Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

¿El porcino no es sostenible para Europa?

Ramón Armengol, presidente del Consejo Sectorial de Porcino de Cooperativas Agro-alimentarias15/11/2011
foto

15 de noviembre de 2011

Después que la Comisión Europea presentara la semana pasada su proyecto de reforma de la Política Agrícola Común (PAC) post 2013, uno de los principales aspectos que más se ha destacado en los medios es su impacto sobre la ganadería.

Los ganaderos de porcino hemos contemplado estupefactos ciertos titulares que aseguran que este sector será un gran perjudicado al quedarse sin ayudas europeas, lo que habrá hecho pensar a más de uno si hasta ahora se había estado perdiendo algo. Con todo este desaguisado, lo único que sabemos es que continuaremos la actividad como hasta ahora, sin ayudas y luchando por mantener la competitividad de nuestro sector. Y es que nuestro crecimiento y profesionalización no se ha debido a políticas europeas de refuerzo, más bien ha sido a pesar de éstas, ya que hemos tenido que adaptarnos a innumerables exigencias: sanitarias, medioambientales, de bienestar, etc. asumiendo unos incrementos de costes que nunca han sido compensados. Pese a todo, hoy disponemos de un sector con un gran potencial económico, siendo el clúster que genera más valor del conjunto de la industria agroalimentaria.

“Los ganaderos de porcino hemos contemplado estupefactos ciertos titulares que aseguran que este sector será un gran perjudicado al quedarse sin ayudas europeas”
La Comisión ignora por completo la situación actual, y ante una volatilidad de precios creciente, cuando veníamos reclamando reforzar y agilizar los mecanismos de intervención para limitar los movimientos especulativos, nos presenta unas propuestas de regulación de mercado claramente insuficientes. Una verdadera lástima, teniendo en cuenta que establecer redes eficientes de seguridad para solventar situaciones de crisis sanitarias o de precios sería beneficioso para el sector a un coste relativamente bajo.

En cuanto a la atomización de la oferta, uno de los problemas más comunes de la ganadería, y que también afecta al porcino cooperativo, con una capacidad de negociación muy reducida ante el poder de la distribución, la Comisión tampoco pretende hacer nada. Una herramienta que podría ser de utilidad, las organizaciones de productores, se quedan en una vaga definición sin que se plantee ningún mecanismo de ayuda eficaz para fomentar la vertebración del sector y el reequilibrio de la cadena agroalimentaria.

Ante una volatilidad creciente y una mayor vulnerabilidad del sector ganadero, las propuestas nos parecen insuficientes, contradictorias y demuestran, una vez más, la falta de perspectiva a medio y largo plazo de las decisiones de la Unión Europea.

foto
Lo que debería ser una oportunidad para adaptar la política agraria a la nueva situación del mercado y fomentar una agricultura y ganadería productiva, para garantizar la disponibilidad de alimentos, se convierte en una apuesta por una Europa “verde”, una palabra de bonitas connotaciones pero vacía de contenido. Necesitamos una Europa verde pero también sólida y autosuficiente. No podemos permitir que los que vivimos, trabajamos y cuidamos el territorio nos veamos obligados a abandonar la actividad mientras preparamos la barbacoa con chuletas de Brasil.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Cimag abanca gandAgro 26-28 enero 2017Figan 2017- Fima Ganadera - 13ª Feria internacional para la producción animal 28 - 31 de marzo Zaragoza (España)

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS