Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Exhaustivo estudio sobre estos artrópodos, los agentes patógenos que transmiten y sus reservorios en mamíferos

Se investigan minuciosamente las especies de garrapatas en Euskadi y La Rioja

Redacción Interempresas14/12/2010

14 de diciembre de 2010

El Instituto Neiker-Tecnalia hace una radiografía de las comunidades de garrapatas existentes en el País Vasco y en La Rioja, así como su evolución en el transcurso de una década y su tipificación en relación con la de otras zonas del país y del continente, amén de indagar sobre los efectos que en ellas han tenido las modificaciones bioclimáticas y los posibles agentes reservorios como mamíferos diminutos.
foto
Las garrapatas son portadoras de bacterias y virus nocivos para la salud.

Las garrapatas siguen siendo desde hace siglos uno de los principales azotes entre animales domésticos y el ganado, así como también las culpables de ocasionar muchas raras enfermedades a las personas debido a ser portadoras de numerosos virus y bacterias nocivas para el ser humano. Es por esta razón que investigadores del Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (Neiker-Tecnalia) han acometido un exhaustivo estudio al respecto que versa sobre estos artrópodos, los agentes patógenos que transmiten y sus posibles reservorios, para poner en evidencia la necesidad de articular programas de vigilancia epidemiológica reduciendo así el riesgo de contraer las penosas infecciones que éstas transmiten.

A estas conclusiones ha llegado el veterinario Jesús Félix Barandika Iza determinando de igual manera que ha habido un incremento en la presencia de la especie Ixodes ricinus, en el territorio vasco y en La Rioja debido a la subida en las temperaturas invernales. Neiker-Tecnalia centró su estudio sobretodo en lo referente a la estacionalidad de sus poblaciones y a su estrecha relación con los cambios bioclimáticos, así como en el papel de los ‘micromamíferos’ como reservorios de estos patógenos. El mismo se llevó a cabo durante tres años en estas regiones y con esta especie en específico, con el objetivo de determinar si se daban las condiciones epidemiológicas adecuadas para la presencia del virus de la Encefalitis Vírica, tan común en Europa Central, concluyendo que las condiciones climatológicas de estas comunidades norteñas no favorecen la persistencia de este virus.

Las garrapatas, son asimismo, capaces de transmitir otras bacterias ‘zoonóticas’ causantes de enfermedades tales como la Enfermedad de Lyme, la Anaplasmosis granulocítica humana, la Fiebre Q o varios tipos de ‘Rickettsias’. En las garrapatas vascas y riojanas pudieron ser detectados, según este estudio, índices relativamente más bajos de agentes patógenos que en otros países europeos salvo por la especie Dermacentor Reticulatus, que llevaba efectivamente un 50% de presencia del virus de la Rickettsia raoultii en los ejemplares estudiados. El estudio reveló de igual manera, que ésta es la primera vez que se identificaban estas bacterias (causantes de fuertes fiebres y tifus) en la región vasco-riojana.

Asimismo, el grupo de investigación pudo detectar que el invierno sería la época del año donde se encontraban mayor número de garrapatas infectadas por esta bacteria así como en verano suele ser más común la infección por A. Phagocytophylum y B. Burgdorferi causantes de fiebres bovinas y linfomas, respectivamente.

Las garrapatas son capaces de transmitir bacterias ‘zoonóticas’ causantes de enfermedades como la Enfermedad de Lyme, la Anaplasmosis granulocítica humana, la Fiebre Q o varios tipos de ‘Rickettsias’

Las condiciones bioclimáticas afectan fundamentalmente a las garrapatas

A estas conclusiones llegó igualmente el grupo de investigación Neiker-Tecnalia recolectando muestras mensuales de estos artrópodos durante varios años en el País Vasco y La Rioja. Luego, se procedió a compararla con la muestra obtenida por la Facultad de Veterinaria de Madrid obtenida en los mismos plazos y con la misma metodología pero en la zona Madrid-Toledo identificando hasta 12 especies de garrapatas diferentes con un predominio en el norte de las habituadas a climas húmedos como la I. Ricinus y la Haemaphysalis Punctata mientras que en el centro predominaron las especies habituadas a hábitats secos como la Hyalomma Lusitanicum y la Dermacentor Marginatus.

De la misma manera, fueron comparados los datos de la zona tomados hace una década y pudo observarse, revela el estudio, un incremento en la abundancia de estos artrópodos relacionado directamente a las mayores temperaturas invernales registradas en este decenio, así como la aparición de nuevas especies en la comunidad, como es el caso de la Haemaphysalis Concinna.

El rol de los ‘micromamíferos’ en la cadena

Para complementar esta minuciosa investigación sobre las garrapatas y sus entornos, Neiker-Tecnalia comprobó el papel de las especies llamadas ‘micromamíferos’ tales como las musarañas y los ratones domésticos y silvestres en la transmisión de las bacterias de garrapatas. Para esto analizaron a 253 de estos mamíferos y obtuvieron que ciertas especies de musarañas pueden actuar a manera de reservorios de los organismos A. phagocytophilum y B. Burgdorferi, así como los ratones evidencian la presencia de ADN del organismo C. Burnetii poniendo de manifiesto la importancia del rol que juegan estos micromamíferos en Euskadi y en La Rioja en la transmisión de bacterias zoonóticas.

foto
A través de este estudio pueden proponerse alternativas viables a este problema.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Inbound Cycle

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS