Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Así se desprende de la II Jornada de Fruticultura de Montaña, organizada por el IRTA, donde se desgranó el éxito de productores de manzana como Italia y Francia

El cultivo del manzano en altura mejoraría la calidad sensorial de los frutos y reduciría las importaciones

Ignasi Iglesias, doctor y responsable del Programa de Evaluación de nuevas variedades y portainjertos del IRTA08/10/2012
El pasado día 21 de septiembre tuvo lugar la II Jornada de Fruticultura de Montaña en la localidad pirenaica de El Pont de Suert, correspondiente a la comarca Alta Ribagorza (Lleida). La jornada constó de conferencias técnicas a lo largo de la mañana y la visita por la tarde a la Finca Experimental de Llesp. La jornada contó con más de 120 asistentes procedentes principalmente de la zona frutícola de Lleida y de la Franja (Huesca), de la Alta Ribagorza y de otras comarcas como Pallars Jussà, Pallars Sobirà, Val d’Aran, Alt Urgell y La Cerdanya, entre otras procedencias.
foto
De izquierda a derecha, Miquel Molins, director general de Agricultura i Ramaderia del DAAM, junto a Joan Perelada, alcalde del ayuntamiento de la Vall de Boí y presidente de la Asociación para el Desarrollo de la Ribagorça Románica (ADRR), durante la inauguración de la sesión.

En Europa dos zonas de montaña destacan por la producción de manzana de alta calidad, son el Trentino-Sudtyrol (Italia) y los Alpes de la Haute Durance (Francia). Las plantaciones alpinas de Francia, que se sitúan entre los 500 y 900 metros de altitud en una zona homogénea separada menos de 100 kilómetros entre las localidades más distantes (Sisteron y Gap-Embrun), protagonizaron la primera de las ponencias técnicas de la II Jornada de Fruticultura de Montaña, que tuvo lugar, el pasado 21 de septiembre en la localidad pirenaica de El El Pont de Suert, correspondiente a la comarca Alta Ribagorza (Lleida). Así lo aseguraba, Bruno Rivory, director de Avenir Qualité, Sisterón (Francia) durante su conferencia 'La Producción de manzana en los Alpes franceses'. 

Las plantaciones alpinas francesas se benefician de una insolación duradera (300 días al año) característica de la región de Provence. El contraste calor-frío en la época previa a la recolección proporciona una calidad excepcional, al disponer de temperaturas máximas moderadas que posibilitan una actividad fotosintética sostenida y favorable a la acumulación de azucares, según Rivory. Sin embargo el riesgo de heladas y de pedrisco es elevado (95% de plantaciones disponen de malla antigranizo) y su protección encarece los costes de producción. Las plantaciones se sitúan en las faldas de las montañas en altitud y en pequeñas zonas aisladas de forma que constituyen un mosaico en combinación con el cultivo de cereales o praderas. En definitiva, una zona que demuestra a la perfección el fuerte vínculo entre el suelo, el clima y la calidad de las manzanas de los Alpes de la Haute Durance.

La ‘Golden’ de los Alpes, tal y como explicó Rivery, tiene una fama reputada debido a su contenido elevado de azucares y a su elevada firmeza. Además, está unida íntimamente a las características del medio de cultivo, en particular al suelo y clima de los Alpes situados en gran parte sobre los departamentos de los Alpes de Haute Provence y de los Hautes Alpes. Ambos reúnen a unos 170 productores, cerca de 4.100 hectáreas (de las que 800 son de peral) y una producción anual de 150.000 toneladas de manzanas. Ello representa cerca del 10% de la producción de manzana de Francia. El destino de la producción es en primer lugar el mercado francés, seguido por las exportaciones a España, Alemania, Gran Bretaña, Bélgica, Holanda y Algeria, entre otros destinos.

La producción de fruta en esta zona se remonta al año 1358, desarrollándose hacia los años 30 e incrementándose, aún más, a partir de 1960 con la construcción de la presa hidroeléctrica de Serre Ponçon, provista de una superficie de 2.800 hectáreas y 1,2 millones de metros cúbicos de capacidad. Ello posibilitó la protección frente a las heladas primaverales mediante el riego por aspersión. La expansión del cultivo frutal en los años 1980 se vio favorecida por la crisis del ovino, la baja rentabilidad de los cereales y la posibilidad de establecer nuevas zonas de regadío dedicadas a los frutales. La alta rentabilidad de la variedad ‘Golden’ durante varias campañas seguidas favoreció su expansión, que en la actualidad representa entre el 60 y el 80% de la producción en función de la zona, seguida por el grupo ‘Delicious’, ‘Gala’ y ‘Reineta Gris’. El clon de ‘Golden’ más cultivado es el INRA-972, seguido por ‘Golden Smoothee’. Con respecto al tipo de plantación, en los años 1990 se inició el uso del patrón MM-106 y plantaciones semi intensivas (4,5-5 x 3 m) para pasar posteriormente a plantaciones intensivas con el patrón EM9 y densidades de plantación de 2.000 árboles/hectárea (4 x 1,2-1,5 metros).

La alta rentabilidad de la ‘Golden’ durante varias campañas seguidas favoreció su expansión en las plantaciones alpinas francesas. En la actualidad, representa entre el 60 y el 80% de la producción, seguida por el grupo ‘Delicious’, ‘Gala’ y ‘Reineta Gris’
foto
Vista de la sala que acogió la II Jornada de Fruticultura de Montaña.

En la zona descrita, tan solo el 25% de la superficie se utiliza para fines agrícolas y en ella se cultivan cereales, forrajes, otros cultivos y frutales. Las explotaciones agrarias obtienen todos sus ingresos de la actividad agrícola y/o ganadera y se pueden dedicar a producir solamente fruta y cultivos extensivos, o fruta, cultivos extensivos, forraje y ganadería. El 15% de las explotaciones tiene más de 100 hectáreas, el 30% entre 50 y 100, el 22% entre 35 y 50, y el 32% menos de 35 hectáreas. La dimensión de las parcelas oscila entre 0,5 y 4 hectáreas y el rendimiento medio en el caso de la producción de manzana es de 40 a 60 toneladas/hectárea. El precio medio de venta en parcela oscila entre 0,25 y 0,45 euros/kilo, dependiendo del año, de la variedad y la calidad.

Un total de ocho Organizaciones de Productores (OP) producen 150.000 toneladas anuales, siendo la más importante la Alp’Union. Otras empresas de menores dimensiones comercializan 10.000 toneladas adicionales. Con respecto a las  marcas de calidad, en el año 1995 se creó, a través de las OP, una asociación de promoción para valorizar la producción de la variedad ‘Golden’. Posteriormente, esta variedad obtuvo el Label Rouge sobre el 15% de la producción y la certificación de conformidad de producto sobre el 40% de la misma. Finalmente, se obtuvo el distintivo de I.G.P. para la manzana de los Hautes Alpes.

El Trentino-Alto Adige, donde se produce y comercializa el 70% de la manzana italiana

Italia es el cuarto productor mundial de manzana después de China, Estados Unidos y Turquía. La Región Autónoma Trentino-Alto Adige es la principal zona productora de Italia con cerca del 70% de la producción nacional, especializada en los últimos años en la producción y comercialización de manzana. Así lo explicaba el doctor Paolo Lezzer, investigador del FEM-IASMA, St. Michele, Trento (Italia), en el curso de su exposición 'La producción de manzana en el Trentino (Italia). El caso Melinda: la manzana de la Val di Non'. 

Los Valles di Non y Sole constituyen actualmente la referencia en la producción de manzana en el Trentino, debido en gran medida a la popularidad de la marca Melinda la más conocida y popular en Italia. Este valle cuenta con una población de más de 50.000 habitantes, una superficie de cultivo de 59.600 hectáreas, de las cuales 6.550 son frutales, 5.200 empresas dedicadas a la producción de manzana y una producción de 390.000 toneladas en  el año 2011.

La especialización hacia el cultivo del manzano se ha debido a las favorables condiciones edafo-climáticas con las que cuenta la Val di Non, especialmente en lo referido a la latitud, altitud, exposición hacia el Sur, baja pluviometría estival, baja humedad relativa y una amplitud térmica destacable en el período de maduración de los frutos. Ello se traduce en una alta calidad estética o de apariencia (epidermis fina, no 'russeting' y alta coloración en variedades rojas o bicolores) y organoléptica (pulpa crocante y equilibrio azúcares/acidez de los frutos).

foto
Bruno Rivory, director de Avenir Qualité, Sisterón (Francia) impartió la ponencia 'La Producción de manzana en los Alpes franceses'.

Melinda es un consorcio de segundo grado que agrupa y representa a 16 cooperativas con más de 4.000 fruticultores asociados, más de 1.000 trabajadores, 6.511 hectáreas de manzano y una producción de 372.000 toneladas en el año 2011, siendo ‘Golden’ la variedad más importante. Melinda produce el 60% de las manzanas del Trentino y el 15% de Italia. El valor de la facturación ascendió en la campaña 2010-2011 a ocho millones de euros.

El consorcio inicia su actividad en los años 1960 cuando había en el valle más de 5.000 agricultores productores indiviudales de manzana así como un bajo rendimiento económico. En los años 1970 se crearon 40 almacenes de fruta que después dieron lugar, 10 años después, a 17 cooperativas que competían entre ellas y ocasionaban que los precios de venta fueran a la baja. En el año 1989 se fundó el Consorzio Melina y en el año 1994 se centralizaron las ventas para poder comercializar a través de la gran distribución. Ocho años más tarde, se implantaba la gestión centralizada de todas las ventas con lo que se ponía fin a la competencia interna entre cooperativas. Desde el año 2002 Melinda es responsable de la recogida de la fruta en las explotaciones, transporte a la central, embalaje y expedición. En el futuro se prevén alianzas comerciales con la gran distribución.

El nacimiento del Consorcio Melinda se debió a la grave situación económica de los productores por los bajos precios percibidos. El hecho de tratarse de empresas de dimensión similar junto al espíritu altruista de los asociados y el planteamiento de objetivos a largo plazo facilitó la creación del mismo. La marca Melinda es el instrumento que ayuda a los consumidores a distinguir las manzanas producidas por el consorcio. El 75% de las ventas de Melinda se destinan a Italia, lo que supone 170.000 toneladas de ‘Golden’ es decir el 40% de  esta variedad consumida en Italia, siendo la marca más conocida y popular en Italia. En efecto que una de cada tres ‘Golden’ es Melinda. En el mercado de exportación destacan Alemania, Reino Unido, España, Dinamarca y Bélgica.

Italia es el cuarto productor mundial de manzana después de China, Estados Unidos y Turquía. La Región Autónoma Trentino-Alto Adige cultiva cerca del 70% de la producción nacional. Los Valles di Non y Sole son la referencia en la producción de manzana en el Trentino, debido a la popularidad de la marca Melinda
foto
El doctor Paolo Lezzer, investigador del FEM-IASMA, St. Michele, Trento (Italia), desarrolló la exposición 'La producción de manzana en el Trentino (Italia). El caso Melinda: la manzana de la Val di Non'.

Los pilares del Consorcio Melinda

Éstos se fundamentan en basar su producción en una zona geográfica específica que permite producir una calidad diferencial, contar con más de 4.000 asociados de 16 cooperativas, 6.500 hectáreas de manzanos, más de 370.000 toneladas anuales y más de 1.000 millones de frutos etiquetados bajo la denominación de origen D.O.P. Mela Val di Non, Global GAP y Nature's Choice. El grupo cuenta con 1.000 clientes, exporta a más de 40 países y la producción se destina a más de 30 millones de consumidores. La marca Melinda representa la más fuerte y a veces la única ventaja respecto a otros concurrentes en el mercado de la manzana.

El coste medio de producción es de 0,25 euros/kilo. El coste medio de liquidación al productor osciló en las últimas 10 campañas de 0,40 a 0,45 euros/kilo lo que equivale a 23.000 euros/hectárea. El 55% de las explotaciones cuentan con una superficie de entre 0,5 y 3 hectáreas. Al contrario de lo que ocurre en el consorcio VOG (parte baja de Sudtyrol), la estructura varietal del consorcio Melinda se caracteriza por el fuerte predominio de ‘Golden’ con el 70% de la producción, seguida por ‘Red Delicious’, ‘Reineta Gris’ y ‘Fuji’. En el futuro se priorizará la reconversión hacia otras variedades bicolores, siendo ‘Evelina’ (mutación de ‘Pinova’), la apuesta principal. Respecto a las plantaciones, en las décadas de los años 60 y 70 se trataba de plantaciones de baja densidad (700-1.200 árboles/hectárea) y producciones de 50 a 60 toneladas/hectárea, para evolucionar en las décadas siguientes, y hasta la actualidad, hacia plantaciones de alta densidad con 3.000 a 7.000 árboles/hectárea (2,9-3,4 x 0,5 a 1 metros) y rendimientos de 90 a 100 toneladas/hectárea.

En los últimos años se ha puesto en marcha el proyecto agroturístico ‘Embajadores de Melinda’ que consiste en crear en los Valles di Non y Sole un grupo de instalaciones turísticas que integren la agricultura y la actividad turística. Estas instalaciones ofrecen a los clientes una experiencia real de hospitalidad rural y se lleva a cabo con la colaboración de La Strada della Mela, APT Val di Non i l’Associazione Agriturismo Trentino.

'¿Por qué importamos tanta manzana en España? ¿Qué demandan nuestros mercados?'

Bajo este título, llegó el turno de palabras de Josep Faura, director del Mercado de Frutas y Hortalizas de Mercabarna, quien realizó una breve exposición explicando los principales aspectos de Mercabarna en lo que a comercialización de frutas y hortalizas se refiere. Mercabarna junto con Mercamadrid son los dos mercados centrales que forman parte de la red de mercas existentes a escala nacional con un mayor volumen de ventas. Mercabarna es una sociedad anónima mercantil constituida por tres accionistas públicos: el Ayuntamiento de Barcelona, la empresa nacional Mercasa y la comarca del Barcelonés. Ésta cuenta con una superficie total de 86 hectáreas de las que 45 están edificadas. Cabe destacar, como aspecto preocupante, el descenso continuado del consumo de frutas y hortalizas en España, siendo Cataluña la tercera comunidad con un consumo de 113 kilos/persona-año. La tienda tradicional constituye la venta más importante con el 28% seguida por supermercados y autoservicios. Con respecto a las importaciones, la mayoría de frutas han disminuido sus volúmenes desde el año 2007, debido principalmente a la crisis económica; en particular la manzana de importación ha pasado del 55% (2007) al 35% (2011) de la manzana vendida en Mercabarna.

Francia constituye el origen principal de las frutas y hortalizas que importamos en nuestro país. Los mayores precios de importación de la manzana, en el año 2011, correspondieron a Francia para la variedad ‘Pink Lady’, Nueva Zelanda para ‘Gala’ e Italia para ‘Granny Smith’. Los menores fueron para Lleida con la variedad ‘Golden’. La variedad que se vendió más cara fue la ‘Verde Doncella’ de la marca Erruz. En el año 2011 se comercializaron 37.700 toneladas de manzana, siendo ‘Golden’ casi la mitad del total seguida por el grupo de bicolores, con un precio medio de venta de 0,86 euros/kilo, siendo para el año 2003 de 0,76 euros/kilo. Con respecto a la procedencia de la fruta vendida, ésta depende de las variedades. Así, la  ‘Golden’ proviene, principalmente, de Lleida, Girona, Francia e Italia. Las ‘Delicious’ proceden de Lleida e Italia y las bicolores del grupo ‘Gala’, de Lleida, Girona e Italia. La ‘Granny Smith’ normalmente se importa de Italia y Francia.

En el futuro, producir una oferta tipificada y de calidad en nuestro país, situando el cultivo del manzano en zonas de altura, podría contribuir al desarrollo económico y social de las mismas y a reducir las importaciones
foto
Josep Faura, director del Mercado de Frutas y Hortalizas de Mercabarna, dió las claves sobre porqué importamos tanta manzana en nuestro país.

Como conclusión, añadir que la manzana de importación ha tenido y aún tiene una fuerte presencia y protagonismo en Mercabarna. En los últimos años, muestra una tendencia decreciente por el efecto de la crisis, que ha afectado más a la manzana de mayor precio, es decir, la de importación. Se compra, de otros países, mayoritariamente manzana marquista, siendo Perlim, Melinda y Val Venosta las marcas más importantes en la variedad ‘Golden’. Los vendedores valoran de estas marcas la seriedad comercial de las empresas productoras, la tipificación e identificación perfecta del producto, el mantenimiento de la calidad a lo largo del año y de las campañas y una calidad gustativa diferencial, ya que se producen mayoritariamente en zonas de altura. En el futuro, producir una oferta tipificada y de calidad en nuestro país, situando el cultivo del manzano en zonas de altura, podría contribuir al desarrollo económico y social de las mismas y a reducir las importaciones. Esto posibilitaría ofrecer un producto de alta calidad, acorde con las exigencias del consumidor, de mayor proximidad y más sostenible desde el punto de vista medioambiental, al acortar la distancia producción-consumidor con respecto a la manzana de importación.

'La producción de manzana en España y la experiencia de la Alta Ribagorza'

La producción de manzana en España se halla en clara recesión, al haber perdido, la mitad de la misma desde el año 1985. En la actualidad, ésta no alcanza las 500.000 toneladas anuales. Así lo aseguraba el doctor Ignasi Iglesias, responsable del Programa de Evaluación de Nuevas Variedades y Portainjertos del IRTA, con motivo de la exposición 'La producción de manzana en España y la experiencia de la Alta Ribagorza'. En opinión del ponente, la causa principal ha sido la dificultad de nuestras producciones para competir en un mercado global donde se halla presente manzana de importación de numerosos países, principalmente de Francia y de Italia. Estos países cuentan con una producción mejor organizada y al estar situados en zonas de mayor altitud y latitud, la calidad de la manzana, en particular la textura y el color son superiores.

Dado que el cultivo del manzano se adapta bien a las zonas de montaña, donde expresa mejor su potencial de calidad, se pensó que evaluar su comportamiento en la comarca de la Alta Ribagorza podía ser interesante para plantearlo como alternativa y/o complemento a la actual actividad agraria de zonas de montaña basada principalmente en la producción ganadera. Fue por ello que en el marco del convenio entre el IRTA (Departament de Agricultura de la Generalitat de Cataluña) y la Asociación para el Desarrollo de la Ribagorza Románica (ADRR), se inició, hace tres años, una experiencia piloto para evaluar el comportamiento agronómico y la calidad de 14 variedades comerciales de manzana y dos de pera en una parcela experimental situada en la localidad de Llesp. Paralelamente, y en el marco del mismo proyecto, se realizó durante el periodo 2009-2010, la prospección de diferentes variedades autóctonas de manzano y peral en el área de actuación de ADRR que comprende diferentes municipios de las comarcas de la Alta Ribagorza (Cataluña) y de la Ribagorza (Aragón).

foto
El doctor Ignasi Iglesias, responsable del Programa de Evaluación de Nuevas Variedades y Portainjertos del IRTA, narró la experiencia del cultivo de manzano en una parcela de Llesp, en una zona de altura, de la Alta Ribagorza (Cataluña).

Los resultados hasta el cuarto año de plantación (2012) muestran que las producciones son similares a las obtenidas con las mismas variedades en las zonas de llanura. En el segundo, tercer y cuarto año se han obtenido para diversas variedades producciones de 18, 40 y 58 toneladas/hectárea, respectivamente. El calibre de los frutos puede ser inferior si no se ajusta bien la carga del árbol, especialmente en variedades de menor tamaño de fruto como las del grupo ‘Gala’. El principal aspecto diferencial con respecto a las zonas de llanura ha sido una mejor coloración de los frutos, es decir, un color más intenso y brillante, lo que ha hecho que las diferencias entre clones de ‘Gala’ hayan sido menores. En todas las variedades evaluadas, la textura de la pulpa es más crujiente, jugosa y con mayor sabor. El segundo aspecto diferencial ha sido una maduración más lenta que en la zona de llanura, lo que se ha traducido en una amplia ventana de cosecha para todas las variedades. Ello se debe a que la firmeza disminuye lentamente e incluso con valores altos de almidón (8-9) ésta sigue siendo elevada. Es por ello que el viraje de la cara menos coloreada de la epidermis (background colour) a verde-amarillo constituye un buen indicador del estado de maduración y del momento de inicio de la cosecha.

En definitiva, tanto la presentación de los frutos como su calidad instrumental y sensorial, se han visto mejoradas por la altitud. Desde el punto de vista de tecnología del cultivo la afección por moteado es superior que en zonas cálidas, lo que requiere una estrategia eficiente de prevención. Asimismo, el riesgo de heladas se incrementa respecto a zonas de llanura. La limitación del cultivo se produce en variedades de recolección tardía, es decir posterior a ‘Fuji’, dado que a partir de principios de noviembre existe el riesgo de descenso de las temperaturas por debajo de -5 °C.

Visita a la parcela experimental de Llesp (ADRR-IRTA)

Por la tarde, se realizó una visita de los asistentes a la parcela experimental situada en la localidad de Llesp. Los asistentes pudieron conocer “in situ” las actividades realizadas desde su plantación en marzo del año 2009, las características de la plantación y las producciones de las diferentes variedades. Únicamente se habían recolectado las variedades del grupo ‘Gala’.

Para cada uno de los dos grupos de asistentes se realizaron tres paradas o estaciones. La primera, donde se explicaron las características de las plantaciones, variedades evaluadas y un resumen de los resultados obtenidos. Se visitó la plantación de variedades autóctonas pudiéndose observar las primeras producciones en algunas de ellas. La explicación fue realizada por Ignasi Iglesias. En una segunda estación se expusieron, por parte de Laura Torguet, los principales aspectos referidos a la tecnología del cultivo como son la protección del mismo frente a plagas y enfermedades, la protección antihelada y contra el pedrisco mediante mallas, el abonado, la fertirrigación y el mantenimiento del suelo. En la tercera estación se explicó detalladamente cómo realizar la formación de los árboles en eje central, desde la plantación hasta el árbol adulto, y cómo y cuándo realizar las podas en verde. La explicación corrió a cargo de Ramón Girabet.

foto
Visita guiada, por parte de Laura Torguet, a la finca experimental de Llesp.

Empresas o entidades relacionadas

Investigación y Tecnología Agroalimentarias

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

SECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Agroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozSECH -Sociedad Española de Ciencias HortícolasBrassica2017Jornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosSeipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raíz

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS