Doing business in Spain? Interempresas Media is the keySáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas

Ponencia impartida en la jornada  ‘Packaging i Logística a l’Hàbitat

Packaging en el sector hábitat: calidad y sostenibilidad en la última milla

Aleix Fortuny, Senior Packaging Engineer, Centro Tecnológico BIP-Leitat03/04/2018
El sector del hábitat es profundamente heterogéneo, de ahí la variedad de productos que tienen cabida en este entorno. Esta es una industria que trabaja con materiales tan dispares como madera y sus derivados, metal, plástico, tejidos y vidrio entre otros. La propia característica intrínseca del sector incluye la manufactura de productos tan distintos en materiales y formas como mobiliario, luminarias, complementos de todo tipo entre los que podemos encontrar desde productos relativamente pequeños hasta productos que requieren de una logística extremadamente específica para su distribución.
Hablamos de un sector que históricamente se ha basado en un modelo de venta directa en el que el transporte en la última milla ha estado controlado por las propias empresas, ya sea mediante transportes propios o bien mediante transportes subcontratados, pero en cualquier caso especialistas en el transporte, montaje e instalación de muebles.

El incremento de la venta online en la mayoría de mercados también interesa el sector de mobiliario y decoración del hogar. Cabría plantearse cuantos de nosotros habríamos comprado un mueble a través de una tienda online y sin duda esto parece una opción perfectamente factible hoy en día. Sin embargo, muchos compradores siguen dudando de este modelo debido en gran parte a la preocupación de recibir el producto en perfecto estado y en el tiempo estipulado. El transporte, la manipulación y la entrega del producto comprado online está ahora en manos de empresas de transporte generalistas. Es en este punto en el que debemos asegurar que el packaging sea capaz de proteger el producto para que pueda ser entregado en perfectas condiciones.

En los próximos años las empresas del sector hábitat se verán con la necesidad de desarrollar embalajes para canales de venta en tendencia claramente ascendente como el e-commerce, pero sin dejar de lado los canales tradicionales. De esta situación se derivan dos posibles estrategias; una consistirá en el desarrollo de embalajes específicos para cada canal y la otra en tratar de homogeneizar embalajes que ofrezcan un buen comportamiento en ambos canales de venta. No es lo mismo acondicionar y proteger un producto si tenemos previsto transportarlo paletizado desde una fábrica hasta una tienda pasando por un almacén intermedio, que si tenemos previsto transportarlo directamente al usuario final mediante una agencia de transporte generalista.

Cuando se transportan las cargas de forma unitaria y mediante transportistas generalistas se produce un aumento exponencial de las roturas en el producto, debido en la mayoría de casos a manipulación inapropiada o trasporte en una posición de carga incorrecta. Otro factor que favorece este fenómeno es el anonimato que el packaging confiere al producto; si no sabemos lo que transportamos el trato que recibe el paquete puede no ser el adecuado a la tipología del producto contenido.

Para hacer frente al punto crítico de la última milla, una mala praxis habitual es la de sobreembalar el producto creyendo que a base de capas y capas de packaging aseguraremos la integridad del mismo. Esta solución puede resultar cara y poco efectiva ya que no asegura la protección del producto hasta la entrega. La clave para aumentar la efectividad del packaging reside en la inmovilización del producto dentro del embalaje más que en potenciar las capas externas. En muchos casos, cuando la carga es transportada paletizada y usando transportes dedicados a ello, el producto embalado, a pesar de estar adecuadamente acondicionado para estos tipos de transportes, no se encuentra perfectamente inmovilizado dentro de la caja de embalaje, y no queda protegido frente a las solicitaciones de la última milla en trasporte no especialista.

Para evitar roturas, garantizando así la calidad del servicio de entrega, deben evitarse movimientos de la carga dentro del embalaje. Esto se consigue estudiando la disposición de los elementos del producto dentro del embalaje, con un correcto dimensionamiento del embalaje y usando elementos apropiados de protective packaging.

foto
Foto 1. Cantonera de poliestireno expandido.
Un buen diseño de embalaje, incorporando también estrategias de ecodiseño, da mejores resultados que un sobreembalaje, y además permite reducir la cantidad de materia prima utilizada, con los beneficios que derivan en términos económicos y de sostenibidad ambiental.

De hecho, durante las jornadas ‘Packaging i Logística a l’Hàbitat’ dedicadas a los retos del servicio de entrega de productos del hábitat, uno de los temas en los que se hizo hincapié es la sostenibilidad y en particular la necesidad de incorporar criterios ambientales en el desarrollo de embalajes para este sector, respondiendo al incremento de la sensibilidad ambiental de compradores y fabricantes.

Aspectos como la viabilidad técnica y económica se tienen muy en cuenta en el momento de diseñar un nuevo packaging, y el Ecodiseño se presenta como una metodología en la que se considera la variable ambiental como un criterio más a la hora de tomar decisiones. Solemos ver el ecodiseño exclusivamente como una herramienta para mostrarnos socialmente responsables, sin caer en que incorporar la variable ambiental en el diseño de nuestros productos nos pueden llegar a generar ahorros considerables. El ecodiseño plantea el problema de la sostenibilidad en el origen, es decir cuando se diseña y se concibe un embalaje, y evalúa de forma global los costes e impactos a lo largo de toda la vida, tanto de los productos como de los servicios asociados. Tiene en cuenta el conjunto de recursos utilizados (materiales, energía, agua, aire) y los impactos ambientales generados en cada etapa del ciclo de vida, valiéndose del Análisis de Ciclo de Vida (ACV) como herramienta que permite cuantificar todos estos aspectos.

foto
Foto 2: Esquema general del Análisis de Ciclo de Vida (fuente: One Click LCA).

Algunas de las estrategias que pueden aplicarse en el diseño de embalajes destinados al sector hábitat se detallan a continuación:

  • El envase debe dimensionarse correctamente, buscando el equilibrio para conseguir el embalaje optimo sin sobreembalar, lo que representaría un sobrecoste, y sin subembalar ya que en este caso se radica el riesgo de una protección inferior a la que requiere el producto.
foto
Foto 3: Esquema general del Impacto ambiental de un embalaje (Fuente: Ecoembes).
  • Incorporar el máximo material reciclado en el embalaje siempre que sea posible.
  • Promover las cajas de embalaje de color crudo respecto a las cajas blancas. El papel blanco requiere de un proceso de blanqueado que representa un impacto ambiental superior. Promover el packaging monomaterial, y si es multimaterial que sea de fácil de separación.
  • Diseños formales eficientes con geometrías resistentes y repartimiento de material compensado.
  • Uso de medidas de embalaje logísticamente eficientes teniendo en cuenta las dimensiones del embalaje terciario, el palé.
foto
Foto 4: Esquema general de un paletizado compacto (Fuente: Recomendaciones logísticas para el diseño e ingeniería de envases y embalajes - Ecoembes 2015).
Podemos concluir que cuando se desarrolla un packaging debemos tratar de asegurar en primer lugar la funcionalidad, garantizando así la integridad del producto y la calidad del servicio. La venta online representa una gran oportunidad para la industria de hábitat para innovar en el packaging de sus productos, ya sea para mejorar en el aspecto de sostenibilidad, o bien para optimizar recursos y costes, valiéndonos de herramientas como el ecodiseño.

Empresas o entidades relacionadas

Leitat - Centre tecnològic

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Global Robot Expo, S.L.VII Congreso GasnamSILFerroforma

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS