Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Horticultura

Huerta orgánica en arena

Horticom News21/02/2005

21 de febrero de 2005

Las huertas en arena son una realidad en Argentina desde que en 1995 el INTA comenzó a trabajarlas en forma sistemática. El artículo escrito por Guillermo Eduardo Olmos (en texto extendido), ofrece una descripción de esta tecnología.

Las huertas en arena son una realidad desde hace años, cuando a partir del año 1995 comenzamos desde el INTA a trabajar en forma sistemática en Villa Gesell, Pinamar y el Partido de la Costa.

Consiste fundamentalmente en cubrir las falencias que para cualquier cultivo, presenta la arena, debido a sus características físicas, químicas y biológicas.

La arena presenta las siguientes características:

·   Falta de estructura, es decir, si uno toma un puñado se escurre fácilmente de entre los dedos lo que facilita la erosión por el viento o el agua, además carece de fertilidad ya que por sus características, estas partículas no retienen los nutrientes necesarios en cantidad y calidad. El grado de alcalinidad que presenta es elevado, para que prosperen la mayoría de las plantas, las cuales se desarrollan en un rango de pH entre 6 y 7, siendo que la arena, presenta un pH cercano a 8.

·   La vida microbiana es escasa, como consecuencia de la escasa materia orgánica que posee un suelo medanoso, alrededor de un 0,5 a 0,8 %, según mediciones realizadas, cuando se considera que un suelo ideal tiene un 5 %.

Visto este panorama, en forma rápida y concisa, lo primero que debe hacer toda persona interesada en realizar una huerta en la arena es tratar de corregir estos problemas, algunos mas fáciles de resolver que otros.

El abono orgánico cubre gran parte de estos inconvenientes, ya que aplicado en forma y cantidad correctas, nos permite lo siguiente:

  • Formar agregados más estables, es decir casi terrones, por lo tanto disminuyen los riesgos de erosión tanto eólica como hídrica.
  • Favorece la retención de la humedad en el suelo, ya que actúa como una esponja, reteniendo agua, para que, al saturarse, libere los excedentes, mientras da mayor tiempo para la absorción del agua por parte de las raíces de las plantas.
  • Aporta fertilidad al suelo, sobre todo Nitrógeno, además de otros elementos químicos necesarios para la vida de las plantas.
  • Disminuye en parte el grado de alcalinidad del suelo, aunque rara vez a los valores deseados.

La cantidad de abono orgánico a agregar depende de la historia de ese suelo, pero no menos de 4 o 5 kg por m2 ,es lo que se recomienda para comenzar, aplicados en cobertura superficial, para ser incorporados con azada hasta unos 25 cm de profundidad ya que el 70 u 80 % de las raíces desarrollan hasta esa profundidad.

El abono orgánico a utilizar puede ser de distinta naturaleza, a saber:

  • Abono Orgánico casero.
  • Lombricompuesto
  • Abonos verdes
  • Estiércol de caballo, aves, conejos, etc , debidamente fermentados y compostados.
  • Abono orgánico natural, formado a partir de la descomposición de hojas y restos de vegetales que se originan debajo de los árboles como acacios, álamos, sauces.

La aplicación del abono, una vez incorporada la cantidad mencionada anteriormente, se realiza previo a la campaña de otoño-invierno, y otra aplicación previo a la campaña primavera-verano, realizadas en cobertura, que sirve para evitar la erosión.

El concepto utilizado sería: Devolverle al suelo los nutrientes que se van del mismo con las hortalizas, de manera de conservar el sistema suelo-planta, sustentable en el tiempo.

Para las zonas cercanas al mar -500 metros aproximadamente- se recomienda el uso de túneles de plástico, para evitar la influencia del viento, además de cercos o cortinas de protección.

Para el riego, se recomiendan los sistemas caseros propuestos desde el PRO-HUERTA, haciendo hincapié en el riego por goteo, por ser el más eficiente, sobre todo teniendo en cuenta el tipo de suelo sobre el que se trabaja.

La asociación de cultivos, las rotaciones, el mantillo, la elaboración casera y el uso del abono orgánico, el cultivo de plantas aromáticas y flores para la biodiversidad ecológica, son los pilares fundamentales sobre los que se trabajan con los promotores técnicos, promotores voluntarios y beneficiaros del programa.

Para finalizar es de destacar la colaboración y el apoyo recibido por los municipios de Villa Gesell, Pinamar y el partido de la Costa, en un marco de cooperación interinstitucional, para llevar adelante este programa financiado por el Ministerio de Desarrollo Social de la nación y cuyo brazo tecnológico para su implementación es el INTA, como así también el aporte desinteresado de distintas ONG, instituciones confesionales, organizaciones ecologistas y escuelas, que llevan adelante huertas comunitarias e institucionales.

En la actualidad se cuenta con 900 familias beneficiarias en el partido de la Costa, 150 en Pinamar y 600 en Villa Gesell.

Aún quedan desafíos para resolver, pero con la experimentación y las observaciones prácticas, estamos seguros de que en el corto plazo los mismos estarán encaminados de manera de obtener productos de calidad, en forma natural.

Ing. Agr. Guillermo Olmos

Instituto Nacional de Transferencia Agropecuaria de Argentina, INTA-GOT Salado Sur

http://www.inta.gov.ar/cuenca/contactos/cv/cvolmos.htm

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Jornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosAgroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozSECH -Sociedad Española de Ciencias HortícolasBrassica2017SECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Seipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raíz

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS