A la celebración de la I Lonja Nacional de Vacuno asistieron más de 300 representantes de 15 lonjas españolas

El sector vacuno, segundo en importancia económica en el país, a debate

Redacción Interempresas11/05/2010

11 de mayo de 2010

El municipio oscense de Binéfar acogió las jornadas técnicas de la I Lonja Nacional de Vacuno que se celebraron los días 16 y 17 de marzo. El encuentro convocó a más de 300 representantes de 15 lonjas españolas de vacuno y de asociaciones representativas de los sectores cárnico y ganadero. En el encuentro, intervinieron autoridades como Carlos Escribano, director general de Agricultura y Ganadería del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, y Gonzalo Arguilé, consejero de Agricultura del gobierno de Aragón, quien lanzó sobre la mesa la propuesta de crear una Mesa Nacional del Vacuno que aglutine a todo el sector ganadero.
foto

La I Lonja Nacional de Vacuno tuvo una buena acogida entre los profesionales vinculados al ramo vacuno.

Los ganados porcino y vacuno encabezan la producción final ganadera del país. Visto el rendimiento económico de ambos sectores, no es de extrañar que se organicen iniciativas como la I Lonja Nacional de Vacuno, que tuvo lugar los días 16 y 17 de marzo en Binéfar. Al encuentro asistieron más de 300 representantes de 15 lonjas de vacuno y entidades vinculadas a los sectores cárnico y ganadero. Fuentes de la organización se marcaron varios objetivos a la hora de programar este evento. El primero, fue ayudar a rentabilizar la actividad ganadera mediante el análisis del sector y de sus oportunidades. El segundo, conocer las características de la producción y comercialización del bovino en otras áreas de la Unión Europea y del resto del mundo. En el marco de la inauguración del evento, Gonzalo Arguilé, consejero de Agricultura del Gobierno de Aragón, planteó la creación de una Mesa Nacional del Vacuno que abarque a todo el sector ganadero y en la que se pudieran debatir y concretar acuerdos sobre los asuntos que conciernen al sector. Una de sus finalidades, según el consejero, sería analizar todos aquellos asuntos vinculados al mismo de la siguiente manera: “Planteando un análisis dafo y profundizando en debilidades que pudieran convertirse en amenazas y detectando oportunidades”.

El ganado vacuno ostenta el segundo lugar en la producción final ganadera del país

Tras el porcino, el sector vacuno es el segundo en importancia económica en el país, según datos facilitados por el Gobierno de Aragón. En virtud de ello, el vacuno representaba un 16% de la producción final ganadera española, en el año 2008. En la región, este tipo de ganado ostenta porcentajes similares a los nacionales, con un 16% de la producción final ganadera y un 10% de la agraria. Por su parte, el bovino se consolida como el segundo sector más relevante en la ganadería y el tercero dentro de las producciones agrarias, teniendo en cuenta que por delante solo se hallan el porcino y el cereal. En este marco coyuntural, cerca de 2.800 ganaderos se dedican al bovino de cebo. España es la segunda comunidad autónoma en producción de este ganado.

foto
Gonzalo Arguilé, consejero de Agricultura del gobierno de Aragón, propuso crear una Mesa Nacional para el vacuno. 

Ponencia sobre Italia, principal destino de las exportaciones españolas de vacuno

Durante la I Lonja Nacional de Vacuno se llevaron a cabo una serie de jornadas técnicas, que se inauguraron con la ponencia ‘Italia, principal destino de las exportaciones españolas’, a cargo de Carlo Angelo Sgoifo, doctor en ciencias de la producción animal de la Universidad de Milán. El ponente profundizó en la tipología de la producción bobina italiana y las características de este mercado en el país. La crianza de vacunos para la producción de carne se basa en bóvidos importados, “nacionalizados”, según el propio Sgoifo, pero no de animales nodriza. En concreto, Italia basa su producción en más de un 60% de reses importadas, siendo Francia el principal país de origen. Hoy en día, el país transalpino dispone de alrededor de 6,2 millones de cabezas bovinas –teniendo en cuenta la contracción que se produjo a partir de los años 80, cuando se contabilizaban hasta 9 millones– que representa aproximadamente un 7,3% del total de la Unión Europea. De este porcentaje, el 48% son bóvidos de leche, el 18% terneros para carne, el 15% carne blanca, y el restante 5% búfalos. En opinión del doctor Sgoifo, el coste total neto de producción, sin incluir el gasto de adquisición de la res, es de 2,93 euros por cabeza y día. Precio que hace referencia a un animal con un peso de 380 kilos en el momento de la compra y de 664 kilos, tras un ciclo de engorde de 231 días. En Italia, el precio medio de adquisición es de 2,61 euros el kilo y el de venta de 2,31 euros, según Sgoifo, quien aportó características claves sobre el mercado, las preferencias del consumidor y las vías de comercialización. Asimismo, destacó que el consumidor italiano prima la calidad sobre otras consideraciones, precio incluido. Para ello, se basa en criterios como confianza en el punto de venta (79%), marca del productor (12%), información en la etiqueta (30%) o color (30%).

El consumidor italiano prima la calidad sobre otras consideraciones, precio incluido. Así se basa en criterios como confianza en el punto de venta (79%), marca (12%), información en la etiqueta (30%) o color (30%)

En cuanto a las características de la carne de bovino, estas son mejorables para el consumidor italiano. Ello da pie a pautas de trabajo para los productores: retención de agua (34,1%), ternura (27,2%), conservación (13,9%), sabor (11%), grasas (87,2%) y color (6,6%). Respecto a los canales de distribución, desde hace 10 años, se ha producido una caída del 64% de la comercialización a través de carnicerías. Por el contrario, se ha experimentado un aumento del 131% en las ventas a través de grandes superficies, ‘hard discounts’ (autoservicios de descuento) y similares. A modo de conclusión, y dejando a un lado el mercado italiano, el doctor Sgoifo vaticinó un crecimiento futuro para el mercado de la carne, especialmente importante en los países en desarrollo. “Las necesidades de proteínas animales son indispensables”, sentenció Sgoifo para así contrarrestar opiniones adversas en materia de problemas medioambientales, maltrato animal u otras. Finalmente, el experto apeló a la necesidad de aportar valor añadido a la carne de vacuno “como alimento funcional e instrumento de satisfacción, dietético y de placer para los sentidos”, más allá de las necesidades nutritivas.

foto
Carlos Escribano, director general de Agricultura y Ganadería del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, durante una de las jornadas técnicas. 

Brasil, principal exportador mundial, protagoniza otra conferencia

Otro de los ponentes que intervino en las jornadas técnicas programadas para la I Lonja Nacional de Vacuno fue Vicente Jimeno Vinatea, profesor titular de la Universidad Politécnica de Madrid, quien facilitó datos sobre el sector a nivel mundial, así como proyecciones futuras para el mismo. En el curso de su intervención, Vicente Jimeno aseguró que en la próxima década la producción de vacuno crecerá a un ritmo del 1,1% anual en el planeta. Así, vaticinó una cifra a obtener de 61 millones de toneladas de carne para el año 2018. De igual modo, se generará un aumento en el número de intercambios, a un ritmo del 2% anual. En consecuencia, dentro de ocho años se exportarían siete millones de toneladas. Según el profesor de la Universidad Politécnica de Madrid los principales productores serán Estados Unidos, Brasil, China, Unión Europea, Argentina, India, México y Australia. Entre los países que controlarán la exportación, cabe citar a Brasil, que copará el 39,8% del total, Australia, Nueva Zelanda, Argentina, India y Canadá. En el ámbito de la Unión Europea, los productores de vacuno más importantes son Francia (19%) del total, seguida de Alemania (15%), Italia (13%), Rusia (11%) y España (8%).

El consumo de vacuno se prevé estable en la Unión Europea

En palabras del profesor Jimeno Vinatea, las perspectivas de consumo de vacuno en la Unión Europea tenderán a la estabilidad, aunque el consumo actual de 17,5 kilos por persona y año es bastante bajo comparado con otros países. En este sentido, Argentina se lleva el palmarés con un consumo de 66 kilos por habitante al año. De nuevo, Jimeno Vinatea hizo referencia a la Unión Europea al señalar que coexisten grandes diferencias de consumo entre los países miembros. En un extremo, por ejemplo, se situaría Francia, con 27 kilos por persona al año y en el otro, Polonia, con cuatro kilos. Diferencias como estas sirven para observar perspectivas de crecimiento en determinados mercados. Con todo, el promedio de consumo estimado baja hasta 16 kilos por persona al año, para el 2016.

“Control de los costes de producción junto a la rentabilidad para ser competitivo”

Las previsiones del sector vacuno, dentro de la Unión Europea, centraron la segunda parte de la ponencia de Vicente Jimeno. Basándose en las cifras que maneja y teniendo en cuenta la reducción continua de la cabaña ganadera desde hace años, por lo que hace siete años Europa dejó de ser autosuficiente, las importaciones de la Unión Europea alcanzarán las 600.000 toneladas de carne de vacuno, dentro de ocho años. Bajo su punto de vista, los retos a corto plazo son: paliar el déficit estructural, iniciar contactos comerciales con terceros países y competir en materia de precio, aspecto en el que discrepó del doctor Sgoifo, quien no considera este factor como uno de los que puedan determinar la compra. Para el ejercicio actual, Vicente Jimeno vaticinó que, a la vista de cifras de importación de reses del 2009, sería posible una recuperación de la producción perdida (-12,9%) el año pasado. Por comunidades autónomas, Cataluña (21%), Aragón (15%), Extremadura (15%), Castilla León (12%) y Galicia (12%) son los principales productores del país. Por otra parte, el profesor de la UPM planteó diversas reflexiones dirigidas a los diversos agentes relacionados con el sector del vacuno. “Competitividad no es igual a resistir en el sector, la competitividad –aseguró– se mide con el control de los costes de producción junto a la rentabilidad”. Por lo tanto, instó a la necesidad de disponer de toda la información que permita tomar decisiones y a no descuidar el sistema de producción (atender bien a los animales, no emplear sustancias prohibidas, por ejemplo) ante la creciente preocupación social hacia estos temas. De no ser así, se pueden originar serias consecuencias comerciales, según Vicente Jimeno.

Como retos a corto plazo, Vicente Jimeno expuso: paliar el déficit estructural, iniciar contactos comerciales con terceros países y competir en precio, algo en lo que discrepó del doctor Sgoifo, quien no lo considera determinante en la compra

En materia de distribución, Vicente Jimeno discrepó del ponente anterior, Carlo Angelo Sgoifo. En España, según el profesor de la UPM, se debe avanzar mucho en la comercialización del vacuno, pero “la distribución se debe orientar básicamente hacia el comercio tradicional”, al contrario de la tendencia seguida en Italia. Finalmente, expuso una serie de propuestas para mejorar el consumo de carne de vacuno: cuidar la imagen (sanidad, seguridad alimentaria…); desarrollar las producciones locales, regionales y nacionales; promover el consumo y la calidad del mismo a través de las nuevas tecnologías y la innovación; así como posicionarse bien de cara a las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

foto
Joaquín Salvo, presidente de la Asociación Nacional de Lonjas.

El futuro de la Política Agraria Común

Carlos Escribano, director general de Agricultura y Ganadería del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, pronunció la tercera ponencia de este encuentro, titulada ‘La PAC después de la PAC. Horizonte 2020’. En su intervención, Escribano apostó por una orientación del sector al mercado, con ayudas comunitarias condicionadas al compromiso medioambiental, social y de ayuda al desarrollo; la liberalización de mercados en el marco de la OMC y el compromiso de abastecimiento de alimentos al conjunto de la población. “Como función básica, la PAC establece una estrategia de producción de alimentos, con un modelo económicamente viable y sostenible desde el punto de vista medioambiental, contribuyendo a la vertebración del territorio”, puntualizó. Igualmente, Escribano recordó que el Tratado de Lisboa consolida a la PAC como política comunitaria, pero con algunos condicionantes como el presupuesto (nuevas prioridades dentro de la Unión Europea). Actualmente, representa el 46% del presupuesto comunitario, “pero solo un 0,43% en términos de PIB”, en opinión del portavoz del Marm. “Por cada euro que aporta, España recibe 11 por la PAC. Por eso, la agricultura y la alimentación son sectores estratégicos para este país”, aclaró. También, se mostró contrario a la propuesta de tarifa plana por parte de algunos países. Así, hizo referencia al modelo que defiende la presidencia española y que consiste en articular una ayuda común de base, especialmente para territorios con dificultades naturales objetivas y explotaciones con mayores compromisos (medioambientales, sociales, etcétera). Además, el representante del Marm abogó por un marco normativo que garantice la competitividad con ganaderos de otros países. “Debería haber reciprocidad en las exigencias de nuestra normativa comunitaria sobre las importaciones, y de no ser así, una retribución adecuada a los agricultores por su esfuerzo”. Como conclusión a las jornadas técnicas, Joaquín Salvo, presidente de la Asociación Nacional de Lonjas, dirigió la celebración de la I Lonja Nacional de Vacuno, con la participación de compradores y vendedores de 15 lonjas españolas que acordaron mantener los precios.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Cimag abanca gandAgro 26-28 enero 2017Figan 2017- Fima Ganadera - 13ª Feria internacional para la producción animal 28 - 31 de marzo Zaragoza (España)

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS