Sáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas
La tecnología está dando a la gente la capacidad de elegir “lo que quieren aprender y cuándo”

El aprendizaje y la nueva frontera tecnológica

Rob Clark, vicepresidente de Epson Europe B.V.30/08/2018

La tecnología está impulsando la necesidad de cambios en los sistemas educativos de toda Europa. Sin embargo, a pesar de ser la educación una de las principales prioridades de la estrategia global de Europa en 20201 y de que la UE contase con un aumento de un 1% en el presupuesto educativo entre 2012 y 20132, la Comisión Europea ha constatado que solo la mitad de los alumnos de 16 años se encuentran en “escuelas con equipamiento digital de consideración3”.

Ello supone que prácticamente el 50% de la futura población activa europea aún no está en un entorno orientado a la tecnología. El caso es que, como Jordan Shapiro, colaborador de Forbes, ha escrito recientemente: “El mundo ha cambiado -o eso parece- y mientras que las empresas se adaptado, los centros de enseñanza no lo han hecho4”.

Como los colegios no han dado el paso adelante, no sorprende que la juventud de hoy haya tomado cartas en el asunto y esté ya utilizando ávidamente su propia tecnología, tanto a nivel personal como para fines educativos. Una encuesta realizada por la London School of Economics and Political Science en colaboración con la Unión Europea ha puesto de manifiesto que la actividad online más común que realizan los niños de entre 9 y 16 años que utilizan internet es hacer los deberes (85%)5. Como la adopción de la tecnología en los hogares es naturalmente más rápida que la de los centros de enseñanza, a los estudiantes de todo el mundo se les está animando cada vez más a que utilicen sus propios dispositivos móviles como apoyo a la educación y el aprendizaje6.

Pero la cuestión no es solo la falta de equipos actualizados. Existen complejidades mayores que tienen que ver con garantizar que los profesores estén bien formados y bien equipados para enseñar a utilizar apropiadamente las nuevas tecnologías. En la UE, a pesar de que el número de ordenadores casi se ha doblado desde 2006 (por cada 100 alumnos en los centros de enseñanza secundaria)7, menos del 30% de los niños tienen buen acceso a tecnología informática y de comunicaciones o están recibiendo enseñanza de profesores con “conocimientos digitales sólidos”8. La Comisión Europea ha llegado también a la conclusión de que la potenciación del desarrollo profesional de los docentes es de gran trascendencia y parece ser una condición imprescindible para que se dé un uso eficaz y efectivo de las infraestructuras disponibles9.

foto

Una pantalla de gran tamaño permite la colaboración y la enseñanza interactiva.

Hacer que la información cobre vida

La tecnología está dando a la gente la capacidad de elegir “lo que quieren aprender y cuándo10 y cómo lo quieren aprender”.

Es más, nuestro mundo digital está cambiando el modo en que aprendemos: cada minuto que pasa los usuarios de YouTube suben 72 horas de vídeo, los de Facebook comparten 2.460.000 contenidos y Google recibe 4.000.000 de peticiones de búsqueda. Y esa solo es la punta del iceberg de la información que se pone a disposición de una población online de 2.100 millones de personas11.

En el pasado, los profesores eran los únicos que aportaban la información en la clase. Hoy hay muchos más agentes en el proceso, pues los propios estudiantes pueden compartir entre sí información a un nivel nunca antes visto, gracias a los recursos que están disponibles en una amplia variedad de fuentes online.

Esta es quizá la explicación de por qué una de las tecnologías en que más invierten muchos centros de enseñanza sean los proyectores (84%) y las pizarras interactivas (82%), según una encuesta del T.H.E Journal, en la que más del 90% de los encuestados también valoraba estas tecnologías como las más eficaces a la hora de mejorar el aprendizaje de los alumnos12.

Las herramientas del tipo de los proyectores interactivos proporcionan un modo de compartir el contenido digital a gran escala, lo que ayuda a que la educación sea una experiencia eficaz y efectiva tanto para profesores como para alumnos, además de hacer que la información cobre vida.

Mientras que, en el Reino Unido, el número de iPads adquiridos por los centros de enseñanza ha aumentado más del doble año tras año hasta 201313, existe todavía una media de entre tres y siete alumnos por ordenador en la UE14. Con el uso de un solo proyector, una clase entera puede ver, comentar y editar contenido colectivamente y trabajando en equipo.

foto

La tecnología está hoy facilitando la interactividad y los debates grupales en las aulas.

La experiencia colectiva

El aprendizaje en grupo, es decir, el trabajo en colaboración de un grupo de estudiantes y profesores para resolver un problema o realizar una tarea es, quizá, uno de los beneficios más obvios que puede deparar la potenciación de la tecnología en los centros de enseñanza.

Como seres humanos, nos beneficia de manera inherente la interacción, la participación y la colaboración. Matthew Lieberman, distinguido psicólogo social y neurocientífico, autor de 'Social: Why Our Brains Are Wired to Connect', argumenta que las relaciones forman parte esencial de una vida fructífera y que, como seres humanos, tenemos una necesidad básica de pertenecer a un grupo y entablar relaciones. Además, para él, conectar con otras personas para ayudarlas, por ejemplo, a resolver un problema matemático, es una de las experiencias más positivas que puede tener el cerebro humano15.

La tecnología está hoy facilitando la interactividad y los debates grupales en las aulas. Con los proyectores interactivos, los alumnos pueden aprender y enseñarse unos a otros, poner ideas nuevas sobre la mesa y forjar vínculos más fuertes entre sí. Esta tecnología también anima a los estudiantes a hablar en las aulas, a poner en común pensamientos e ideas y a crear una experiencia de aprendizaje más intensa. Además, los alumnos se hacen más responsables de su propio aprendizaje y de la experiencia de aprendizaje de sus compañeros.

La tecnología de trabajo en grupo también permite la interacción entre distintos centros de enseñanza. Esta práctica se está implementando en la actualidad en un centro de enseñanza primaria de Zagreb que ha puesto en marcha un programa de e-twinning con centros de Grecia y de Chipre. Estos programas permiten que alumnos de distintas culturas interactúen también y compartan información en tiempo real16, lo que fortalecerá no solo el aula sino la colaboración global.

Una encuesta reciente de Epson reveló que el 76% de las personas que trabajan en el sector educativo están de acuerdo en que “una pantalla de gran tamaño que permita colaborar en clase a través de dispositivos móviles o desde otras clases o ubicaciones remotas para compartir documentos o hacer anotaciones en tiempo real” mejoraría la eficacia en su sector.

Los proyectores interactivos pueden potenciar la capacidad del docente de interactuar con los alumnos a nivel táctil, auditivo y visual, lo que mejorará la experiencia de aprendizaje.

El hecho es que los educadores tienen la responsabilidad de preparar a los jóvenes de hoy para el lugar de trabajo del mañana. No podemos agachar la cabeza bajo el ala ni ignorar la rápida evolución del mundo digital que nos rodea. Practicar la docencia con tecnología no solo introduce en el aula nuevos modos de interacción17, sino que también enseña a los alumnos destrezas básicas y los ayuda a habituarse a los entornos orientados a la tecnología donde, inevitablemente, van a trabajar en el futuro. También les ayudará a interactuar con ellos a un nivel que comprendan y con el que se sientan familiarizados. Existen gran cantidad de recursos disponibles que no solo mejorarán las capacidades de enseñanza, sino que también elevarán la creatividad, los conocimientos y la experiencia de los alumnos, además de aportar un soplo de aire fresco al entorno tradicional del aula.

Fuentes

  1. Informes nacionales sobre el estado de la educación en Europa
  2. Informes nacionales sobre el estado de la educación en Europa
  3. Comisión Europea, 2013
  4. Forbes, 2014
  5. Children’s Use of Online Technologies in Europe (El uso infantil de la tecnología online en Europa), 2013
  6. WSJ, 2014
  7. Comisión Europea, 2013
  8. Comisión Europea, 2013
  9. Comisión Europea, 2013
  10. Anna Collins y Richard Havelston, MIT
  11. Domosphere, 2014
  12. THE Journal, 2011
  13. The Hechinger Report, 2013
  14. Comisión Europea, 2013
  15. The Atlantic, 2013
  16. Epson, 2014
  17. Epson, 2014

Solo la mitad de los alumnos de 16 años se encuentran en “escuelas con equipamiento digital de consideración”

Menos del 30% de los niños tienen buen acceso a tecnología informática y de comunicaciones o están recibiendo enseñanza de profesores con “conocimientos digitales sólidos”

Las tecnologías en que más invierten muchos centros de enseñanza son los proyectores (84%) y las pizarras interactivas (82%)

El 76% de las personas que trabajan en el sector educativo están de acuerdo en que “una pantalla de gran tamaño que permita colaborar en clase” mejoraría la eficacia en su sector

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Entrevista con ProtOS&D2L

Hablamos con Rodrigo Jiménez, director comercial de ProtOS Soluciones Educativas y Elliot Gowans, senior VP International, D2L (Desiré2Learn), el LMS BrightSpace de D2L

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS