Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Con el desafío ‘Trash Trek’ los equipos debían buscar nuevas formas de gestionar los residuos

First Lego League 2016 culmina en Tenerife

Redacción Interempresas19/05/2016

Los equipos Sesi Robotics School (Brasil), GalaxyRobos (Jordania) y Team PolyGone (India) se proclamaron ganadores de First Lego League Open European Championship (FLL OEC 2016). Estos tres equipos obtuvieron la mayor puntuación en las tres áreas principales de este encuentro internacional: el proyecto científico, el juego del robot y la integración de los valores FLL.

foto

Imagen de los equipos ganadores. Foto: PCTT.

Del 4 al 7 de mayo, 1.500 personas procedentes de todo el mundo, más de un centenar de equipos procedentes de casi 40 países distintos (9 de ellos españoles), de los cinco continentes participaron en la First Lego League en Tenerife. El certamen forma parte de un programa internacional implantado en más de ochenta países que, según explica la organización, tiene como propósito el despertar las vocaciones científicas y tecnológicas entre los jóvenes. Tras superar las pruebas regionales y nacionales, los equipos, formados por chicos y chicas de entre 10 y 16 años, pelearon por los premios en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife, donde demostraron su habilidad a la hora de programar sus robots y donde expusieron sus proyectos científicos ante los jueces, investigadores y expertos de universidades de todo el mundo. El sistema de valores está cimentado sobre los llamados ‘Valores FLL’, que promueven un sentimiento de unidad y trabajo en equipo, premiando la integración racial y el intercambio cultural entre sus participantes. First Lego League es ante todo una fiesta en pos del respeto y la colaboración entre países de todas partes del mundo.

Además, estaban los equipos FLL Junior que están formados por niños entre 6 y 9 años que no participaban en el juego del robot, pero sí expusieron una solución al reto mundial y participaron del resto de actividades. Ellos tuvieron su propia ceremonia de cierre y reconocimiento en la que todos obtuvieron sus medallas.

Los jóvenes participantes han pasado meses preparando las pruebas y superando fases hasta reunirse en la gran final del torneo, que organizaban el Cabildo de Tenerife y la Fundación Scientia, en colaboración con la Corporación insular, a través del Parque Científico y Tecnológico (PCTT) y el programa Tenerife Innova. Lo más vistoso son los robots de Lego mostrando todas las capacidades que les han proporcionado los participantes: deben diseñarlos y programarlos para finalizar las misiones establecidas en dos minutos y medio. Pero además, los equipos debían desarrollar un proyecto científico que investigue e identifique respuestas para la gestión de residuos a través de soluciones innovadoras.

foto
La programación de robots es sólo una de las partes del concurso. Foto: FLL.

Soluciones robotizadas para la gestión de residuos

En esta ocasión, el reto mundial al que se enfrentaron los equipos de FLL OEC era ‘Trash Trek’ y consistía en buscar soluciones al problema de la gestión de residuos en el planeta. First Lego League se sustenta sobre tres patas que conforman el grueso del evento: el diseño y juego del robot, el sistema de valores, y el proyecto científico. El ‘Juego del Robot’ es donde se pone a prueba la eficiencia del robot diseñado por cada equipo en un tiempo determinado. Los valores FLL son aptitudes y cualidades como la amistad y la cooperación, que el evento promueve en todas sus actividades. Por último, el proyecto científico es una pata más intelectual del evento y en la que deben desplegar todos sus conocimientos y capacidades. Los proyectos son trabajos innovadores y sobresalientes, que requieren de un estudio exhaustivo y una puesta en práctica realista. Cada equipo identifica primero un problema de su entorno, luego debe pensar una solución, estudiarla y desarrollarla. Esto les puede llevar de cinco a once meses, ya sea en sus escuelas, con sus familias o dentro de algún tipo de organización.

foto

Una de los miembros del equipo jordano vencedor, GalaxyRobos, programando su robot mientras el jurado cronometra. Foto: FLL.

Por ejemplo, el equipo X-Landers 6.0, del sur de Países Bajos, desarrolló una cesta para bicicletas, el medio de transporte más usado en su país. Países Bajos es famoso por su conciencia ecológica y la propuesta de X-Landers 6.0 está creada con plásticos reciclados, permite transportar dos latas de refresco y posee un cargador de móvil integrado que funciona con una dinamo y energía solar. Anna, una de sus miembros, solo tiene 12 años y comentó: “Llevamos trabajando desde el verano pasado. La idea surgió a raíz de una broma de Marcel —otro de los miembros— que preguntó con ironía ‘¿por qué no pegamos simplemente una papelera a una bicicleta?’, y al final se hizo realidad.”

El proyecto científico se presenta ante jurado, complementado por el diseño del robot y el sistema de valores. Es la parte más meticulosa del evento, donde los niños deben demostrar no sólo los conocimientos adquiridos, sino el crecimiento personal que han experimentado. Cuestiones como la madurez, las capacidades expresión o la integración grupal son ítems que son evaluadas por el jurado, formado por personal docente de universidades e investigadores de centros públicos y privados.

Los miembros del equipo turco, Game of Recycle, iban vestidos con ropas medievales, en honor a la serie de televisión ‘Juego de Tronos’. Su proyecto consistía en un refugio para animales callejeros hecho con materiales reciclados. “En Turquía mueren por congelación una media de 15.000 perros al año”, explica Alper Gül, de 16 años. “Es un problema muy serio en nuestro país que nos gustaría solucionar”. Todos son amantes de los animales y tienen mascotas en casa, por ello llevan seis meses dedicándose enteramente a ello.

foto
Los menores de 10 años también tienen su propio desafío en el FLL Junior. Foto: FLL.

Gustavo, miembro del equipo mexicano Eco Robid, contaba que el valor que mejor define a su grupo es “la amistad” porque todo lo han construido juntos, no sólo como compañeros, sino también como amigos. El proyecto en que trabajaron se llama ‘Ecopuntos’, una moneda de cambio con valor económico real, que se carga en una tarjeta bancaria cada vez que se depositan en una máquina de reciclaje materiales como el aluminio o el papel.

Jamie, de Sudáfrica, contó que eligieron la diversión como valor más representativo, “porque First Lego League es ante todo pasarlo bien”. Su equipo, I-SET Hey That’s Us era el único proveniente del continente africano. El proyecto que crearon era una cubierta para piscinas, hecha con mallas y botellas de plástico. “En nuestro país sólo un 15% de la población sabe nadar. Muchos niños se cuelan en las piscinas privadas de las casas grandes y terminan ahogándose, porque no entienden que puedan suponer un peligro para ellos. Con esta cubierta queremos fomentar el reciclaje al tiempo que se salvaría un gran número de vidas.”

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS