Sáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas

Telco establece un cierto orden entre operadoras, prestadores de servicios y trabajadores

Telco: nuevo estándar de formación para telecomunicaciones

David Fernández y Antonio Marcos, Prevención de Riesgos Laborales y Dirección Técnica de Previnsa-Foractiva09/10/2018
A principios de este año 2018 hemos asistido al nacimiento e implantación de un nuevo estándar formativo para el sector de telecomunicaciones. Este nuevo estándar denominado Telco pretende seguir la misma línea que otros estándares ya conocidos como Irata, GWO, etc.
foto

La formación de los trabajadores del sector de telecomunicaciones es una pieza fundamental dentro de su política preventiva.

El auge del sector de las telecomunicaciones y su alto potencial de crecimiento a medio y largo plazo, exige una constante adaptación de todo su tejido industrial y humano a las nuevas necesidades tecnológicas y organizativas.

Para el sector de telecomunicaciones, la formación de los trabajadores es una pieza fundamental dentro de su política preventiva, generando la necesidad de una formación especializada y de calidad, que se adapte a los avances tecnológicos y modificaciones legislativas.

Si tenemos en cuenta los números del sector de telecomunicaciones (más de 130.000 empleados en 2017 y más 5.800 empresas según datos del INE), el potencial de Telco es abrumador. Este ‘gigante’ de las telecomunicaciones se encuentra formado a su vez por cuatro subsectores de actividad; operadoras, compañías de comercialización, empresas de instalación y entidades de I+D. Cada una con sentido propio y unas características singulares que las diferencian.

Según las estadísticas del Anuario de Accidentes en España el sector de telecomunicaciones aumentó un 3,1% el número de accidentes de 2015 a 2016, obteniendo una cifra en este último año de 1.331 accidentes.

Mostrando datos tan significativos como que el 60% de los accidentes se producen en trabajadores entre 30 y 55 años.

foto

Ejemplo de trabajo en altura para el sector telecomunicaciones.

Analizando los datos con detalle, lo más significativo es el aumento progresivo de los accidentes con los años de experiencia. Más de 300 accidentes de trabajadores con más de 10 años de experiencia. El efecto ‘rutina’ y el exceso de confianza se muestran como el enemigo a batir en materia de seguridad.

Sensibles a estos datos, y como ha ocurrido en otros sectores, han sido las propias empresas y operadores del sector de telecomunicaciones las promotoras de la creación de un estándar formativo común que cambie este aumento de los accidentes.

Esta ‘autorregulación’ tiene como objetivo establecer unos criterios y requisitos mínimos, garantizando que todo trabajador y empresa que preste servicios dentro del sector de telecomunicaciones cumpla unas directrices básicas en seguridad en materia de prevención de riesgos laborales.

El estándar Telco pretende suplir la ausencia de una formación reglada mediante el desarrollo de programas adaptados a la industria de telecomunicaciones y contenidos prácticos específicos de cada entorno de trabajo.

Con este propósito se han elaborado diferentes módulos con temática y carga horaria diferente. Entre ellos se encuentran los módulos Telco de trabajos en altura I y II, Riesgo eléctrico, Espacios confinados y de operaciones.

Todos los módulos disponen de cargas horarias diferentes y una máxima validez de 3 años.

El día 1 julio de 2018 entró en vigor el acuerdo. Numerosas empresas de formación están homologando sus centros bajo el estándar Telco con el objetivo de dar servicio a la nueva demanda de cursos para el sector. Dicha certificación se obtiene a través de entidades certificadoras autorizadas como Aenor o Audelco.

foto
Telco deberá integrarse de forma natural en las empresas y centros de formación.
Tras años de experiencia, el sector de telecomunicaciones pone freno a la marca de ‘todo vale’ y cree en sistemas ya probados y consolidados. La regulación de horarios, prácticas y materias a tratar ofrece notables ventajas frente a un sistema formativo ‘liberal’ en temas tan importantes como riesgos especiales o la validación de la formación frente a terceros.

Analizando con detalle el estándar, podemos observar que cada módulo es independiente, con el propósito de exigir uno o varios según el tipo de trabajo. Dentro de ellos, los trabajos en altura ocupan un lugar destacado en carga horaria y contenidos (6 horas Telco I y 16 horas Telco II), como respuesta a su mayor presencia y accidentabilidad.

Todos los módulos hacen referencias a la aplicación de primeros auxilios en caso de accidente, abriendo la puerta a un futuro módulo específico en próximas revisiones.

Una vez dados los primeros pasos, Telco deberá integrarse de forma natural en las empresas y centros de formación. La experiencia y el feedback y los grupos de trabajo serán factores claves a la hora de introducir mejoras y atender a las demandas nuevas del sector.

foto
Los trabajos en espacios confinados, también forman parte del estándar Telco.
Como conclusión podemos afirmar que Telco establece un cierto orden entre operadoras, prestadores de servicios y trabajadores. Su exigencia como requisito para trabajar por las principales empresas de telefonía, implicará un inmediato efecto dominó en proveedores, contratas y pymes.

Aún es pronto para evaluar su efecto en el descenso de la accidentabilidad, pero es seguro que su implantación permitirá a corto plazo mejorar el control y seguimiento de numerosas actividades, aumentando la confianza entre empresas.