Doing business in Spain? Interempresas Media is the keySáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas
“La red española lleva mejorándose muchísimo tiempo y la nueva ITC logrará que mejore aún más”

Entrevista a Gustavo Mezquita, asesor técnico de la CEEES

Salva Bravo Nebot21/09/2018

Justo un años después de la aprobación de la ITC 04 entrevistamos a Gustavo Mezquita, uno de los participantes en la redacción de la instrucción técnica. En su papel de asesor técnico de la CEEES, el gerente de AlterEco ha llevado a cabo una fructífera labor divulgativa en diversos actos repartidos por la geografía nacional para explicar las principales novedades de la norma. La ocasión es idónea para repasar algunos de los asuntos de actualidad relacionados con el sector en su vertiente normativa y técnica.

Hace unos días hizo se cumplió un año de la aprobación de la ITC 04, ¿se empieza a notar en el mercado una mayor demanda de productos y servicios necesarios para el cumplimiento de la norma?

Se empieza a notar que hay preocupación, que la gente pide mucha información, pero también hay que tener en cuenta que las primeras actuaciones, quitando la parte de las desatendidas y las revisiones periódicas son a tres años vista. Desde luego hay preocupación e interés y el sector se empieza a mover.

Otro asunto es cómo será ese movimiento, si será sostenible o no, porque lo lógico es que, si hay un plazo de tres años para cambiar la válvula anti retorno bajo surtidor, por ejemplo, se vaya haciendo progresivamente; es algo que ya está aprobado y no va a cambiar así que es mejor irse adaptando y no esperar al último mes.

También hay algunas novedades que requieren de nuevos productos y puede que la se esté esperando a que haya más oferta para ver si bajan los precios. Es una constante no solo en nuestro sector. Diría que en Europa en general todo está muy maduro además de hiper regulado, por lo tanto, casi puede decirse que le único argumento de venta es el precio, ya que para que un producto pueda salir al mercado debe cumplir tal cantidad de normas y reglamentos que los estándares de calidad mínimos casi están garantizados. Dado que en nuestra actividad no hay productos 'premium' (a diferencia que en el sector automoción, por ejemplo) al final casi todo se reduce a precio.

Cuando operas en un sector así es complicadísimo trabajar, porque los esfuerzos de los fabricantes suelen ir dirigidos a ver cómo pueden ofrecer ese producto un poco más barato, en lugar de mejorarlo y curiosamente puede generar una involución del mercado, dejando de apreciarse características que pueden dar valor añadido.

foto
Gustavo Mezquita es el asesor técnico de la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES).

¿Qué se puede hacer en ese entorno?

AlterEco siempre ha cuidado mucho este aspecto y tanto en productos como en servicios tratamos de optimizar la relación calidad–precio. Intentamos ofrecer soluciones que supongan ahorro sin necesidad de gastar más.

Tenemos ofertas especiales para los asociados a la CEEES para que los socios adapten sus estaciones a la nueva ITC con precios muy competitivos, pero cuidando la calidad. Además, trabajamos mucho para desarrollar nuevos productos. Por ejemplo, a raíz de la conciliación estadística de inventario (que es un servicio conectado y lleva ya años formando parte del ecosistema del Internet de la Cosas) estamos desarrollando más soluciones que por ese camino: equipos conectados que suponen muy bajos costes y aportan mucho valor añadido, en situaciones como la vigilancia de pozos de contaminación, en aplicaciones como sensores en arquetas… En cualquier situación en la que se pueda aplicar la telemetría: sensorica conectada a la red. En otras palabras, la idea no es vender el equipo, sino ofrecer un servicio sobre ese equipo.

En esta área contamos con productos propios que en breve empezaremos a lanzar al mercado. Con ellos nuestro objetivo principal no ha sido bajar el precio, sino utilizar las técnicas disponibles para que el producto sea más versátil y completo, ofreciendo así más posibilidades, porque al final se trata de dar a nuestros clientes un servicio. Si se utilizan técnicas que están disponibles en términos de conectividad, comunicación etc. se pueden dar servicios con bajo coste pero muy efectivos.

En la actualidad hay varias demandas en el Tribunal Supremo relacionadas con la ITC 04, ¿nos puedes explicar quiénes las han presentado y qué plantean en ellas?

Ahora mismo hay tres demandas contra el estado con motivo de la nueva ITC MIIP04: una presentada por las cooperativas, otra por la Aesae y la tercera, que han elaborado cuatro personas de manera coordinada y a título particular.

foto
Mezquita llama la atención sobre las posibilidades que el Big Data ofrece a las estaciones de servicio.

¿Qué es lo que solicitan?

Las demandas de Aesae y las cooperativas van encaminadas a cambiar algunos aspectos del régimen desatendido.

En la demanda a título particular (llama la atención esta característica) piden tres cosas: una es que se derogue la ITC por completo alegando que, supuestamente, la nueva ITC exige medidas medioambientales menos estrictas que la anterior, otra que se eliminen las alusiones a la norma Europea UNE EN 13160 y la UNE 62423 y por último que se vuelva al umbral de detección de fugas de 100 ml/h tal y como se establecía en la anterior ITC (algo que no ha adoptado ningún país del mundo, tomándose de forma generalizada los estándares EPA Estadounidenses como óptimos para la detección de fugas en términos de equilibrio efectividad – falsa alarma). De hecho, los fabricantes internacionales de equipos nos indican que un límite inferior a los 400 mililitros hora no es viable porque el nivel de falsas alarmas hace inoperativo el sistema. Durante un montón de años nadie ha llegado a los 100 ml/h; será por algo. Y los estándares de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) están aceptados y generalizados en todo el mundo y fijan ese límite de 400 ml/h.

He estudiado todas las demandas ya que he asesorado a CEEES (ya que la CEEES y Aevecar se han personado). Hay aspectos que podrían discutirse, pero algunas cosas de las que se dicen en alguna de las demandas carecen de base. Llega a cuestionarse la constitucionalidad de la ITC, a ese nivel ha llegado el tema.

¿Puedes explicar algunos detalles de las normas UNE que has citado antes?

El cambio entre la UNE 53968 y la UNE 62423, que son las dos normas españolas que establecen los requisitos que tienen que cumplir los sistemas de detección de fugas, es que la primera es la que aplica a sistemas tanto fijos como móviles, mientras que la segunda aplica sólo a sistemas móviles, delegando los fijos en la normativa internaciones aplicable (la europea UNE EN 13160 y los estándares EPA americanos). Fue elaborada para un posible laboratorio que está pendiente de ser construido.

La gran diferencia entre ambas es que la UNE 53968 fija en 100 mililitros el defecto patrón, aunque no habla de densidades de los líquidos, ni de condiciones ambientales. Por eso planteamos fijar un patrón permita establecer una comparabilidad y que se pueda comprobar físicamente, como mediante un orificio, que esto está muy desarrollado, el tema de la boquilla hay empresas como Spraying Systems o Lechler que tienen boquillas que definen perfectamente cuál es su caudal, bajo qué condiciones, la forma del chorro (que puede ser cilíndrico, cónico, cónico hueco…). Vamos a elegir algo que sea accesible y medible, no una entelequia. Ese cambio, hubo a quien no le gustó ese enfoque, y ahora está argumentando en contra.

En la ITC hay otro cambio de filosofía muy relevante: antes se hacían pruebas discretas cada cinco años, por ejemplo, y entre prueba y prueba no se media nada, y lo que propone la nueva ITC son controles continuos y una alerta temprana supervisada por una tercera parte: una empresa acreditada por ENAC, o por entidad de acreditación europea, que es la que debe establecer si se están produciendo fugas o no. El cambio de filosofía es total. Y en el fondo no es ninguna novedad, esta forma de actuar se ha adopto hace años en el Reino Unido y en Estados Unidos los primeros sistemas datan del año 1992, con muy buenos resultados. Pero hay gente a la que ese cambio no le viene bien y decide judicializar el asunto y llevarlo hasta el Supremo.

foto
El asesor técnico de la CEEES subraya que la tecnología actual permite controlar el estado de salud de una estación de servicio a costes inferiores a los de hace unos años y con una mayor exactitud.

¿Qué regula la norma UNE EN 13160?

Es una norma europea que consta de siete partes y en cuya elaboración y desarrollo estuve participando en el CTN 393 del Comité Europeo de normalización: define las condiciones que tienen que cumplir los diferentes sistemas de control de estanqueidad, los diferentes sistemas que hay: cómo tienen que estar fabricados, qué ensayos deben superar, entre otros aspectos.

Esta norma que ya existía, lo que hemos hecho es actualizarla, porque cada cinco años las normas deben revisarse, y la verdad es que se ha mejorado muchísimo. Se han introducido sistemas nuevos que no estaban en el mercado en su última revisión. Además, se ha ampliado la variedad de sistemas, permitiendo el uso de algunos que se utilizan con éxito fuera del territorio europeo.

Desde mi punto de vista, es un buen ejemplo de cómo el marco legal se enriquece gracias a aportaciones técnicas provenientes de todo el mundo, porque en su actualización y mejora hemos participado expertos de Alemania, Italia, Reino Unido, Estados Unidos, España... Además, en los grupos de trabajo han estado presentes fabricantes, distribuidores e instaladores (yo representaba a los instaladores españoles asociados en ARETA), pero también profesionales independientes. Ha sido un equipo muy heterogéneo, pero en el que los acuerdos se han alcanzado por consenso. Técnicamente es una norma “superelaborada” y muy válida.

Sin embargo, puede ocurrir que una vez terminada la vertiente técnica de una norma alguien la impugne desde el nivel legal y puede parar su aplicación. Por eso hay tanta afición a demandar.

Da la impresión de que el esfuerzo europeísta por unificar criterios y normas, por establecer un marco supranacional común, es fácilmente desmontable.

Eso está sucediendo en Europa con muchas cosas. Nos contaban en la Unión Europea que cada vez se hace más complicado la renovación de normas armonizadas por este tipo de situaciones que ocurren.

Pero no es que ese esfuerzo se pueda desbaratar con facilidad, es que la Unión Europea y sus mecanismos legislativos son una estructura tan pesada y tan heterogénea, en la que conviven partes con intereses distintos, que al final puede convertirse en una jaula de grillos.

Un grupo que tiene interés en mejorar técnicamente un sector puede ir en contra de otro grupo que pretende que todo esté perfectamente definido y asegurado, y eso es incompatible. La cuestión es que cuando hay un pulso entre el primer grupo y el segundo siempre gana la parte legal, porque -en caso de duda- la norma no sale adelante.

Por tanto, si una norma puede nacer con espíritu de ser armonizada para todo el espacio de la Unión Europea, y que por tanto permita que fabricantes de un país puedan vender en otro, que operadoras de un país tengan las mismas condiciones técnicas que las de otro; es decir, que se establezca una armonización y se funcione como un mercado único y con las mismas reglas de juego. Pero si al final de forma individual se impugnan y se consigue desvanecer esa armonización utilizando argumentos legales (bajo los que puede subyacer un interés concreto) el asunto se complica mucho.

El problema que tenemos, que es general en Europa, es que el nivel legal pesa siempre más que el técnico. Cualquier norma técnica es impugnable, porque nada es perfecto y, además, en el nivel legal puedes avanzar utilizando argumentos no demostrando fehacientemente. Y no nos engañemos, argumentar algo es fácil, nada más necesitas un punto de inicio, un apoyo. Y a partir de ahí puedes construir la impugnación. Ese es el problema de la Norma UNE EN 13160, que estuvimos desarrollando durante más de tres años en Europa, que nació para ser armonizada, y a día de hoy no puede entrar en vigor dicha armonización porque una persona de un país miembro lleva ya dos años haciendo alegaciones.

foto
Con respecto a la adaptación de las estaciones de servicio a los requisitos de la ITC 04 vigente, Mezquita aconseja a los empresarios que contraten los servicios de “una empresa confiable que le asesore y ejecute correctamente los trabajos y además que le realice los trámites correspondientes en la administración para que todo quede registrado”.

¿A ti qué te aporta el formar parte de estos grupos de trabajo?

A mí me gusta, y además yo tengo un perfil adecuado para gestionar crisis y momentos difíciles. Este tipo de cosas al final te hace afrontar situaciones complicadas, reuniones en las que hay que tomar decisiones para lograr avances. A mi todo eso me gusta, y si además incorpora aspectos técnicos me gusta más aún.

Es cierto que muchas veces la técnica llega hasta donde llega y luego hay que tomar decisiones en las que pesan los impactos económicos, e incluso temas políticos. Dentro de mi actividad diaria es una parte que no me lastra, al revés. Y luego está el enriquecimiento personal, así como la oportunidad de conocer a personas extraordinarias. Muchas veces, en vez de estar trabajando delante de un ordenador, viajar me ha permitido conocer a gente que de otra manera no hubiera sido posible, y puedes aprender mucho de ellos, desde el punto de vista técnico, pero también desde el punto de vista personal. Hablo de gente con mucha experiencia con grandes conocimientos. Además, conocer puntos de vista diferentes al tuyo es importantísimo.

Tu participación en esos grupos de trabajo a nivel europeo te permite conocer cuál es el nivel de la red española de estaciones de servicio.

La red española lleva mejorándose muchísimo tiempo y la nueva ITC además va a hacer que mejore aún más. Hay operadoras que se han adelantado a la ITC y han empezado con campañas de conversión a doble pared, o campañas de implantación de medidas que iban a llegar con el nuevo reglamento

¿Qué empresas y operadoras están adelantándose a la ITC?

Las operadoras en general, por ejemplo, son empresas de las que conozco directamente las mejoras que han implantado. Pero también ha habido muchos propietarios de estaciones que se han adelantado y han introducido mejoras importantes. Creo que quienes sufren mayor estrés por actualizar las instalaciones son los empresarios, una operadora lo tiene más fácil organizando concursos y dedicando amplias partidas para invertir en su red. Un empresario debe estar seguro de lo que hace, contratar una empresa confiable que le asesore y ejecute correctamente los trabajos y además que le realice los trámites correspondientes en la administración para que todo quede registrado. Ellos no lo tienen tan fácil y realmente se esfuerzan muchísimo por implementar mejoras. Lo cierto es que la inversión en medioambiente y seguridad en toda la red ha sido constante en los últimos 10-15 años.

foto
“La inversión en medio ambiente y seguridad en toda la red ha sido constante en los últimos 10-15 años”, afirma Mezquita.

Antes has hecho referencia al Internet de las Cosas, ¿se está digitalizando el sector? En cuanto al Big Data, ¿están aprovechando las operadoras y empresarios los datos de sus clientes?

Yo creo que sí. Hay empresarios que se han empezado a dar cuenta de que una cosa es el dato, otra cosa es la información y otra cosa es el conocimiento que se obtiene de ese proceso. Se empezó por recoger datos. Esos datos, reunidos en un informe que da sentido al contexto, es la información. Finalmente, el conocimiento es la experiencia que te da todo lo anterior, y es lo que te permite tomar decisiones basadas en ese conocimiento.

Ese proceso de mejora que da la digitalización se está empezando a extender. Algunos considerados ‘friquis’ ya lo venían utilizando, pero se están empezando a dar cuenta de forma generalizada de que este proceso, esta manera de gestionar y aprovechar la información, genera réditos comerciales. Saber quiénes son tus clientes, cuáles son sus hábitos y qué les puedes ofrecer en función de sus costumbres. Poco a poco la experiencia del cliente en las estaciones está cambiando para mejor gracias a estos procesos. También hacen posible obtener un ‘feed back’ del cliente: saber su opinión una forma muy sencilla si lo estás haciendo bien o lo estás haciendo mal, qué aspectos consideran que debes mejorar, los horarios … Todo eso y más, al final lo que te permite es aprovechar al máximo tu instalación, que es única, por lo que las estrategias que puedes aplicar sobre ella son específicas.

En este sentido, los proveedores de sistemas informáticos están evolucionando mucho. Son ellos los que están desarrollando este tipo de módulos dentro de los sistemas de gestión y le están diciendo al gestor de la estación que se aproveche del Big Data. Lo tienes ahí y te permitirá aumentar fácilmente ventas y mejorar la experiencia cliente, lo que tendrá como consecuencia en la tan apreciada fidelización.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.