Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
A veces se ha legislado desde la comodidad del despacho, sin saber a ciencia cierta lo que se escribe

Buscando el bienestar de los animales en las granjas podemos generar su malestar

Luis Miguel Ferrer Mayayo (Profesor titular. Dpto de Patología Animal. Facultad de Veterinaria. UNIZAR)

09/12/2020
La legislación del bienestar animal, mal entendido, nos obliga a estresar y hacer sufrir más a nuestros animales en comparación con los procedimientos tradicionales, aquellos que desde siempre aplicaban nuestros ganaderos...
foto

Luis Miguel Ferrer trabajando con un rebaño de ovejas.

La verdad que parece un trabalenguas, pero es una afirmación. Parece mentira, pero cuando buscamos el bienestar animal y lo confundimos con lo que nosotros pensamos que es el bienestar, el humano, metemos continuamente la pata.

A veces se ha legislado desde la comodidad del despacho, sin saber a ciencia cierta lo que se escribe. Vuelvo a insistir, por pesado que parezca, a CIENCIA cierta.

Hace tiempo que discrepo de algunas doctrinas, legalmente establecidas, de bienestar animal. Manejos como el raboteo o corte de cola de la reposición de las corderas/os o corder@s (para parecer políticamente más correctos) los he visto realizar con una elegancia y soltura impresionante, cuando el ganadero era un verdadero profesional. Nunca me pareció que la técnica fuera tan estresante y dolorosa como para legislar la necesidad de utilizar anestesia en este procedimiento. Nunca lo he entendido, a pesar de los muchos años de experiencia y habiendo visto despertar de la anestesia a miles de animales.

Creo que a mi edad y con el bagaje que llevo encima como veterinario, también puedo expresar lo que pienso. Emulando un poco a Arturo Pérez Reverte, en el semanal de este domingo, también puedo afirmar que puedo ser apocalíptico o decir lo que pienso sin que pase nada.

Por suerte, el pasado año, tuve la oportunidad de poder colaborar con un veterano colega y amigo, de la Universidad australiana de Sydney, en un proyecto, realizado en España, sobre el estrés en el corte de rabos a corderas de reposición. Se trataba de evaluar, con todos los protocolos y legalidades de la UE, nacionales, autonómicos y universitarios el estrés y dolor provocado por el corte de rabo tradicional (sin anestesia ni florituras), con otro totalmente opuesto, la anestesia general y, a su vez, evaluando un producto anestésico local aplicado tras la amputación en ambas variantes.

Se trabajó en una granja real, con ovejas reales y ganadero real y se midieron todos aquellos parámetros que pudieran modificarse en la fisiología o patología de esos animales y nos dieran datos científicamente objetivos. Los aficionados y profesionales de la ciencia lo pueden consultar en “Impact of a Topical Anaesthesia Wound Management Formulation on Pain, Inflammation and Reduction of Secondary Infections after Tail Docking in Lambs” publicado en la revista Animals 2020, 10(8): 1255. doi: 10.3390/ani10081255.

Bien, pues como resumen de este trabajo, me permito exponer sus conclusiones

  1. El comportamiento mostrado por las corderas sometidas al corte de cola mediante cirugía y bajo anestesia general reveló mayores signos de dolor y malestar que el corte tradicional.
  2. La anestesia tópica local proporcionada por el anestésico local en un procedimiento de caudectomía tradicional puede ser una alternativa a la anestesia general si se utiliza inmediatamente tras el procedimiento, al actuar directamente sobre las fibras nerviosas y los tejidos traumatizados, ya que ayuda a mitigar el dolor producido.
  3. El 82% de las corderas del estudio presentaron infección de la herida tras el procedimiento de caudectomía (no se utilizó antibiótico para no enmascarar los resultados). La incidencia fue superior en las heridas presentadas por las corderas sometidas al método quirúrgico con anestesia general.
  4. El cortisol parece ser un buen indicador de estrés, pero no es igual de fiable para el dolor, mientras que el amiloide sérico estaría más relacionado con el dolor y posterior evolución de la lesión. Los animales en los que se realizó la caudectomía con cirugía y anestesia presentaron niveles más altos de amiloide sérico, sufrieron más dolor y la evolución de sus heridas fue peor en comparación a los animales sobre los que se empleó el corte tradicional tratados con posterior empleo de un anestésico local.
  5. Es necesario investigar más sobre este tema ya que la legislación actual obliga a realizar anestesia y, como se demuestra en este trabajo, la anestesia general es un procedimiento más doloroso que el corte de cola tradicional.
foto

Evaluación del comportamiento de corderos y ovejas en una granja de ovino

Mi conclusión, la mía propia, es lógica, la legislación del bienestar animal, mal entendido, nos obliga a estresar y hacer sufrir más a nuestros animales en comparación con los procedimientos tradicionales, aquellos que desde siempre aplicaban nuestros ganaderos que cuidaban a los animales que les sustentaban a ellos mismos.

Los cambios a la ligera, sin fundamento, sin el soporte de la ciencia, son absurdos y nos pueden conducir a generar malestar animal.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS