Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Alerta al Gobierno de que, sin una educación infantil adecuada, las sucesivas etapas educativas seguirán estancadas

La Asociación Mundial de Educadores Infantiles llama a una “profunda reflexión sobre el fallo del sistema educativo español”

Redacción Interempresas27/12/2016

La Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) alerta de que los resultados del último informe de evaluación de estudiantes PISA reflejan el “estancamiento” de España en el examen, con notas casi inalterables durante las seis ediciones celebradas desde el año 2000. El presidente de la ONG, Juan Sánchez Muliterno, hace un llamamiento a la comunidad educativa para una profunda reflexión sobre la situación de la enseñanza en España.

foto
Juan Sánchez Muliterno, presidente de AMEI-WAECE.

En una escala en la que la media es de 500 puntos, España ha descendido desde el último examen PISA tres puntos en ciencias (donde suma 493 puntos), ha subido dos en matemáticas (486) y ha mejorado la lectura con ocho puntos hasta llegar a los 496. Según la AMEI, que los datos de España sean parejos a la media de los países desarrollados no es por méritos propios, sino debido a que los resultados generales han descendido. “Si nos comparamos con nuestros vecinos de la Unión Europea, España queda por debajo de la media y nuestro avance ha sido muy poco considerable”, afirma Juan Sánchez Muliterno, presidente de la AMEI.

Ante estos datos, la AMEI-WAECE rechaza el optimismo del Ministerio de Educación que considera el resultado del informe como “muy satisfactorio” en palabras del propio ministro Íñigo Méndez de Vigo. “O el ministro no se ha leído el informe o no lo ha entendido: ¿Cómo puede calificarlo de ‘muy satisfactorio’ cuando hemos suspendido?”, se pregunta Sánchez.

A partir del estudio objetivo de los datos del informe PISA, la Asociación Mundial de Educadores Infantiles pone de relieve dos aspectos:

  1. España no ha avanzado en lo que a educación se refiere.
  2. La desigualdad entre comunidades autónomas, con más de un curso y medio de diferencia entre los alumnos de Castilla y León (519 puntos en ciencias) y los de Andalucía (473).

En cuanto al avance educativo, la AMEI no comparte la valoración de la directora adjunta para Educación de la OCDE, Montserrat Gomendio, que fue el número dos del Ministerio de Educación siendo ministro José Ignacio Wert, cuando afirma que la evaluación “ha sido positiva, pero con avances tímidos”. La ONG considera más realista el análisis realizado por el director de Educación de la OCDE y máximo responsable de PISA, Andreas Schleicher, quien considera que los datos de España reflejan un estancamiento desde el inicio de la prueba.

“Desde que se instauraron las pruebas PISA, España ha alcanzado unos resultados parecidos, sin que los responsables de las políticas educativas se hayan cuestionado cómo avanzar y salir de la parte media de la tabla. Y como casi todo, la solución está en gran parte en establecer una buena base del sistema”, apunta Juan Sánchez Muliterno. “Hay que generalizar la educación infantil y que esta deje de ser el vagón de cola del ministerio. Si un niño no adquiere un buen nivel de comprensión del lenguaje oral, cosa que tiene que realizar en su etapa de infantil, no comprenderá bien lo que le digan en primaria y en consecuencia no progresará adecuadamente. Lo mismo pasará con el pensamiento logicomatematico, y así con una larga serie de competencias. Está claro que hemos de empezar por la base, por los cimientos, y no como se quiere hacer: por los tejados”.

Como ejemplos de esto, el presidente de la AMEI cita el libro ‘Todo lo que necesito saber lo aprendí en la Escuela Infantil’, de Robert Fulghum, así como las recomendaciones de la UE en materia de educación infantil. “La clave está en la base, en la educación que reciben los niños y niñas en los primeros años de vida. Es por ello que invitamos al Gobierno a que, en su análisis de resultados, estudie qué está pasando en la base y no en el tejado”, propone Sánchez.

foto
El segundo aspecto que preocupa a la Asociación Mundial de Educadores Infantiles es la desigualdad entre comunidades autónomas y, señala, a modo de ejemplo, la “deficiente” política educativa de Andalucía. Critica en este sentido que la responsable de Educación de esta comunidad autónoma haya hecho culpable a la OCDE de escoger “los 54 centros con el índice socioeconómico más bajo de todos los que han participado en el informe”. La AMEI apunta que, aunque resulte políticamente incorrecta, una posible solución pasaría por revisar las competencias educativas que poseen las comunidades autónomas.

La AMEI tampoco está de acuerdo con las palabras del ministro de Educación cuando menciona que el resultado del Informe PISA “rompe la brecha educativa y se sitúa, por primera vez en la historia, al nivel de los países más avanzados del mundo”. Ante estas conclusiones, la ONG alerta de que, probablemente, los resultados del próximo informe serán aún peores.

En cambio, la AMEI congenia con el reconocimiento de Méndez de Vigo hacia los profesores para “seguir mejorando”. Juan Sánchez Muliterno afirma al respecto: “Supongo que el ministro estará pensando cambiar la actual política de austeridad para invertir (que no gastar) más en formación; que estará pensando en subirles el sueldo, en potenciar su imagen social, etc. como han hecho los países que aparecen en los primeros lugares de la lista. Entonces le aplaudiremos mucho”.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS