Posicionamos su web SEO / SEM
Evolución de una revista, soporte de muchas profesiones

El huerto, 100 números y... ahora Internet

Marta F. Rebollos12/11/2002

Para encontrar los orígenes del huerto mediterráneo es necesario remontarse muchos siglos atrás, posiblemente hasta los antiguos monasterios, o a los jardines de los nobles que encontraron en sus tierras un modo de vida caracterizado por el disfrute y el asueto.

Los primeros campesinos que habitaron la costa mediterránea y debieron adaptarse a pequeñas parcelas eran también buenos conocedores de lo que la tierra podía ofrecer: las semillas que germinaban y producían manjares cuyo cultivo requería cuidado, disciplina, un procedimiento... entonces, todo quedaba en manos de la naturaleza y de un clima afortunadamente propicio. Encontraron que el fruto de la tierra era no sólo vital y deseable, sino una razón para el recreo, la meditación, el descanso del alma.

Este concepto, heredado de nuestros antepasados, ha evolucionado con el tiempo, aunque sus variables no han cambiado notablemente. Por el contrario, muchos descubren que un pequeño terreno es excusa para crear, admirar, disfrutar y recibir todo lo que la naturaleza, con un poco de mimo, brinda a los que saben buscarlo.

El huerto combina el cultivo de hortalizas con frutales, a los que con el tiempo se unen plantas medicinales y aromáticas adaptadas al clima mediterráneo... Se crea así un microuniverso en pocos metros cuadrados llenos de biodiversidad, de aromas, de sensaciones...

De la función productiva del huerto, surgen tendencias que se enfocan en destacar su función como modo de vida. A los frutales se unen bellas flores y plantas que llenan de color el espacio y de alegría el espíritu. La estética adquiere más relevancia: las formas, la combinación de colores, la búsqueda de espacios bellos en los que pasear se convierte en descubrir...

Cada edad ha traído su propio estilo. Desde aquellos jardines donde los nobles paseaban entre laberintos de setos hasta los de la actualidad, es evidente la existencia de una cultura, un arte, un sector vivo, mutante.

Hoy, el jardín refleja la sociedad moderna, pero continúa evocando lo mismo que hace siglos, siendo un referente para aquellos que disfrutan al respirar aire más puro en plena ciudad.

El cuidado de los elementos que componen las zonas verdes, su diseño y gestión... todo conlleva la aparición, ya muy antigua, y profesionalización, más moderna, de oficios que abarcan muchas ciencias, muchas técnicas y, sobre todo, mucha sensibilidad.

El jardín no es sólo un espacio donde plantar sin ton ni son... es algo más. Representa una interacción con todo un entorno, a menudo urbano, en el que elementos verdes se combinan con la construcción de moles de cemento... La construcción tampoco se concibe en la actualidad sin la previsión de espacios cubiertos de césped, árboles, macizos de plantas o bellos rosales.

La última palabra ya no la tiene sólo la empresa constructora que se limita a construir verticalmente un edificio de viviendas. Ahora, no sólo por estética, sino por ley, entran en juego más factores y nuevas profesiones. La etapa de planificación de un proyecto urbanístico requiere nueva maquinaria, porque, además del edificio, se prevén jardines que lo rodean, parques con árboles y columpios para los más pequeños, bancos para los ancianos, estructuras para los que quieren hacer deporte sin irse muy lejos de casa...

Todo ello precisa un mantenimiento, de forma que la ciudad que se proyecta llega a convertirse realmente en la que los ciudadanos desean y necesitan.

Así pues, cada vez se hace más necesaria la profesionalización de los que intervienen en el sector de la construcción, así como la fabricación de maquinaria, nuevas técnicas y, sobre todo, nuevas ideas, que puedan satisfacer nuevos estilos y modos de hacer. Acompañando a estas profesiones en su evolución, la revista QEJ ha ido creciendo también. Ha brindado apoyo, sido escaparate de nuevas tendencias y, en definitiva, ha estado allí en cada etapa durante los últimos diez años.

Estamos de celebración. Hemos cumplido diez años y publicado 100 números de una revista que es, y seguirá siendo, un referente para todos los sectores que trabajan para la Construcción del Paisaje: desde las universidades, donde se generan las ideas y se brindan herramientas para los futuros profesionales, pasando por centros de formación de técnicos, diseñadores de paisajes, biólogos, arquitectos, fabricantes o distribuidores de la máquina perfecta, hasta empresas de mantenimiento, que tienen tan ardua labor cuando todo el proyecto ha llegado a buen fin...

1992

Mucho se habló en España sobre este año, aún mucho antes de que llegara la fecha en cuestión. Actos de diversa naturaleza acontecieron en nuestro país y, entre tanta emoción y revuelo, nace la revista QEJ-Arquitectura del Paisaje. El urbanista Antonio Piñol abría con una presentación que marcaba la pauta de nuestra revista: dar al paisajismo el lugar relevante que le corresponde y ser aglutinadora de este sector junto al del diseño, la arquitectura y el urbanismo, sin olvidar el medioambiente.

Con este concepto globalizador, este primer número daba luz a artículos como el principal, titulado "Algunas especies idóneas para la xerojardinería en España", escrito por Mª Cristina A. Camacho y Mariano M. Cacao.

Entre las secciones de esta primera etapa, Tecnología, Paisajismo, Medio Ambiente, Riego, Mobiliario, Proyectos, Maquinaria, Jardín Urbano o Restauración. Muchas empresas bien conocidas por nuestros lectores apostaron por esta nueva publicación y continúan haciéndolo hoy en día. Es el caso de las que se publicitaron en nuestro primer número, como BASF Española, Compo, Orvifrusa, Burés, Ininsa, Copersa, Rocalba, Viveros Dalmau, etc.

Otros temas y autores que llenaron las páginas de QEJ en esta etapa fueron, por ejemplo, "Lucha biológica en zonas verdes", por el Ing. Téc, Agr. Antonio Sánchez Megías o "Un edificio bioclimático en El Palenque", por el arquitecto Ángel Luis Candelas. También acapararon nuestra atención en aquel entonces temas como el del entorno y paisaje de los cementerios, o las palmeras, que actualmente abarca Santiago Orts, de Viveros Huerto del Cura, y que en nuestra primera etapa ocupó a José Bdo. Palomares, del Servicio de Jardinería y Paisaje del Ayuntamiento de Valencia.

Joan Sorribes escribía entonces un bonito artículo sobre pavimentos urbanos y Fernando Cuenca centraba su atención en la sujeción de taludes, mientras Silvia Burés hacía referencia a la gestión inteligente del agua.

El nº 12, septiembre 1994, coincide con la publicación del número 1 de la revista "La Cultura del Árbol", patrocinada por los Viveristas de Girona.

Aunque básicamente las páginas de QEJ en sus comienzos eran impresas en blanco y negro, la tendencia y el gusto por las imágenes grandes y ya despuntaba, apareciendo en ocasiones fotografías a toda página y color en el interior. Con tantas páginas como en la actualidad, nuestra publicación tenía entonces una tirada de XXXXXX ejemplares por número y una peridiocidad trimestral.

Nuevo estilo y más color

El nº 20, enero 1996, marca un cambio en el estilo de la revista, que se llena de colorido en su portada y tiende a llenar sus páginas de imágenes más espectaculares si cabe.
A esta etapa pertenecen artículos como "Naturación urbana, un proyecto para nuestras ciudades", de Wolfgang Rudolf director del Grupo Joint International, Mario Mahlau Enge, de la UPM, y Miguel Merino Pacheco, entonces asesor independiente del Proyecto de Naturación Urbana de Madrid.

Aparece la nueva sección Guía de Productos y Servicios, un escaparate de los productos más destacados de las empresas del sector, que abarcaba fitosanitarios, bandejas y semilleros, bulbos y esquejes, como riego, señalización, maquinaria... es la semilla del actual apartado de Sectorial.

Otra sección que ve la luz en esta etapa es "Horticultura Ornamental - Brico Jardín y Xero Jardín", que va perfilando la estructura actual de esta publicación. En toda esta evolución, QEJ se centra en la difusión de encuentros representativos y ferias, dando soporte a actos como las Mercademostraciones, Parjap, o ferias nacionales e internacionales a las que da cobertura, como Iberflora, Promoverde, GaLaBau, Plantarium...

En uno de sus editoriales de esta época, Fernando Cuenca apuesta ya por la importancia del sector de la horticultura ornamental en la construcción del paisaje moderno: "Nos encontramos ante unos cambios en la cultura de ver y disfrutar la jardinería junto con un cambio de reestructuración de los canales de venta. La suma de ambas fuerzas toman el caldo de cultivo idóneo para el desarrollo de aquellas empresas con capacidad de análisis y decisión", explica en mayo de 1996.

El último lustro del siglo es, además, un período de proliferación de parques temáticos. Su diseño y construcción, que tanto requiere la cohesión de diversos sectores y profesionales, ocupa las páginas de nuestra revista con frecuencia.

En estos momentos, QEJ es bimestral y tiene una tirada de XXXXXX ejemplares. Su principal premisa es estar al lado de toda organización o acto que promueva la formación, divulgación o creación de proyectos paisajísticos. Evoluciona siendo soporte a organismos tan relevantes en el sector de la Arquitectura del Paisaje como la Asociación Española de Arboricultura, que en 1995 organiza su I Congreso con el tema "El Árbol y la Ciudad". QEJ se hace eco del ecuentro y reconoce la función que la Asociación cumple en el terreno del paisaje urbano y el peso que va adquiriendo. En octubre de 1996, el II Congreso de la AEA tiene lugar bajo el lema "Cultura del Arbolado Urbano".

Paralelamente se organiza el I Campeonato Español de Trepa de Árboles. Para entonces, el presente y el futuro de las profesiones relacionadas con el arbolado urbano están ligadas a la Asociación. Y QEJ está comprometida con su labor.

El pequeño consumidor

En 1997, QEJ introduce un nuevo concepto: importancia del pequeño consumidor en el mercado de maquinaria, accesorios, flor y planta para jardines privados.
Se hace un hueco a la bricojardinería como parte de las tendencias urbanísticas del paisaje ya que, por entonces, en España proliferan las viviendas unifamiliares, y cada vez hay más ciudadanos que cuentan con un espacio al aire libre para plantar, decorar y disfrutar. Junto a este tipo de consumidor, se reconoce la importancia del punto de venta al por menor, y se dedican más páginas que sirven de guía de empresas y proveedores de este tipo de productos. QEJ se acerca así a la cultura del Garden Center. A esta etapa corresponde un nuevo interés por la divulgación de temas a través de Internet. La herramienta del futuro ya es presente y llega al sector de la construcción y el paisajismo.

Las empresas se sirven de la red para abrirse nuevos mercados. En este sentido, QEJ está a la vanguardia entre las revistas del sector. Crea y promociona una nueva versión de la "Biblioteca Universal" en Internet, en la que los usuarios tienen en sus manos libros, productos y elementos auxiliares para jardinería, medioambiente y paisajismo.
www.ediho.es/biblioteca ofrece novedades, índice por autores y buscador.

A partir de enero de 1999, QEJ se publica mensualmente y a todo color, adoptando un nuevo diseño más actual y atractivo.

Nuevo siglo, nuevos canales

Con el nº 67, QEJ llega a su madurez en cuanto a estilos y contenidos. La revista se estructura definitivamente en cuatro secciones: Arquitectura del Paisaje, Horticultura Ornamental, Bricojardinería/Puntos de Venta y Comunicación. La publicación continúa en su empeño por aglutinar a empresas, profesionales y asociaciones.

El universo del paisajismo se ha ensanchado. Muchos son los que tienen algo que decir y aportar a la construcción del entorno. Así, logramos que éste sea más agradable, más sostenible y más viable.

Las empresas del sector se han subido al tren de la modernidad, y QEJ continúa sosteniéndolas en su evolución. Un ejemplo es la Guía.com, al servicio de nuestros lectores, que pone en contacto a empresas y profesionales de diferentes sectores de actividad relacionados con la revista.

En estos años, en www.qejdigital.com se han ido colgando en red algunas guías por sectores. La Plataforma Horticom www.horticom.com ofrece información sobre empresas, productos y actualidad del sector de la construcción, la horticultura ornamental y el paisajismo, así como la posibilidad de acceder a los artículos más destacados publicados en los últimos años.
Horticom presenta una navegación sencilla que lleva al usuario al tema que le interesa, dentro del sector que elija. Nuestro sector no tiene fronteras, nuestras empresas pueden comunicarse, conocer tendencias o productos que se implementan en otras partes del mundo y dar a esta profesión la relevancia que merece, en un mercado competitivo en el que también la arquitectura del paisaje tiene un lugar prominente.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Seipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízJornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosAgroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017SECH -Sociedad Española de Ciencias HortícolasBrassica2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS