Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Almacenaje y logística

'Quién compra barato, compra dos veces', también en la tecnología de vídeo

Rentabilidad es igual a rendimiento dividido por esfuerzo

Josua Braun, Marketing Director de Dallmeier electronic

28/01/2022
El mercado de tecnología de videoseguridad se encuentra en constante proceso de cambio. Hoy, los valores añadidos más allá de la mera captación de imagen están en el foco de atención del sector. Incluyen, entre otros, las tecnologías de análisis basadas en visión artificial, con las que los usuarios pueden optimizar tanto temas de seguridad como procesos empresariales.

La tecnología de vídeo cada vez más deja de ser un simple elemento de coste para convertirse en un ‘business enabler’, es decir, el precursor de una actividad empresarial exitosa y de nuevos campos de negocio. Y con ello, también entran en el centro de reflexión los costes totales para el funcionamiento de un sistema. Por esa razón, una empresa bien aconsejada mantendrá a la vista el ‘Total Cost of Ownership’ (TCO – coste total de propiedad) y no se dejará distraer por componentes individuales de aparentemente bajos precios.

foto
Josua Braun, Marketing Director de Dallmeier electronic.

‘Total Cost of Ownership (TCO)’ – y la economía de escala ‘cámara’

No importa si es en la vida privada o en el ámbito de B2B, en todas partes es aplicable la máxima: sólo porque un producto sea barato, su uso no tiene obligatoriamente que ser también rentable. Un análisis del ‘coste total de propiedad’ ayuda a considerar el ciclo de vida de una solución de videoseguridad en su integridad, incluyendo los costes de planificación, instalación y operación de todos los componentes involucrados. Muchos usuarios constatan asombrados que el número de cámaras necesarias no sólo repercute en los puros gastos de adquisición de los componentes individuales, sino que arrastran una serie de costes derivados.

foto
El uso de la tecnología correcta reduce el coste total de propiedad.

Un problema fundamental óptico sube los costes

Cada solución de videoseguridad es diferente. En el caso de la vigilancia interior de una nave logística, por ejemplo, se producen exigencias completamente distintas a las que se dan en la protección perimetral. No obstante, a pesar de la inmensa cantidad de posibilidades, aparecen una y otra vez los mismos requerimientos: hay que vigilar superficies o distancias y, según la aplicación, con una resolución determinada de la que no se debe quedar por debajo. Esta densidad de resolución está definida en la norma DIN EN 62676-4, válida a nivel mundial. Por ejemplo, se requieren 250 píxeles por metro (px/m) para la identificación de personas desconocidas; sin embargo, bastan por lo general 62,5 px/m para la clasificación de objetos, como pueden ser personas o vehículos.

El valioso recurso ‘resolución’

Las cámaras PTZ, megapíxel y también multisensor están ante un reto: en la mayoría de los casos, las cámaras megapíxel y multisensor, haciendo zoom, o no ofrecen una resolución de detalle admitida ante los tribunales en las zonas intermedias y posteriores de la imagen, o han de ser montadas en tal cantidad que es antieconómica. Con las cámaras PTZ, el operador pierde la vista general de la escena completa ya que se suele concentrar en un encuadre individual. Además, las cámaras PTZ sólo son razonables en la observación “en vivo”.

‘Basura que entra, basura que sale’

De forma similar se desarrolla la problemática en caso de aplicaciones de análisis: como los sistemas megapíxel o multisensor pierden enormemente resolución en la profundidad, el resultado de cada análisis es una calidad de datos extremadamente heterogénea para las diferentes áreas de un espacio de objeto. En cambio, los sistemas PTZ, por definición, no son aptos para el análisis porque están continuamente en movimiento y captan zonas siempre cambiantes del espacio de objeto.

Conforme al principio de procesamiento de datos ‘Garbage In – Garbage Out’, el análisis de una imagen de vídeo sólo es tan bueno como la calidad de los datos de entrada. Para poder realizar un análisis de vídeo significativo, el criterio esencial es una resolución mínima igual por todo el espacio de objeto que, en caso ideal, es definible ya durante la planificación y adaptada individualmente a la correspondiente aplicación.

Menos cámaras implican menos costes

Los sistemas de sensores multifocales (MFS) abordan por primera vez el dilema óptico de la resolución que se reduce en la profundidad o distancia, combinando varios sensores con objetivos de diferentes distancias focales y posibilitando así una captación de alta resolución de todo el espacio de objeto, zonas posteriores de la imagen incluidas. Con ello, un número mínimo de sistemas de cámara garantiza la requerida densidad de resolución mínima continua, incluso en superficies grandes o distancias largas.

foto
Al contrario de las cámaras megapíxel, los sistemas de sensores multifocales proporcionan una densidad de resolución mínima continua, incluso en superficies grandes y distancias largas.

De este modo, la tecnología MFS crea las bases para una videovigilancia u observación eficaz y resultados de análisis fiables. Los 8.800 metros cuadrados de la Domplatte de Colonia, por ejemplo, se captan con sólo ocho sistemas de cámara en una resolución admitida ante los tribunales. Lo mismo ocurre en zonas exteriores de empresas de logística.

Dependiendo del campo de aplicación, un único sistema de sensores multifocal sustituye hasta 24 cámaras individuales. Menos sistemas significan también menos infraestructura, como cables y postes, menos tiempo de montaje o trabajos de excavación. Otro efecto económico se da al requerir muchos menos monitores, sustanciales para la videoobservación. Partiendo de los valores habituales –un operador bien formado para un máximo de seis a ocho pantallas a la vez– es fácil reconocer el potencial de ahorro en los gastos operativos o una calidad de vigilancia notablemente mejorada. Gracias a la vista general considerablemente mejor debido a la tecnología de sensores multifocal, un trabajador de seguridad puede mantener cómodamente un ojo incluso sobre contextos más grandes. Asimismo, la cantidad de cámaras tiene, por supuesto, junto a los gastos de infraestructura y personal, también impacto sobre otros numerosos bloques de costes como pueden ser soporte y mantenimiento.

Depende del software adecuado

Pero no sólo la cuantía de los costes de adquisición y mantenimiento del hardware condicionan la rentabilidad de un sistema de videoseguridad. También el software en que se basa contribuye de una forma decisiva. Aquí ayudan sistemas modulares y enfoques de plataforma con los cuales el cliente sólo tiene que licenciar aquellos componentes que necesita, pero que son tan abiertos y extensibles que, en caso de que cambien los requerimientos, pueden ser ampliados adecuadamente.

foto
Con la correspondiente tecnología, es posible cubrir ampliamente las zonas exteriores con muy pocos sistemas y con la resolución necesaria, por ejemplo, para una gestión exitosa de daños.

Módulos de solución para sectores específicos optimizan el uso de la correspondiente plataforma de software. Las posibilidades en la logística, por ejemplo, abarcan desde una medición automática sin retardo, pasando por la evitación de falsas alarmas en el perímetro mediante clasificación de objetos basada en IA, hasta muchas otras opciones de análisis como el conteo de personas, vehículos y plazas de aparcamientos o la detección de intrusión, cruce de línea o merodeo así como, por supuesto, sistemas que relacionan imágenes de vídeo con procesos de escaneo y, de este modo, pueden mejorar considerablemente el seguimiento y recuperación de bultos.

Los buenos sistemas disponen además de otros elementos como mapas con ‘objetos activos’ o también funciones para el procesamiento efectivo de los datos registrados para, por ejemplo, una gestión de daños eficiente. Más allá, frecuentemente son útiles interfaces con todos los sistemas importantes para seguridad e inmótica, tales como controles de acceso, sistemas de alarma contra incendios o intrusión. Independientemente de su aplicación, los sistemas de gestión de vídeo modulares apoyan así el funcionamiento rentable de la tecnología de videoseguridad.

¿Protección de datos como factor para la rentabilidad?

La protección de datos y la seguridad de datos son un factor esencial para la rentabilidad, y no sólo de sistemas de videoseguridad. En la actualidad, las sanciones por infracciones del RGPD son sensibles, por no hablar de los costes por pérdida de datos y espionaje industrial. Como cualquier otro sistema interconectado, los sistemas de videoseguridad modernos también son puertas de entrada potenciales y han de ser protegidos de forma adecuada.

foto
Los sistemas de vídeo modernos pueden mejorar los procesos empresariales de diferentes sectores y se distinguen por su funcionamiento rentable.

Por esa razón, las personas que toman las decisiones harán bien en considerar los principios de ‘Privacidad y Seguridad por Diseño’, anclados en el RGPD. No menos importante puede ser el país de origen y producción de un fabricante: independientemente de si se mira, si hay ‘puertas traseras’ construidas ya sea de manera accidental o intencionada, si el control de calidad es transparente, si hay profundidad de desarrollo y fabricación o si se evita interferencias políticas. Con este trasfondo, se puede volver a dar al sello ‘Made in Germany’ o, al menos, ‘Made in Europe’ una mayor importancia.

Conclusión: 'Quién compra barato, compra dos veces'

Aunque tecnologías alternativas como los sistemas de sensores multifocales, en un primer momento, parecen –analizados uno por uno los componentes– algo más caros, es posible emplearlos con costes de infraestructura y operación muchas veces notablemente inferiores y ayudan a sus usuarios a alcanzar mejor los objetivos de seguridad y de negocio. Por tanto, también en el mercado de videovigilancia vale la pena, en vez de hacerle al fabricante o instalador la famosa pregunta de cuál es el precio de la cámara, recalcular con exactitud y, sobre todo, no perder de vista el objetivo a lograr. Porque también en el sector de videoseguridad tiene vigor la máxima: 'Quién compra barato, compra dos veces''. O en términos económicos: el resultado o el rendimiento dividido por el esfuerzo o el precio, tiene como resultado la rentabilidad del sistema.

Empresas o entidades relacionadas

Dallmeier Electronic España, S.L.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

Suscríbase a nuestra Newsletter - Ver ejemplo

Contraseña

Marcar todos

Autorizo el envío de newsletters y avisos informativos personalizados de interempresas.net

Autorizo el envío de comunicaciones de terceros vía interempresas.net

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Protección de Datos

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

Andamio

Soluciones de Acceso Altrex

Andamio

ENLACES DESTACADOS

Smart Doors - IFEMA - Feria de Madrid 15 - 18 noviembre 2022Hispack: 24-27 de mayo de 2022

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS