Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Estaciones de Servicio

Las emisiones de CO2 descendieron un 1,6% gracias a un año hidráulico muy favorable

El consumo energético en España creció un 1,8% durante el pasado año

Redacción Interempresas15/07/2019

A lo largo del pasado año el consumo total de energía primaria en España aumentó un 1,8% respecto a 2017, manteniendo la tendencia iniciada en 2015. En 2018 se consumieron 141,4 millones de toneladas equivalentes de petróleo, una cifra que sigue estando lejos del máximo histórico, alcanzado en 2007 (158,6 Mtep). Así lo recoge el BP Statistical Review of World Energy, que fue presentado en Madrid el pasado 11 de julio por el presidente de BP España, Luis Aires.

En cuanto al consumo por fuentes de energía, petróleo y renovables fueron las únicas fuentes que, tras crecer en 2017, volvieron a hacerlo en 2018, con un 2,6% y un 1,7% respectivamente. El carbón, que se vio disparado el pasado año como sustituto de la energía hidroeléctrica, descendió un 17,3% en 2018. Por su parte, el gas descendió un 0,8% y la energía nuclear lo hizo un 4,3%, informaron fuentes de BP España en una nota de prensa.

De este modo, el ‘mix’ de consumo de energía primaria quedó así: petróleo (47,1%), gas (19,1%) y renovables (11,3%) ocuparon los primeros lugares. La energía nuclear (8,9%) adelantó al carbón (7,9%), y en último lugar se situó la energía hidráulica (5,6%).

Con respecto a esta última, durante el pasado año “se revirtió la coyuntura negativa de 2017” cuando una gran sequía produjo un desplome de la producción de energía hidroeléctrica. Los buenos datos de precipitaciones empujaron el consumo de energía hidráulica un 87,4%, pasando a representar un 5,6% del total de energía consumida, frente a solo el 3% del año anterior, en el cual se marcó un récord negativo.

Tras un ligero ascenso el pasado año, la generación eléctrica volvió a descender en 2018, aunque lo hizo ligeramente (-0,2%). A pesar del notable crecimiento del peso de la energía hidroeléctrica, que representó un 12,8% del total (frente al 6,8% de 2017), el orden en el reparto no tuvo variaciones: las renovables volvieron a ser la fuente con mayor peso en el ‘mix’ de generación eléctrica (25,7%), seguidas del gas natural (20,8%) y la energía nuclear (20,2%). El carbón, que aumentó su peso hasta el 16,8% en 2017, mantuvo la cuarta posición en el ‘mix’, pero con un peso relativo notablemente menor, del 14%. Finalmente, se situaron la energía hidroeléctrica y el petróleo (5,7%).

Gracias al descenso del carbón y al “enorme aumento” de la energía hidroeléctrica, las emisiones de CO2 en España se redujeron en un 1,6%, “tras haber crecido el año anterior a la mayor ratio en 5 años. El país se desmarca, así, de los datos negativos registrados a nivel mundial”.

foto

El evento tuvo lugar en el el auditorio de la Fundación Francisco Giner de los Ríos, en Madrid.

La transición hacia economías bajas en emisiones en “una senda insostenible”

Si bien 2015 marcó un hito en la lucha contra el cambio climático con la adopción de un nuevo acuerdo sobre el clima en la Conferencia de París, 2018 fue un año decisivo por el impulso de medidas gubernamentales y de concienciación social sobre sus efectos negativos, se recoge en el BP Statistical Review of World Energy. No obstante, en el análisis elaborado por la multinacional británica se afirma que “a pesar del esfuerzo, los datos no se corresponden con el ritmo de progreso necesario y las emisiones mundiales aumentan un 2%, lo que supone el crecimiento más rápido de los últimos siete años y el doble del crecimiento medio de la última década”.

En 2018, a pesar de un modesto crecimiento del PIB y del aumento de los precios de la energía, la demanda global creció un 2,9%, casi el doble del promedio experimentado en la última década (1,7%). El impulso se produjo por una combinación de efectos relacionados con la meteorología – aumento de la demanda de aire acondicionado y calefacción en los principales centros de demanda (EE UU, China y Rusia) –y la reversión de los movimientos cíclicos del patrón chino de crecimiento. La mayor parte del crecimiento global lo protagonizaron economías en desarrollo, como China e India, que, junto a Estados Unidos, representaron alrededor de dos tercios de dicho aumento.

El incremento del consumo se observó en prácticamente todos los tipos de combustible, creciendo la mayoría de ellos con más fuerza que la media histórica. Con un 5,3% más de demanda, el gas natural alcanzó una de las tasas más elevadas de los últimos 30 años y supuso casi el 45% del aumento del consumo mundial de energía. En cambio, el impulso de las renovables, del 14,5%, fue levemente menor al que se produjo el año anterior, si bien continuó siendo, con diferencia, la fuente de energía que creció más rápidamente a nivel global.

foto
De izquierda a derecha, el secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de BP España, Luis Aires.

Petróleo y carbón dominan el ‘mix’ mundial

Con todo ello, el ‘mix’ energético quedó configurado de la siguiente manera: el petróleo mantuvo un peso similar al del año anterior, un 33,6%, seguido del carbón (27,2%) y del gas natural (23,9%). Las energías no fósiles supusieron un 15,2% del ‘mix’ energético, con la hidráulica representando un 6,8%, las renovables un 4% y la nuclear un 4,4%.

A pesar de las oscilaciones de precios ocurridas a lo largo del año, que alcanzaron un máximo de 85 dólares por barril, la demanda mundial de petróleo se mantuvo en un escenario de relativa estabilidad, con un aumento del 1,2%.

En términos absolutos, este crecimiento principalmente llegó de la mano de los países en vías de desarrollo, con China y la India representando en torno a dos tercios del incremento mundial, y de Estados Unidos, que experimentó el mayor crecimiento de demanda (2%) en más de una década.

En el impulso de esa demanda tuvieron cada vez más importancia los productos petroquímicos que representaron en torno a la mitad del crecimiento global de la demanda del pasado año.

Por su parte, la producción de petróleo creció un 2,4%, con Estados Unidos registrando los mayores incrementos (16,6%) de los últimos 30 años, procedentes, sobre todo, de yacimientos no convencionales. Se trata del mayor incremento anual de un país en toda la historia.

foto
La energía en el mundo. Variación en el consumo entre 2018 y 2017.

Caída de las reservas de petróleo en la OCDE

El crecimiento de la producción de crudo de la OPEP estuvo por debajo de la media por segundo año consecutivo, a pesar del fuerte incremento de la producción de Arabia Saudí que no llegó a compensar las caídas en Venezuela debido a su crisis económica y política, y de Irán, derivadas de las sanciones impuestas por Estados Unidos.

La OPEP+, que incluye además a otros 10 países no miembros de esta organización, liderados por Rusia, rebasó los recortes de producción acordados en 2017 y esta situación mantenida durante la mayor parte de 2018 conllevó una reducción en las reservas de la OCDE, hasta situarlas por debajo de su media variable de cinco años por primera vez desde el desplome de los precios del petróleo en 2014.

Los vaivenes por el lado del suministro, junto con una serie de factores de carácter macroeconómico, así como las tensiones geopolíticas cada vez más crecientes, se dejaron sentir no solo en los niveles de inventario, sino también en el precio del petróleo, añadieron fuentes de BP España.

Así, y a medida que comenzaron los recortes de la producción, empezaron a caer las reservas, y los precios aumentaron hasta alcanzar máximos de 85 dólares por barril. En el último trimestre del año los precios cayeron hasta los 50 dólares por barril, como consecuencia de los incrementos de producción, especialmente de Libia y Nigeria, y la concesión de exenciones temporales a las importaciones de petróleo iraní. En el conjunto del año, la media del Brent fue de 71 dólares por barril, por encima de los 54 dólares de 2017.

foto
La energía en España. Variación en el consumo entre 2017 y 2018.

La climatología en EE UU aumentó la demanda de gas natural

El gas natural tuvo un año de bonanza, marcado por el mayor aumento de la tasa de consumo y producción (5%) de los últimos 30 años, protagonizado por Estados Unidos, que estuvo detrás de casi el 40% del crecimiento de la demanda mundial y de más del 45% del aumento de la producción, gracias a la revolución del esquisto. Así, la producción estadounidense de gas aumentó un 11,5% seguida por los aumentos de Rusia, Irán y Australia.

La excepcional fortaleza del consumo de gas en el país norteamericano (10,5%) se debió, en gran medida, a los efectos de la climatología, que acrecentaron la demanda para calefacción y refrigeración de manera directa y que, de manera indirecta, estuvieron detrás de una mayor demanda de electricidad.

Fuera de ese país, el crecimiento de la demanda mundial de gas se concentró en otros tres: China, Rusia e Irán. El consumo en China creció un 18% “gracias a un sólido crecimiento de la actividad industrial durante la primera mitad del año y a la continuación de las políticas medioambientales del gobierno, que ha fomentado la transición del carbón al gas tanto en la industria como en los hogares, con el fin de mejorar la calidad del aire.”

Un factor central detrás de la fortaleza de los mercados mundiales de gas del año pasado fue la expansión continuada del gas natural licuado (GNL), que aumentó casi un 10% en 2018 impulsado por los nuevos trenes de Estados Unidos y por un incremento de la producción de las nuevas plantas de licuefacción de Australia, Estados Unidos y Rusia.

Esta mayor integración se ha dejado sentir en los precios del gas, provocando por un lado una mayor correlación entre los precios de las distintas regiones – con el mercado europeo como actor que equilibra el mercado mundial de GNL – y, por otro, haciendo disminuir la volatilidad de los precios en los distintos mercados. Esto ha provocado que las sacudidas en una región sean cada vez más compartidas por el resto del mundo, lo que conduce a patrones de variación de precios más semejantes.

La producción mundial de energía nuclear, por su parte, creció un 2,4%, con incrementos notables en China, que representó tres cuartas partes del crecimiento mundial. De hecho, el consumo nuclear en China se ha cuadruplicado en la última década, seguido de Japón. Se trata de cifras que fueron compensadas parcialmente por las caídas en Corea del Sur y Bélgica.

foto
Diez datos de 2018 relacionados con la energía.

Repunte del carbón

En relación al carbón, a pesar de que se anunciaba su declive final, 2018 fue testigo de un nuevo repunte, el más acentuado de los últimos cinco años tanto en las tasas de consumo (1,4%) como en las de producción (4,3%).

Ambos crecimientos fueron impulsados en gran medida por las alzas en India y China, después de tres años de caídas durante el periodo 2014-2016. Más concretamente, el incremento del consumo de carbón se produjo por el aumento de su uso en el sector eléctrico: pese al fuerte y constante crecimiento de las renovables, que aumentaron más de un 25% en ambos países durante el año pasado, el carbón fue empleado por el sector eléctrico para cubrir los fuertes incrementos de la demanda de electricidad.

La generación mundial de electricidad aumentó un 3,7%, una de las tasas de crecimiento más elevadas de los últimos 20 años. La mayor parte del mismo, un 81%, procedió de las economías emergentes, India y China. Sin embargo, el aumento especialmente sólido de la demanda de electricidad durante 2018 se debió en gran medida a Estados Unidos, que alcanzó un récord en su cifra de crecimiento (3,7%), impulsada por la meteorología y en contraste con su tendencia a la baja de los últimos diez años.

Desglosándolo por fuentes, las energías renovables, que crecieron un 14,5%, lideraron el incremento de la generación eléctrica, suponiendo un tercio del mismo. Al crecimiento de las renovables le siguieron el gas natural (3,9%), la energía hidroeléctrica (3,2%), que se vio impulsada por el repunte en Europa (9,8%) tras la fuerte caída del año anterior, y el carbón (3%).

Las renovables, “alcanzando su madurez”

China, responsable de un 45% del crecimiento mundial de la generación eléctrica a través de renovables, se situó a la cabeza del aumento de este tipo de energía, superando al de toda la OCDE en su conjunto.

Dentro de las renovables, la eólica representó más de la mitad del crecimiento, mientras que la solar supuso un 29% del total.

La energía renovable va alcanzando su madurez. En los últimos 20 años, tres cuartas partes de los países estudiados han adoptado ya alguna forma de energía renovable, y el grado de penetración se ha extendido de manera uniforme. Hace 20 años, solo dos países tenían un nivel de penetración de las renovables de más del 20%; hoy son 13, todos ellos, excepto Nueva Zelanda, en Europa.

No obstante, a pesar de la creciente penetración de las renovables, el ‘mix’ de generación eléctrica continúa sin apenas variaciones y la contribución de los distintos combustibles al sistema eléctrico mundial continúa “inamovible” con respecto a sus niveles de hace 20 años y con cuotas de participación similares entre los combustibles no fósiles (36 %) y carbón (38%) en 2018.

Durante la última década, el rápido crecimiento de la energía renovable, junto con la reducción de la cuota de carbón, ha llevado a una mejora más sostenida de la intensidad de carbono del sector eléctrico, de manera que el impacto en las emisiones de carbono derivado de una creciente demanda de electricidad ha sido parcialmente compensado.

Que esa compensación haya sido solamente parcial se ha manifestado en el hecho de que, a medida que los ritmos de crecimiento en la demanda de electricidad han sido mayores, como ha ocurrido en los últimos tres años, las emisiones derivadas de este sector han aumentado sustancialmente. Es decir, no ha sido posible descarbonizar el sector eléctrico lo suficientemente rápido como para compensar el crecimiento de la demanda. En 2018 las emisiones de carbono del sector eléctrico aumentaron un 2,7%, su tasa de crecimiento más alta en siete años, lo que representa aproximadamente la mitad del crecimiento de las emisiones de carbono globales.

foto

"Es importante tener en cuenta todos los tipos de energía y desarrollar una serie de tecnologías, así como trabajar en una mayor eficiencia energética que asegure volver a una senda de crecimiento sostenible”, se defiende en el estudio elaborado por BP, que cumple su 68ª edición.

Un escenario ideal muy alejado de la realidad

El mayor desafío lo plantea esta solidez del crecimiento de la demanda de electricidad, y queda patente revisando en qué medida habría debido cambiar la participación de las distintas fuentes utilizadas en la generación eléctrica en los últimos tres años para que, asegurando ese crecimiento de demanda eléctrica que exige el mundo en desarrollo, se hubiesen mantenido las emisiones en los niveles de 2015.

Para conseguirlo, la generación a partir de energía renovable tendría que haber crecido a más del doble de rapidez de lo que realmente lo hizo (más de 1.800 Twh, frente a los 800 Twh conseguidos). Se trata de una cifra extraordinaria, equivalente a toda la generación renovable de China y Estados Unidos junta en 2018. Ese ritmo se hubiera logrado, también, mediante la sustitución del 10% del carbón por gas natural en el sector eléctrico.

En un momento en que la sociedad demanda una transición acelerada hacia un sistema energético con bajas emisiones de carbono, los datos de 2018 dibujan un panorama preocupante con las emisiones aumentando a nivel global un 2%.

En 2018, Europa, América Central y Sudamérica fueron las únicas regiones que redujeron sus emisiones de carbono, en un 1,6% y un 1,5% respectivamente, siendo su contribución al total de emisiones globales del 12,5% y 3,8% cada una. En el resto de las regiones, las emisiones han aumentado considerablemente, no solo en las regiones en desarrollo como Asia Pacífico (2,8%) responsable de casi la mitad de las emisiones globales, África (2,4%), y la Comunidad de Estados Independientes (5%), sino también en Norteamérica (1,9%), impulsado por Estados Unidos, donde crecieron un 2,6%.

Se trata de una senda insostenible, en la que tanto la demanda de energía como las emisiones de carbono crecen a un ritmo superior al de años anteriores, y todo ello a pesar del modesto crecimiento del PIB y un aumento de los precios de la energía.

La perspectiva general indica que el actual ritmo de progreso se está quedando corto ante la acelerada transición prevista por los objetivos sobre el clima fijados en París. En este escenario, es evidente que un cambio hacia una mayor electrificación solamente ayuda en el camino hacia un sistema energético con bajas emisiones de carbono si va de la mano de una descarbonización del sector eléctrico, destacan fuentes de BP España.

El rápido crecimiento de las energías renovables es fundamental, pero insuficiente. Es importante tener en cuenta todos los tipos de energía y desarrollar una serie de tecnologías, así como trabajar en una mayor eficiencia energética que asegure volver a una senda de crecimiento sostenible.

Desde hace 68 años, el informe BP Statistical Review of World Energy ofrece datos objetivos sobre los mercados mundiales de la energía, convirtiéndose en una de las publicaciones de referencia. Como tal, es consultado y valorado por medios de comunicación, expertos, políticos y compañías energéticas

España se alejó de la tendencia global con un descenso de las emisiones de CO2 gracias a un año hidráulico muy favorable

Los buenos datos de precipitaciones empujaron el consumo de energía hidroeléctrica un 87,4% e hicieron descender el consumo de carbón, propiciando así una reducción en las emisiones de CO2 de un 1,6%

A nivel mundial las emisiones aumentaron un 2%, impulsadas por un aumento global de la demanda energética (del 2,9%) y por el crecimiento del consumo de carbón
En un momento en que la sociedad demanda una transición acelerada hacia un sistema energético con bajas emisiones de carbono, los datos de 2018 dibujan un panorama preocupante con las emisiones aumentando a nivel global un 2%

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.