Una picota única

La cereza del Jerte

HorticomNews21/08/2003

21 de agosto de 2003

La Denominación de Origen "Cereza de Jerte"se establece definitiva y oficialmente en enero de 2003, con el objeto de dar a este producto un reconocimiento oficial de calidad. La zona de producción se encuentra situada en las comarcas del norte de la provincia de Cáceres.



La Denominación de Origen “Cereza de Jerte” se establece definitiva y oficialmente en enero de 2003, con el objeto de dar a este producto un reconocimiento oficial de calidad y poder diferenciar esta cereza de la procedente de otras zonas de España y de otros países.

La Denominación fue reconocida provisionalmente por la Consejería de Agricultura de la Junta de Extremadura en enero de 1995; dos años más tarde se aprueba por parte de esa Consejería el reglamento que regiría a la citada Denominación. En enero de 2003 se publica en el Boletín Oficial del Estado el reglamento definitivo del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida “Cereza de Jerte”. En el momento actual se tramita el reconocimiento europeo de esta figura.

Zona de producción

La zona de producción se encuentra situada en las comarcas del norte de la provincia de Cáceres. La estructura de la propiedad y las condiciones impuestas por la difícil topografía, configuran un paisaje ajardinado de pequeños bancales, a veces diminutos, sostenidos por paredes de piedra que obligan a unas condiciones de laboreo de las que queda excluida en la mecanización en buena medida.

El cultivo se asienta en pequeñas fincas abancaladas, situadas en las laderas situadas en umbría o solana. Las explotaciones tienen una dimensión media de 1,6 Ha., generalmente divididas en varios trozos o parcelas. El régimen de tenencia de la tierra predominante es la propiedad (92,6% de la superficie total).

El material vegetal

El material vegetal es resultado de un largo proceso de selección a partir de dos estirpes locales de la especie Prunum avium, de fruto rojo y fruto negro. Los frutos obtenidos pertenecen en su mayor parte al grupo de las picotas. Este tipo de cerezas se caracterizan porque su pedúnculo se desprende naturalmente en el momento de la recolección, sin que por ello se perjudique la calidad del producto.

La coloración exterior es rojiza, más o menos intensa, dependiendo de las variedades; y la pulpa muy firme y crujiente, de color rojo y jugo rojizo, aunque cambiante según estas variedades. Las cerezas amaparadas por la Denominación de Origen “Cereza del Jerte” pertenecen a las variedades “Navalinda” – única con pedúnculo – “Ambrunés”, “Pico limón Negro”, “Pico Negro” y “Pico Colorado“- todas éstas picotas. Para la comercialización se clasifican también en “Picotas” o cerezas sin pedúnculo y variedades con pedúnculo, y considerand el diámetro del fruto como segundo criterio de calidad.

Obtención del producto

Las técnicas de cultivo, así como los trabajos de recolección, acondicionamiento, envasado y transporte del producto se realizan con todo esmero, estableciéndose los controles necesarios para que el producto conserve sus rasgos característicos.

La recolección debe realizarse siempre por métodos tradicionales, es decir, a mano y fruto por fruto, para evitar posibles daños. Las cerezas deben presentar un desarrollo apropiado y un estado, en especial el grado de maduración, que asegure la presencia y el mantenimiento de las cualidades gustativas características de cada variedad, permitiendo su llegada a los destinos en condiciones satisfactorias.

El acondicionamiento y envasado posterior asegura una protección total del producto. Los materiales de envase, siempre nuevos y limpios, se eligen cuidadosamente para evitar alteraciones. El contenido de cada envase para se susceptible de ampararse a la certificación de la Denominación de Origen "Cereza del Jerte", ha de ser homogéneo en calidad, color, calibre y responder con certeza en lo referente a variedad y origen del producto. Debiendo figurar en parte visible y representativa del envase todo este conjunto de características.

Además de la labor de mejoramiento y selección clonal realizada en El Jerte, factores ambientales como la humedad elevada, aun en verano, la brisa del valle, la orientación, la insolación media anual, la altitud y el grado adecuado de acidez de los suelos se conjugan para que el resultado sea un producto de calidad y características organolépticas incomparables.

Cultivo: condiciones sociales y desarrollo técnico

La estructura de propiedad fraccionada determina que la mayor parte de las explotaciones recurran a mano de obra familiar para la realizar las tareas principales, especialmente la recolección, una de las más arduas y que exigen más adiestramiento al ser totalmente manual y sin que quepan aquí fórmulas mecanizadas sustitutivas dada la delicadeza y fragilidad del fruto. La recolección abarca entre 12 y 15 semanas, habitualmente desde finales de abril a principios de agosto.

El laboreo una vez recolectado el fruto, exige una atención parcial y discontinua. Debido al carácter accidentado de la zona y las tortuosas pendientes, la inversión en horas de trabajo es elevada. Las labores que piden mayor atención al agricultor son las de  arado y abonado así como poda de árboles.

Los marcos de plantación están condicionados por la estrechez de los bancales que, en una altísima proporción, no admiten mas que una única línea de árboles. Por ello, de forma mayoritaria, sólo puede hacerse mención a distancia entre árboles y en menor medida a distancia entre calles. Dependiendo del patrón elegido oscila la separación entre pies, siendo para el P. avium, el más utilizado en la zona, de 8 metros, lo que arroja aproximadamente 125 pies/ha e indica un alto nivel de extensificación. Los sistemas de formación del arbolado son del tipo vaso alto, vaso bajo y piramidal y a todo viento.

Las labores de arado, realizadas usualmente tres veces al año, se resuelven todavía en gran medida recurriendo al tiro animal. Se distribuyen entre finales del verano o inicios de la otoñada, final del invierno y antes de la  floración. El abonado sigue basándose también en el uso de estiércoles y en el enterramiento de las malas hierbas, complementándose en ocasiones con enmiendas nitrogenadas, cálcicas o potásicas según las necesidades del suelo.

La “Denominación” en la actualidad

El Registro de Productores de la D.O. arroja tras la campaña de 2003 los datos siguientes: existen 3.502 agricultores con explotaciones inscritas, con una superficie total de 10.522 ha. 68% de las mismas pertenecen al valle del Jerte y 32% al valle de La Vera. La producción potencial tiotal se sitúa en 7.376.677 kg, predominando la variedad Ambrunés (57%) y Pico Colorado (21%) y Pico Negro (16%). La producción potencial de las variedades avaladas se sitúa en 7.376.677 kg

Los agricultores con explotaciones inscritas ascienden a 3.502. La superficie total de las explotaciones inscritas alcanza 10.522,751 has. Perteneciendo un 68 % al Valle del Jerte y un 32 % al de La Vera. A estos se suman un total de 17 empresas almacenes, la totalidad de ellas funcionando bajo régimen cooperativo.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Brassica2017Agroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Jornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosSeipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízSECH -Sociedad Española de Ciencias Hortícolas

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS