Actualidad Info Actualidad

La construcción industrializada en situaciones de urgencia

Arquitectura modular, arquitectura de emergencia

Pepe Varela24/03/2022
Todos hemos oído hablar del Lego, un juguete compuesto por bloques de plástico diseñados para ser ensamblados entre sí. La arquitectura modular escala este concepto. La arquitectura de emergencia lo utiliza para desarrollar arquitecturas de rápida ejecución capaces de afrontar catástrofes. La crisis sanitaria del COVID-19 ha puesto a prueba la idea de sumar estos planteamientos y salvar vidas. Y se ha conseguido.

La arquitecta Anna Kopac San Miguel, experta en estructuras modulares, es autora del estudio ‘Arquitectura Modular de Emergencia, aspectos sostenibles y bioclimáticos en el diseño de sistemas constructivos’. Kopac San Miguel define arquitectura de emergencia como “la respuesta constructiva ante situaciones de guerra, catástrofes naturales y biológicas o desplazamientos socioeconómicos. Estas construcciones de emergencia deben responder a los siguientes adjetivos: adaptables, baratas, comunitarias, elementales, flexibles, funcionales, rápidas de construir, sencillas, seguras y temporales”. Es evidente que, ante la situación de emergencia sanitaria en la que se encuentra el planeta, como consecuencia de la pandemia provocada por el COVID-19, está habiendo una alta demanda de este tipo de instalaciones.

Un hospital, con un millar de camas, en 10 días

A comienzos del año 2020, la rápida –y urgente- construcción modular e industrial del Hospital de Emergencia Huoshenshan, en la ciudad de Wuhan (China), impactó al planeta. Con una superficie cercana a los 33.940 metros cuadrados y una dotación de 1.000 camas, este centro hospitalario fue levantado en apenas 10 días, bajo la dirección del ingeniero jefe de diseño y construcción Yu Di Hua. El hospital dispone de dos edificios con salas de hospitalización, estación de oxígeno, sala de máquina de succión de presión negativa y estación de tratamiento de aguas residuales.

Hospital Huoshenshan en China
Hospital Huoshenshan en China.

Según explicó Yu Di Hua, en una posterior conferencia de prensa con medios internacionales “las salas hospitalarias se desarrollaron sobre una estructura modular de contenedores estándar de 3×6 metros, ensambladas en el sitio. Por su parte, las salas de equipamiento médico y las UCI, adoptaron la forma estructural de combinación de marco y chapa laminada de acero”. Este modo de construir, además de optimizar el diseño del edificio, garantiza que el conjunto de las instalaciones se puedan entregar en un breve espacio de tiempo.

Las autoridades sanitarias de Wuhan tomaron esta decisión para afrontar una situación que, a no mucho tardar, iba a repetirse en la inmensa mayoría de las urbes del planeta: insuficiencia de espacios de atención al paciente, tanto en centros de salud como en hospitales. La urgencia era evidente, la construcción modular e industrializada fue la solución.

La industrialización de la arquitectura

La actual crisis sanitaria no es –desagraciadamente- la primera que vive el planeta. Tampoco será la última. Por esta razón, y dado que arquitectos y diseñadores de todo el mundo ya estaban previamente familiarizados con la llamada ‘industrialización de la arquitectura’, estudios de arquitectura de diferentes partes del mundo no tardaron en presentar sus propias propuestas. Un claro ejemplo fue el Proyecto CURA, acrónimo de ‘Unidades conectadas para enfermedades respiratorias’.

CURA es un diseño de hospital modular firmado por el estudio del arquitecto estadounidense Carlo Ratti. Esta construcción ofrece una solución rápida, para aumentar la oferta de servicios de emergencia, a fin de apoyar a las instalaciones de los hospitales que están en primera línea en el tratamiento de pacientes con coronavirus.

La Unidad CURA es una obra firmada por el arquitecto estadounidense Carlo Ratti, construida de forma industrializada
La Unidad CURA es una obra firmada por el arquitecto estadounidense Carlo Ratti, construida de forma industrializada.

CURA se ensambla rápidamente como una carpa de hospital y es tan seguro como una zona de aislamiento gracias a un sistema de biocontención de presión negativa. Desarrollado con código abierto -en este enlace están disponibles de forma gratuita las especificaciones técnicas y los planos arquitectónicos- después de que la primera unidad fuera instalada en Turín (Italia). Más de 2.000 personas se interesaron por el proyecto, lo que se tradujo en el desarrollo de Unidades CURA en diversos países del mundo.

https://curapods.org/open-source-files

Tan rápido como una carpa, tan seguro como un quirófano

Al comienzo de la actual pandemia de Coronavirus, la respuesta a la crisis sanitaria, por parte de las autoridades, derivó en dos alternativas. O bien establecer hospitales de campaña improvisados o bien construir habitáculos prefabricados con biocontención. Carlo Ratti, arquitecto responsable del proyecto CURA, expone que “en ambos casos surgieron dificultades difícilmente superables sin modificar la base del concepto de construcción. Por un lado, la última opción requiere mucho tiempo y recursos. Por el contrario, la primera expone a los profesionales médicos a un mayor riesgo de contaminación y añade tensión operativa, especialmente, a largo plazo”.

El equipo de Carlo Ratti, consciente de las características del problema a resolver, ideó una solución de construcción modular que aúna ambos enfoques: montar tan rápido como se levanta una carpa, pero ofrecer la seguridad de un quirófano. “Siguiendo los estándares de calidad de los hospitales COVID-19, cada cápsula CURA contiene todo el equipo médico necesario, para dos pacientes de cuidados intensivos COVID-19, incluidos ventiladores y soportes de fluidos intravenosos. Además, todas las unidades pueden estar conectadas por un corredor inflable, lo que permite hacer escalables las instalaciones”.

La experiencia del terremoto de Lorca

Toda la tecnología y desarrollo de producto, puesto en valor por diferentes empresas durante la actual pandemia, no nace de la nada. Aunque adaptadas las diferentes soluciones a las características de la crisis sanitaria que ha habido que resolver, en muchos de los casos, los conocimientos adquiridos en catástrofes humanitarias previas han resultado fundamentales. Éste es el caso del ingeniero Pedro Sáez, CEO de la empresa Urbana de Exteriores y de su spin off Suricatta Systems. De origen valenciano, esta segunda firma ha diseñado un sistema de arquitectura modular que permite construir espacios para combatir, tanto catástrofes naturales como sanitarias.

El terremoto de Lorca (2011) movilizó a millares de voluntarios y, entre ellos, se encontró la firma Urbana de Exteriores, para intentar rescatar edificios dañados por el seísmo. A raíz de esta traumática experiencia, a Pedro Sáez se le ocurrió la idea de crear un spin off: Suricatta Systems “necesitaban soluciones de alojamiento inmediato, que hiciera las veces de refugio de transición y que pudiera convertirse, si fuera necesario, en un alojamiento definitivo”. Tras tres años de estudios y de visitas a campos de refugiados “incluso nos invitaron a una convención de Naciones Unidas, donde tuve la oportunidad de hablar con directores de campos” surge Suricatta Systems. Hoy la firma tiene actividad en más de quince países en los que ha vendido más de 200 unidades de su producto Suri. “Se trata de una estructura modular que es aislante, impermeable y transpirable, lo que permite reducir la temperatura del interior hasta en 10º. Nuestros módulos pueden hacer las veces de casa improvisada para refugiados, escuela, puesto de mando para los bomberos, centros logísticos o ambulatorio móvil”.

Jean Prouvé diseñó y proyectó en 1939 viviendas modulares cómodas, económicas, de calidad y fáciles de montar
Jean Prouvé diseñó y proyectó en 1939 viviendas modulares cómodas, económicas, de calidad y fáciles de montar.

Prouvé, pionero de la arquitectura modular de emergencias

Las primeras viviendas modulares de emergencia, las conocidas Quonset Hut (desarrolladas entre 1941 y el final de la guerra del Pacífico), o la Airform House (Neff, 1946), fueron concebidas para necesidades logísticas militares o situaciones de repoblación civil posbélica. En aquellos tiempos, los primeros modelos fueron diseñados pensando sólo en su optimización a la hora del transporte y montaje. De ello derivó que fueran viviendas de poca calidad, no destinadas a permanecer, debido a la rápida obsolescencia de los materiales con los que estaban hechos.

Todo cambió en 1949, cuando el diseñador y arquitecto Jean Prouvé comenzó a pensar en viviendas modulares cómodas, económicas, de calidad y fáciles de montar. Prouvé diseñó varios modelos de casas modulares, prefabricadas y desmontables. Llegó a producir decenas de unidades que se enviaban en camión o tren y que, siguiendo unas sencillas instrucciones básicas, podían ser montadas por dos o tres personas (en otras palabras: el método Ikea, ideado con varias décadas de anticipación).

Eran tiempos de postguerra en Francia y Prouve respondió, de este modo, a encargos del Estado francés para crear pabellones prefabricados, para alojar, provisionalmente, a las familias con viviendas siniestradas de las regiones francesas de Lorena y el Franco Condado. Nació así el proyecto de ‘Maison démontable’, una vivienda prefabricada sostenida con un sistema de pórtico axial metálico en el centro de la planta y armazón metálico, en el que encajaban paneles modulares de un mismo tamaño.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

Suscríbase a nuestra Newsletter - Ver ejemplo

Contraseña

Marcar todos

Autorizo el envío de newsletters y avisos informativos personalizados de interempresas.net

Autorizo el envío de comunicaciones de terceros vía interempresas.net

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Protección de Datos

Responsable: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Suscripción a nuestra(s) newsletter(s). Gestión de cuenta de usuario. Envío de emails relacionados con la misma o relativos a intereses similares o asociados.Conservación: mientras dure la relación con Ud., o mientras sea necesario para llevar a cabo las finalidades especificadasCesión: Los datos pueden cederse a otras empresas del grupo por motivos de gestión interna.Derechos: Acceso, rectificación, oposición, supresión, portabilidad, limitación del tratatamiento y decisiones automatizadas: contacte con nuestro DPD. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar reclamación ante la AEPD. Más información: Política de Protección de Datos