Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Este hito permite al CTCR garantizar los más altos estándares de calidad para calzado, textil y componentes

El CTCR, garante de calidad y seguridad tras la acreditación Enac

Redacción Interempresas09/07/2018

El Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja, CTCR, afronta una nueva etapa relacionada con la actividad de sus laboratorios, físico y químico, para textil, calzado y componentes así como otros materiales relacionados. Y es que su renovación viene motivada por la consecución de la acreditación Enac, 1299/LE2460 para la realización de ensayos según la norma UNE-EN ISO/IEC 17025 así como para organismo notificado conforme al Reglamento (UE) 2016/425. Este reconocimiento sitúa al CTCR como uno de los dos únicos centros sectoriales acreditados en España, por la citada entidad competente, para ofrecer soluciones de control de calidad orientadas a la recepción de productos para su testeo normalizado.

foto
El acto de entrega de la certificación contó con la presencia del presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros (derecha de la imagen).

El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, entre numerosos representantes institucionales y gubernamentales participó en el acto de la entrega de la acreditación, confirmando que supone “un valor añadido muy importante para las empresas riojanas del calzado“ y pone de manifiesto “el esfuerzo que está haciendo el sector“para que los empresarios cuenten con un recurso decisivo para hacer frente a las cada vez mayores exigencias de la normativa nacional e internacional.

Por otra parte, Cenicero subrayó que el centro es una referencia en España en materia de investigación e innovación, ”con más de 150 proyectos desarrollados para cientos de empresas”. En este sentido, el presidente del Ejecutivo riojano recordó las áreas de trabajo en las que este centro ha generado casos de éxito, como la biotecnología, los nuevos materiales, las TIC y la mecánica, que han servido para implementar avances tecnológicos en los procesos de producción de las empresas y, con ello, ”fortalecer su posición en un sector exigente y competitivo como el que más".

Tras la entrega de la certificación, José Ignacio Ceniceros se reunió con el nuevo Comité Ejecutivo del Centro Tecnológico del Calzado, que preside Óscar Gámez, al que trasladó su apoyo.

Asimismo, recordó que el calzado es un sector fundamental para La Rioja y ha indicado que el Gobierno riojano ha destinado esta legislatura 5,9 millones de euros a 57 empresas del sector para acometer proyectos de inversión por valor de 24 millones de euros.

Según los últimos datos de la Estadística Estructural de Empresas de la Industria referidos al año 2016, la industria del Cuero y del Calzado de La Rioja obtuvo una cifra de negocios de 578.045 miles de euros y ocupó a 3.373 personas. Estas cifras representan el 10,23% de la cifra de negocios del total de la industria y el 13,37% del total de los ocupados de este sector. Además, las exportaciones del sector del cuero y calzado en La Rioja alcanzaron el pasado año los 239 millones de euros, lo que representa el 12,9% de la exportación total. Francia lidera el ranking de destinos, con el 29,3% de la cuota total de exportación del sector; seguido de Italia, Alemania, Marruecos, Portugal y Reino Unido.

foto
Las instalaciones de CTCR en Arnedo cuentan con 300 m².

Más de 150 ensayos físicos y químicos

En las mismas instalaciones del centro tecnológico, ubicadas en el epicentro de Arnedo, con más de 300 m², se localizan los laboratorios físico y químico del CTCR, dotados, a su vez, con el mejor equipamiento del norte de España. Su perfecta ubicación, permite, además, dar servicio tanto al propio tejido industrial del calzado riojano como a otras zonas a nivel nacional y también internacional. El alcance conseguido es tal que dicha acreditación, tiene reconocimiento en más de 50 países y más de 90 economías de todo el mundo, por ser Enac firmante de los Acuerdos de Reconocimiento Mutuo establecidos entre los organismos de acreditación de, prácticamente, todos los continentes: Europa, Asia Pacífico, América, África y la región árabe.

Actualmente, la nueva propuesta incluye más de 150 ensayos físicos y químicos para calzado de moda, ofreciendo los más altos estándares de calidad, pero también para calzado de seguridad garantizando su regulación, sobre todo, en cuanto a la aplicación de la directiva vigente para Equipos de Protección Individual, EPI. En concreto, la competitividad del personal del CTCR permite determinar el contenido en Cromo VI, la resistencia a la tracción del cuero, al pelado o al desgarro, al despegue de adhesivos, pero también, permite validar la resistencia al agua, al deslizamiento, a la llama, a la perforación del piso, a la fatiga por compresión, a la resistencia eléctrica, a la flexión del zapato, al impacto de puntera, al aislamiento al calor y frente al frío, también la degradación frente a productos químicos… Entre otros, estos son algunos de los ensayos que se ofrecen para la comprobación del calzado habitual y, por otro lado, del considerado como EPI (de seguridad, de trabajo y de protección) según el INSHT, Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Y es que, las nuevas exigencias del mercado de la moda y la seguridad están impulsando los estándares en la cadena de suministros del calzado, lo que provoca en el sector una amplia gama de desafíos para seguir siendo competitivos, rentables y sostenibles. El consumidor exige cada vez más productos que no sean solamente seguros y de buena calidad, sino que también estén fabricados de un modo respetuoso con el medioambiente y socialmente responsable.

foto
La nueva propuesta incluye más de 150 ensayos físicos y químicos para calzado de moda y de seguridad.
Para el CTCR estas exigencias del mercado han supuesto un acicate más para llevar a cabo el culmen de los servicios tecnológicos que ponía a disposición de las empresas, más aún cuando desde el pasado 21 de abril entró en vigor el Nuevo Reglamento (UE) 2016/425, permitiendo emitir el certificado de examen ‘UE de tipo’, fundamental para la comercialización de todo tipo calzado de uso laboral. Así, mediante la emisión del citado certificado se asegura la aplicación de las normas armonizadas pertinentes, adoptando las soluciones necesarias para que dicho EPI cumpla con los requisitos esenciales de salud y seguridad para el usuario, de acuerdo al riesgo categorizado.

De otro lado, otra de las metas es garantizar que los productos que vayan a ser comercializados en el mercado no contengan sustancias químicas restringidas por las diferentes regulaciones españolas, europeas e internacionales que puedan poner en peligro la seguridad de los consumidores. “Todos los ensayos que se realizan en el laboratorio se rigen por la normativa vigente, tanto en España como en el exterior, con el propósito de ofrecer a las empresas todos los servicios necesarios para la comprobación, de manera objetiva, de que sus productos cumplen con los estándares exigidos o establecidos por las diferentes administraciones”, confirma el director-gerente del CTCR, Javier Oñate.

El asesoramiento técnico en normativas, etiquetado, inspecciones de producto, aduanas, auditoría y otras soluciones a medida complementan la oferta para las empresas que quieran darle un valor añadido a sus productos y apostar por la calidad, puesto que una de las metas del CTCR es ofrecer un servicio muy diverso: es decir, la posibilidad de analizar las características técnicas y parámetros de cualquier componente (empeine, forro, pisos, adhesivos, hilos, cordones, topes, contrafuertes…) o del producto acabado completo, independientemente de su forma de presentación.

Empresas o entidades relacionadas

Centro Tecnológico del Calzado de la Rioja