Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

AVA-ASAJA pide que se extreme la vigilancia tras detectar la recolección de naranjas heladas

20/02/2012

20 de febrero de 2012

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) denuncia que se están registrando casos de recolección de cítricos dañados por los últimos temporales de frío intenso que han sacudido la Comunitat Valenciana. Esta organización agraria ya había alertado sobre el riesgo de que se recogiesen naranjas heladas con fines comerciales.

Las consecuencias de introducir en los mercados en fresco cítricos que no se encuentren en sus mejores condiciones comerciales son siempre letales para el conjunto del sector, ya que si las expectativas de los consumidores se ven defraudadas la demanda se hunde de forma irremediable y los precios caen en picado. Los precedentes de otras temporadas –la anterior, sin ir más lejos– así lo atestiguan. Frente a estas prácticas irresponsables y ventajistas, AVA-ASAJA exige a las administraciones que extremen los controles, tanto en campo como en almacén, para impedir que la mercancía deteriorada pueda entrar en el circuito comercial.

“Nos consta –señala el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado– que la Conselleria de Agricultura ha puesto en marcha una campaña de inspección y nosotros ya hemos solicitado al Ministerio de Agricultura que coordine a nivel nacional un plan de vigilancia en todas las zonas productoras de cítricos, pero a la vista de lo que está sucediendo y de la actitud de algunos operadores desaprensivos es indispensable que las administraciones redoblen sus esfuerzos. El actual ejercicio naranjero ya está resultando suficientemente desastroso en materia de precios como para que permitamos que el tramo final de la temporada continúe por la misma senda negativa o se agrave aún más por culpa de una gestión indigna y poco profesional”.

“Nos encontramos en un momento clave de la temporada citrícola –apunta Cristóbal Aguado– y por eso hay que hacer un llamamiento a la responsabilidad del propio sector, por una parte, pero también a las Administraciones para que actúen con la contundencia necesaria y sancionen de forma ejemplar a todos aquellos que sean sorprendidos tratando de comercializar naranjas heladas en su propio beneficio sin tener en cuenta que están perjudicando con ello al conjunto del sector y al prestigio internacional de nuestro cítricos”.