos y de nacimientos y un control lechero, explicó Gracia. Mientras que en El Hierro en octubre ya habrá hijos de las ovejas que serán los candidatos a ser mejorantes, Gran Canaria está en la fase de “detectar a la madres de los candidatos”, añadió.
Asimismo, el proyecto contempla la construcción de un centro de reproducción en la isla occidental para facilitar los cruzamientos y posiblemente en Gran Canaria también se establezca. Este plan ha supuesto, además, la creación de una Asociación de criadores de la raza ovina canaria a nivel regional en pro de la profesionalización de estas ganaderías y que gestionará el libro genealógico de dicha raza.