Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Objetivos de dos prácticas culturales imprescindibles

Densidades de plantación, poda y entutorado en cultivo de tomate protegido

Miguel Sierra20/08/2002

20 de agosto de 2002

En el artículo “Densidades de plantación, poda y entutorado en cultivo protegido” publicado en Extra 2002 de Horticultura, los integrantes del Departamento de Producción Vegetal de la Universidad de Almería: María del Carmen Salas (Dra. Ing. Agr.), Miguel Urrestarazu (Dr. Biología) y Juan José Berenguer (Ing. Téc. Agr.), aportan una visión actualizada de dos prácticas culturales imprescindibles.

En un reciente artículo titulado “Densidades de plantación, poda y entutorado en cultivo de tomate protegido” publicado en el Extra 2002 de Horticultura, los integrantes del Departamento de Producción Vegetal de la Universidad de Almería: María del Carmen Salas (Dra. Ing. Agr.), Miguel Urrestarazu (Dr. Biología) y Juan José Berenguer (Ing. Téc. Agr.), aportan una visión actualizada de dos prácticas culturales imprescindibles como la poda y el entutorado.

En el mismo artículo se describen los objetivos perseguidos con estas prácticas, aplicándolos a los cultivos de tomate, pimiento, berenjena, melón, calabacín y judía.

Le damos la palabra a los autores: “La poda de las plantas hortícolas y la elección, en algunos casos, del tutorado de las mismas se presentan como prácticas culturales más o menos necesarias, intensas y frecuentes en cultivos intensivos con un objetivo principal que radica en obtener una máxima productividad en espacio reducido. La utilidad de estas técnicas es optimizar las condiciones de cultivo en invernadero y, en consecuencia, la obtención de producciones de una mayor calidad comercial. Estas dos labores culturales van dirigidas a mejorar la recepción de la radicación solar por el cultivo, poder aumentar la densidad de plantación utilizando marcos de plantación más reducidos, mejorar la calidad comercial de sus producciones aumentando el tamaño, el peso y facilitando la maduración adecuada de los frutos. Desde otro punto de vista en un cultivo correctamente formado y entutorado los tratamientos sanitarios son más eficaces, las enfermedades criptogámicas afectan menos, y se reduce el ataque de insectos. También se consigue que la recolección sea más rápida y por lo tanto más barata. Una mayor ventilación entre plantas incrementa el cuajado y la fertilización. Más precocidad y mejor calidad de frutos, obteniéndose mejor tamaño y uniformidad. A la vez se facilitan las prácticas culturales al eliminar masa foliar, equilibrando el desarrollo vegetativo.

Estas técnicas suelen ir acompañadas de labores complementarias como puede ser deshojado basal de las plantas, eliminación de tallos secundarios o brotes axilares, aclareo de frutos y / o flores, etc.”

El artículo completo se encuentra en el Extra 2002 y en la página web de Horticom.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Fruit Logistica - 7-8-9 febrero 2018 BerlínSeipasa, Encarna Garrido, campeona del mundo de tiro con arco, Pirecris confía en la eficacia del líder, insecticida natural eficaz frente a más de 140 especies de insectos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

El futuro de nuestra agricultura, ¿con o sin fitosanitarios?

Existe un gran desconocimiento por parte de nuestra sociedad sobre el funcionamiento de industria agroalimentaria en general y la necesidad de los fitosanitarios para su viabilidad en particular El futuro de nuestra agricultura, ¿con o sin fitosanitarios?

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS