El Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) acoge una reunión de más de 30 empresas

La internacionalización, principal baza de los parques tecnológicos

Redacción Interempresas05/07/2011

5 de julio de 2011

“La internacionalización no es una solución a un problema puntual, sino que debe ser una filosofía de la empresa”. Estas fueron las palabras de la directora de la Red Exterior de Extenda, María Lara Quinlan, expresadas durante la reunión que mantuvieron una treintena de empresas en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) el pasado mes de junio. El objetivo de dicha reunión era debatir y conocer nuevos servicios que ayuden a fomentar esta internacionalización.

En el acto, organizado por la Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía (RETA) junto con la tecnópolis malagueña y Extenda, la Agencia Andaluza de Promoción Exterior, los asistentes pudieron conocer diversos servicios como los centros de negocios y la red de oficinas en el exterior que tiene su entidad, repartidos por países del continente europeo, asiático y latinoamericano, como Londres, Turquía, Brasil, Panamá o Tokio. Según Quinlan, ambos servicios facilitan la instalación de empresas andaluzas en el extranjero ya que disponen de despachos y oficinas repartidos por los distintos países en donde opera para que las firmas que lo deseen puedan establecerse durante un periodo máximo de 2 años.

Primer Ciclo Europeo de Formación –Acción

En el marco del Proyecto Europeo Med Technopolis, el PTA lanza también el primer Ciclo Europeo de Formación-Acción con el curso ‘Emprendedor de la pequeña empresa’, que comenzará el próximo 5 de septiembre.

Los objetivos de este curso se centran en formar a emprendedores en la creación de su empresa, mejorar las habilidades de los emprendedores, transformar una idea de proyecto en una empresa y desarrollar nuevos proyectos susceptibles de generar una nueva fuente de valor añadido.

El curso, que está financiado en su totalidad por el proyecto Med Technopolis a través del Programa Med de la Unión Europea y que se impartirá en el Centro de Incubación y Formación del PTA, consta de 313 horas y finalizará el 25 de noviembre. Cuenta con 60 ECTS (Sistema europeo de transferencia y acumulación de créditos) y con una metodología que alternará fases presenciales teóricas, aplicaciones prácticas personales y tutorías en grupo reducido.

foto
Más de 50 empresas instaladas tienen participación extranjera, destacando multinacionales como At4 Wireless, Air Liquide, A-Novo, Coritel, Huawei, IBM, Indra, Isoft Sanidad, Isofoton, Jazztel, Optimi, Oracle, Orange, Raytheon / Elcan, Riplife, Siemens, Telefónica, Thomson y Vodafone.

Un parque para empresas innovadoras y respetuosas con el medio ambiente

La tecnópolis malagueña, que a finales del año pasado celebró su mayoría de edad —18 años de andadura— alberga en la actualidad 500 compañías que suponen un tránsito diario de cerca de 14.000 trabajadores y continúa creciendo gracias a la ampliación, cuyas obras todavía se están acometiendo.
En la zona de trabajo se han reservado 8 parcelas que suman un área superior a las 20 hectáreas de techo. En ellas se llevarán a cabo proyectos relacionados con los sectores de las energías renovables y de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC).

La consolidación del PTA se ve reflejada además con la incorporación de Oracle o la creación de un gran centro de investigación del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), entre otros proyectos.

Como parque comprometido con el medio ambiente, cabe destacar su participación, a finales del pasado año, en el primer salón de la eficiencia energética en la edificación, Inmoenergética 2010, donde presentó el proyecto ‘Zero-Hytechpark’. Se trata de un proyecto que “pretende demostrar a los agentes que trabajan en energías renovables que existen aplicaciones útiles y que la tecnología está ‘madura’ para que el empleo del hidrógeno se consolide como una alternativa para alcanzar la sostenibilidad energética”, en palabras del responsable del proyecto, Arturo Cabello.

‘Zero-Hytechpark’ se basa en tres líneas de trabajo básicas: la investigación en energías renovables —como la solar térmica y la fotovoltaica—, el desarrollo de aplicaciones de producción, almacenamiento y de distribución del hidrógeno, y las aplicaciones concretas.
El hidrógeno “es la sustancia que por kilogramo de combustible mayor cantidad de energía te puede dar”, explica Cabello. Aunque no es una fuente de energía, sino un vector energético, lo cual significa “que hay que producirlo”. En el caso del proyecto ‘Zero-Hytechpark’, la operación se hace “a partir de energías renovables y por medio de un proceso de electrolisis “en el que se parte del agua”. Por tanto, el único residuo que generaría el proceso de producción de energía sería el vapor de agua. En principio, este proceso promete solucionar algunos problemas que conlleva el uso de combustibles fósiles, como son “que están en zonas muy puntuales y que existen dificultades en el abastecimiento”.

Ubicado en Málaga, nació como un espacio de alta calidad para albergar tanto a pymes como grandes empresas, innovadoras y respetuosas con el medio ambiente dedicadas a la producción, los servicios avanzados y la I+D. Instalado en un entorno natural, el parque cuenta con infraestructuras y servicios avanzados de calidad, logrando un perfecto equilibrio entre las grandes multinacionales, la universidad y las pequeñas e innovadoras empresas.

Diseñado a la medida de todos, permite disponer desde una oficina en alquiler de 25 metros cuadrados a un edificio en propiedad de miles de metros cuadrados y parcelas a partir de 2.500 metros cuadrados.

foto
El PTA nació como un espacio de alta calidad para albergar tanto a pymes como grandes empresas, innovadoras y respetuosas con el medio ambiente.

El valor de la innovación

El PTA nació con el objetivo de fomentar la innovación y, desde entonces, ha marcado su evolución, promoviendo la mejora de las condiciones y herramientas de apoyo a la investigación y la generación de nuevo conocimiento. Y para que un parque tecnológico funcione y avance, es necesario que existan una serie de agentes que garanticen este correcto funcionamiento. Entre ellos, la entidad gestora, que coordina las acciones que se realizan en el PTA y cuya tarea abarca desde determinar y establecer los servicios que se ofrecen desde el parque (cuidado de las zonas verdes, transporte y movilidad, limpieza, etc.) hasta establecer los requisitos que deben cumplir las empresas que quieren instalarse en este parque. Pero además de la entidad gestora, existen otros agentes del parque como son la universidad, las unidades de incubación de empresas, las propias empresas y las redes. En el primer caso, el papel de la universidad es contribuir a la actividad científica, innovadora y empresarial de la tecnópolis. En el PTA, la Universidad de Málaga cuenta con dos edificios: el edificio del Instituto Universitario de Investigación y el edifico de la Bioinnvación, destinado a la biocomputación.

Asimismo, también la Universidad Internacional de Andalucía (Unia) cuenta con una sede en el parque. Desde ella se intenta contribuir a la creación, desarrollo, transmisión y crítica de la ciencia, la técnica y la cultura mediante la docencia, la investigación y el intercambio de información.

En cuanto a las unidades de incubación, son centros de apoyo cuyo objetivo es contribuir a la creación de empresas de carácter innovador (pre-incubadora) y favorecer su desarrollo y consolidación (incubadoras).

Por su parte, las empresas que forman parte del PTA deben cumplir una serie de requisitos orientados a garantizar que son entidades innovadoras, respetuosas con el medio ambiente e interesadas con el mundo de la investigación y las nuevas tecnologías. Actualmente, el PTA alberga a más de 500 empresas que, respecto a su actividad, mayoritariamente pertenecen al sector de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación), si bien se pueden encontrar también empresas que desarrollan su actividad en campos como las energías renovables, la ingeniería, la medicina, la biotecnología o la alimentación, entre otras.

Finalmente, las redes son las estructuras que conectan entre sí a agentes de un ámbito concreto a fin de lograr facilidades y mejoras en esta parcela determinada. En el PTA existen redes a diferentes niveles, con sede en la tecnópolis, con las que se pretende ayudar a los distintos actores implicados en la dinámica del parque, especialmente a las empresas instaladas. Entre ellas:

  • La Asociación Internacional del Parques Científicos y Tecnológicos (IASP): agrupa a la mayoría de los parques científicos y tecnológicos de todo el mundo. Cuenta actualmente con casi 400 miembros, distribuidos en 72 países.
  • La Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE): creada en 1989 por los gerentes de los seis primeros parques científicos y tecnológicos que surgen en España, en 1998 se establece en el PTA. Actualmente cuenta con 80 miembros, de los cuales 44 son parques en funcionamiento y el resto están en desarrollo.
  • La Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía (RETA): se trata de una asociación sin ánimo de lucro, nacida en 2005, impulsada por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía, para fomentar la innovación y mejorar la competitividad del tejido empresarial andaluz.

En crecimiento constante

El PTA ha crecido durante los últimos años tanto en espacio como en número de empresas. Ello justifica el plan de ampliación que está siguiendo actualmente, a realizar en tres fases, pasando de 186 hectáreas a más de 375.

Pero, a nivel empresarial, el parque también ha crecido en un proceso que ha ido acompañado también de cambios como la ampliación de la diversidad de actividades empresariales. Junto a empresas del sector de las TIC ha aumentado el número de entidades del PTA que se dedican a otras materias. Además, también se detecta la llegada de empresas innovadoras que, en los primeros años, apenas tenían presencia en el complejo tecnológico (comunicación, arte y cultura, etc.).

Otro cambio tiene que ver con la internacionalización. El PTA se ha convertido con los años en un lugar donde empresas malagueñas comparten el espacio con otras procedentes de otros puntos de Andalucía, España y también de Europa o el resto del mundo. Aproximadamente el 10% de las empresas ubicadas en el PTA tienen participación extranjera.

Asimismo, también han incrementado las iniciativas empresariales emprendedoras: el nacimiento de nuevas empresas de la mano de jóvenes emprendedores procedentes, mayoritariamente, de la Universidad, ha sido otra de las tendencias que definen la evolución del parque.

foto
40.000 árboles y 150.000 plantas arbustivas, junto a lagos y estanques, una muestra más del compromiso del PTA por el medio ambiente.

Servicios generales del parque

Con el objetivo de satisfacer las necesidades tanto de las empresas como sus empleados, en PTA ponen a disposición de los usuarios del parque una serie de servicios que vienen a facilitar la vida de los trabajadores y que se actualizan regularmente en función de los requerimientos sociales. Entre ellos se encuentran dos guarderías públicas, el Instituto de Secundaria de Campanillas de FP, una oficina de Bancaja, el Málaga Institute of Technology, la clínica EOS —dedicada a la prevención de patologías relacionadas con el entorno laboral y la atención médico-sanitaria— restaurantes, servicio de hospedaje, un centro deportivo, agencias de viaje, copisterías, un taller mecánico, un centro de lavado de vehículos, etc.