La higiene de la instalación de ordeño influye en la calidad bacteriológica de la leche

Limpieza y desinfección de salas de ordeño ‘a la carta’

Anna León31/05/2010

31 de mayo de 2010

¿Cómo puede estar seguro el ganadero actual de haber realizado una correcta limpieza y desinfección de la sala de ordeño? Félix Checa Santamaría y José Carlos Esteban, gerentes regionales posventa de la compañía DeLaval, lo tienen muy claro: “Se sabe por la inspección visual y también por la calidad bacteriológica de la leche, altamente influenciada por el estado higiénico de la instalación de ordeño”. Por lo tanto, y teniendo en cuenta, que un buen mantenimiento de estas instalaciones condiciona el producto final, vale la pena detenerse en las diversas técnicas que se utilizan hoy en día. Métodos que varían en función de si el ordeño se realiza de forma automatizada o no.
foto
Actualmente, el ganadero está muy informado acerca de la limpieza y desinfección de estas instalaciones. Foto: Hervé Lejeune. 

“En pocos años, los ganaderos del sector lechero han pasado de recuentos bacterianos en leche inaceptables en la actualidad, a niveles que, en muchos casos, se aproximan a 10.000 bact/ml. Es decir, leche de la mejor calidad bacteriológica”, aseguran Félix Checa Santamaría y José Carlos Esteban, gerentes regionales posventa de Delaval, ante la pregunta de si los productores de leche disponen de la suficiente información acerca de la limpieza y desinfección de equipos de ordeño. “Y no solo eso. También le confieren la importancia necesaria ya que la bacteriología de la leche influye en su precio por litro”. Partiendo de estas afirmaciones y analizando la crisis que atraviesa el sector de la leche, ya que los ganaderos perciben, en numerosas ocasiones, ingresos por litro por debajo de los costes de producción, la limpieza y desinfección de equipos y salas de ordeño adquiere una mayor relevancia.

“En pocos años, los ganaderos han pasado de recuentos bacterianos en leche inaceptables en la actualidad, a niveles que, en muchos casos, se aproximan a 10.000 bact/ml ”

La automatización o no de la sala de ordeño, factor a tener en cuenta

La limpieza de la saña de ordeño, y el equipo que contiene, se lleva a cabo con un propósito: controlar los posibles microbios. Esta operación conlleva la eliminación de cualquier material no deseado tras el ordeño. Por ejemplo, la presencia de microorganismos. Un proceso conocido como desinfección y que oscila en función de las dimensiones y características de las granjas, primero, y a la producción automatizada o no de leche, después. “Las granjas industriales disponen de instalaciones de ordeño de mayor tamaño que las familiares, y además las utilizan durante más horas a lo largo de la jornada diaria. En este caso, se debe extremar la optimización de los factores que intervienen en su limpieza y desinfección. Por ejemplo, a mayor diámetro de las tuberías de leche se ha de asegurar que el caudal, turbulencia, velocidad y temperatura del agua sean los necesarios”, matizan Félix Checa Santamaría y José Carlos Esteban, desde DeLaval. Asimismo, también aseguran que una sala automatizada “garantiza que la rutina de lavado sea la correcta durante todos los días”. “Mientras que en una sala no automatizada se depende de la voluntad del operario a la hora de cumplir con exactitud el protocolo de limpieza (tiempo de lavado, temperatura de la solución, dosificación, etcétera).

foto
La limpieza y desinfección de plantas de ordeño varía en función de la automatización o no de la instalación, así como el volumen de producción de la granja. Foto: Hervé Lejeune.
En DeLaval dividen una planta de ordeño en tres áreas que se limpian de manera diferente. En la primera, se hallan todos aquellos equipos y demás que recogen la leche así como el vacío durante el ordeño. En esta zona se ubican las unidades de ordeño, los medidores, la tubería y el receptor de leche. En la segunda, la tubería situada entre el receptor y el tanque, así como la bomba de leche incluida. Lo más habitual, es que la leche se transporte sin la ayuda del vacío en la tubería. Para acabar, el tercer grupo está formado por el tanque de leche. Desde la empresa se aconseja limpiar las partes internas y exteriores de la máquina de ordeño, así como su entorno. Especialmente, la sala de ordeño. Normalmente, la limpieza y desinfección se efectúa con métodos in situ, de manera que no se desmantele el equipo. Así, los portavoces de DeLaval recomiendan el sistema CIP (Cleaning in place), con el que toda la instalación de ordeño se lava y desinfecta “de forma conjunta e inmediata después del ordeño”. “Tan solo el tanque de refrigeración de leche –argumentan– se lava de forma separada, ya que esta operación se lleva a cabo tras la recogida de la leche por la central. Los tanques actuales, ya cerrados, disponen de un sistema de lavado automático que asegura un buen resultado”.

“Las granjas industriales disponen de instalaciones de ordeño de mayor tamaño que las familiares y además las utilizan durante más horas. Se debe extremar  la optimización de la limpieza y desinfección”

Contaminantes a suprimir durante la limpieza y desinfección

Tras el ordeño, el equipo empleado contiene residuos lácteos líquidos, así como películas finas de leche secadas por el aire. La mayoría de esta leche se elimina de forma fácil, aclarándola con agua. El propósito de la limpieza será suprimir la última suciedad, resistente al uso de agua.

Principalmente, los restos lácteos están formados por grasas y proteínas. Sin embargo, aunque la mayoría de estos residuos se limpien, las bacterias presentes en la leche pueden permanecer en superficies o equipos que parecen limpios. En condiciones favorables, pueden generar una película biológica difícil de quitar. Otro contaminante de difícil limpieza es la piedra de leche. Se trata de una capa de calcio y magnesio, básicamente, que proporciona al equipo un aspecto sucio. Una capa de piedra de leche puede incluir y cobijar a los microorganismos.

Prevención de posibles infecciones a través de la limpieza del equipo de ordeño

“Una máquina de ordeño no provoca enfermedades o infecciones. Sin embargo, puede contribuir a la transmisión de las mismas en caso de mal funcionamiento, componentes sobreutilizados y mala limpieza y desinfección”, razonan desde DeLaval. Sin duda, otro motivo de peso para tener muy en cuenta un buen mantenimiento de las plantas de ordeño, tal y como aseguran Félix Checa Santamaría y José Carlos Esteban. “Básicamente nos referimos a la posible transmisión de bacterias causantes de mamitis a través del equipo de ordeño”. La prevención de estas posibles patologías reside en el “mantenimiento adecuado de la instalación, así como su limpieza y desinfección. Y en el hecho de llevar a cabo una rutina adecuada antes, durante y después del ordeño”. En la limpieza y desinfección de una planta de ordeño, intervienen diversos factores. Por ejemplo, la cantidad, calidad bacteriológica y la dureza del agua; la composición, calidad y dosificación de los productos químicos; la temperatura de la solución de lavado; el tiempo de actuación en las fases de prelavado, lavado y aclarado y, por último, el efecto mecánico de limpieza. Este último se consigue mediante la circulación del agua, aunque también con el uso de sprays o equipos con los que restregar las superficies.

foto
El mantenimiento de estas plantas es clave para evitar la aparición de infecciones en el ganado. Foto: Anne Koth.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Cimag abanca gandAgro 26-28 enero 2017Figan 2017- Fima Ganadera - 13ª Feria internacional para la producción animal 28 - 31 de marzo Zaragoza (España)

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS